Centro de Climaterio y Osteoporosis / Prevención

Densitometría ósea, lupa para tus huesos

Los adelantos tecnológicos en el campo de la Medicina han permitido el conocimiento de mayor número de enfermedades y, en consecuencia, la implementación de estudios específicos para diagnosticar padecimientos. En el caso de la osteoporosis existe una prueba muy eficaz: densitometría ósea.

Enfermedad de nuestros tiempos, la osteoporosis es parte ya del vocabulario habitual, aunque bien valdría recordar que este padecimiento se caracteriza por la disminución de densidad mineral ósea (calcio y colágeno) cuando ocurre algún desequilibrio en el ciclo de reconstrucción de los huesos (se forma menor cantidad de tejido óseo del que se destruye).

Estas circunstancias ocasionan huesos porosos, delgados y frágiles y, en consecuencia, susceptibles a fracturarse ante el más mínimo esfuerzo. Dicha situación es favorecida por deficiente consumo de calcio y vitamina D (asegura la absorción de dicho mineral), aunque también intervienen la baja producción de estrógenos (hormonas femeninas), escasa exposición al sol y sedentarismo, es decir, falta de ejercicio y movimiento en general, entre otros factores.

Algunas cifras

La osteoporosis afecta a 1 de cada 4 mujeres mayores de 60 años, y 25% de las personas que sufren fractura de cadera mueren durante el año siguiente; asimismo, aquellos que sobreviven a este periodo nunca podrán recuperar su independencia. Además, una vez que se produce una fractura de este tipo se triplican las posibilidades de una segunda lesión en los cinco años siguientes.

Se estima que del total de mujeres mexicanas mayores de 50 años, 20% (un millón 400 mil), padece la enfermedad; otro 45% presenta osteopenia o moderada descalcificación de los huesos.

Si bien la osteoporosis es una enfermedad que afecta primordialmente a mujeres que se encuentran en la etapa de la posmenopausia (que ocurre, aproximadamente, al rebasar los 50 años de edad), al menos 20% de las personas que la sufren son hombres, aunque la tasa tiende a incrementarse.

Es por ello que cobra importancia estar al tanto de la salud de los huesos, diagnóstico que se hace mediante la llamada densitometría ósea u osteodensitometría, de la cual existen tres tipos:

Estudios especializados han mostrado una relación consistente entre la pérdida ósea en un sitio del esqueleto y la que ocurre en otro lugar del mismo, lo que pudiera sustentar que cualquiera de las pruebas anteriormente descritas podrían ser usadas indistintamente para diagnosticar osteoporosis; sin embargo, una de las investigaciones más grandes hasta ahora realizada (en 9 mil mujeres que radican en Estados Unidos) y publicado en la prestigiosa revista médica Lancet, por el Dr. S.P. Cummings, en 1993, mostró que la prueba que mejor predecía quienes presentarían fractura del cuello del fémur era aquella que se realizaba precisamente en el cuello de ese hueso. Por ello, actualmente la mayoría de los médicos considera que la densitometría ósea axial es la prueba que más información aporta.

¿Quiénes son candidatos a esta prueba?

Midiendo la salud ósea

La persona que se someta a este tipo de análisis únicamente requiere ropa cómoda, sin artefactos metálicos ni plásticos en las áreas a estudiar. En caso de estar recibiendo pastillas de calcio, no deberá tomarla el día del estudio, pero no es necesario presentarse en ayunas, ni tampoco inyectar al paciente o darle alguna sustancia.

Por otra parte, si la persona se ha practicado un estudio radiológico con medio de contraste (rayos X, que se valen de una sustancia que hace visibles los órganos internos), debe esperar una semana para realizarse la densitometría, y debe tenerse en cuenta que este análisis está contraindicado en el embarazo.

A través de este examen se determina el contenido de calcio en las áreas de mayor interés médico, así como la densidad de las mismas (cantidad mineral por cada centímetro cuadrado de hueso), para lo cual se recurre a parámetros internacionalmente establecidos, como el Score T y Score Z, cuyos valores son interpretados por el endocrinólogo, quien brinda el diagnóstico del estado de calcificación de las diversas áreas, y si existe riesgo aumentado de fractura o no.

Si el puntaje T es muy bajo, será indicativo de que existe osteoporosis; si es moderamente bajo, se determinará el problema como osteopenia o deficiencia de tejido óseo; en caso de puntaje Z, éste analiza o compara los resultados no con el promedio, sino con un grupo definido por edad y sexo.

Para finalizar, es interesante saber que sólo entre 10 y 15% de las mujeres con riesgo de sufrir osteoporosis se realizan la prueba de diagnóstico para prevenir su aparición. Te invitamos a que pienses en tu salud y evites tener que consumir medicamentos que en ocasiones se prescriben hasta por periodos de cinco años o, peor aún, que tengas que someterte a una intervención quirúrgica para que te coloquen una prótesis si es que sufres fractura de cadera.