Centro de Climaterio y Osteoporosis / Prevención

Cuidado si las arterias de las sienes se inflaman

La inflamación de arterias de las sienes no es como la de piernas o brazos, que dificultan el movimiento, pero puede recuperarse tras unas horas de reposo. No obstante, el riesgo es mayor cuando hay hinchazón de venas de la sien, pues existe la posibilidad de pérdida de la vista o accidente cerebrovascular. ¡Evita riesgos! Conoce las causas y tratamiento de arteritis temporal.

¿Por qué se inflaman las sienes?

Puede no resultar sencillo distinguir las arterias de las sienes; pero al poner atención podremos ver que son notorias en algunas personas al notarse inflamadas, a punto de reventar, lo cual no sucederá, pero sí es motivo para recomendar al afectado visitar al médico.

La inflamación de arterias se denomina arteritis, en el caso de la inflamación de las sienes recibe el nombre de arteritis temporal, ya que se debe a la hinchazón de los vasos temporales ubicados detrás de las orejas que llegan a las sienes.

Se presenta con mayor frecuencia en personas mayores de 50 años de edad, y se asocia entre 50 y 90% de los casos con polimialgia reumática, enfermedad del aparato locomotor que se caracteriza por intensa rigidez en hombros, caderas y, con menos frecuencia, cuello y zona baja de la espalda.

Generalmente se acompaña de dolor, en ocasiones muy intenso. Estos síntomas se acentúan después de periodos prolongados de reposo, como al despertar por la mañana.

La causa exacta de la polimialgia reumática es desconocida, pero todo apunta a que se debe a anormalidades del sistema inmunológico (que protege de infecciones) y, en adultos mayores, a la degeneración de células debido al envejecimiento. También influyen factores hereditarios e, incluso, raza y sexo, pues resulta más común en personas de piel blanca y ocurre el doble de veces en mujeres que en hombres.

Riesgos de la arteritis temporal

Generalmente, los pacientes con arteritis temporal presentan desgano, falta de apetito y fiebre, siendo la cefalea (dolor de cabeza) la característica más notoria, cuando esto se presenta se pueden palpar las arterias temporales inflamadas y duras.

Otros síntomas de arteritis temporal son mandíbula rígida, así como dificultad para masticar; pero el mayor de los riesgos es la posible pérdida de la vista, que se produce por la afectación de las arterias que irrigan el nervio óptico (neuritis óptica).

Por otra parte, dado que se trata de una afectación en la circulación sanguínea de la cabeza, pueden llegarse a presentar complicaciones de la arteritis temporal, como:

Detección de la arteritis temporal

Para corroborar el diagnóstico de arteritis temporal, el médico indicará, además de exámenes de sangre, una biopsia, es decir, analizar una muestra de tejido de la arteria afectada con ayuda de un microscopio. El objetivo es encontrar células gigantes (multinucleadas) en el revestimiento del vaso sanguíneo (de ahí que se conozca igualmente como arteritis de célula gigante).

Será de suma importancia que una parte grande del vaso sea obtenida y que se examinen varias secciones transversales por un patólogo (especialista en analizar las células de los tejidos de los órganos). Asimismo, es posible que el médico solicite una resonancia magnética (examen que utiliza imanes y ondas de radio potentes para crear imágenes del cuerpo sin emplear radiación) o una tomografía por emisión de positrones (estudio por imágenes que emplea una sustancia radiactiva) a fin de no fallar en el diagnóstico.

¿Cómo desinflamar las arterias de las sienes?

En las etapas iniciales de arteritis temporal, el médico prescribirá antiinflamatorios tipo naproxeno o ibuprofeno, igualmente útiles en el tratamiento de polimialgia reumática; pero de ser arteritis temporal avanzada podrán indicarse derivados de cortisona (como dexametasona), medicamento que reduce inflamación y espasmos (contracciones) del vaso que causa dolor.

Sin embargo, la cortisona y sus derivados son sustancias con las que hay que extremar cuidados en el tratamiento de arteritis temporal, pues de no tenerlos pueden provocar daños irreversibles en hígado, elevación de niveles de glóbulos rojos, anemia e, incluso, inducir osteoporosis (descalcificación y porosidad en huesos). En este caso, el médico podrá optar por emplear medicamentos que prevengan esta afectación a los huesos, como alendronatos.

Aunque la polimialgia reumática y la arteritis temporal son enfermedades que sin ser malignas causan síntomas muy molestos en personas de edad, son susceptibles de ser erradicadas, sólo se requiere paciencia y confianza en el tratamiento, el cual puede ser largo y tedioso.



Artículos Relacionados

¿En qué consiste un mapeo cerebral?
Aneurisma, arterias en alerta