Centro de Climaterio y Osteoporosis / Prevención

Ojo con el desprendimiento de retina

La retina es al ojo lo que la película a una cámara fotográfica antigua, pues cuando la luz se enfoca sobre ella la estimula y forma una imagen que se envía al cerebro. Este proceso se altera cuando dicha estructura ocular se mueve de su sitio, poniendo en riesgo la vista.

El ojo o globo ocular está formado por tres capas: esclera (externa, le da rigidez), coroides (zona media que alimenta al ojo) y retina (parte interna unida a especie de gel transparente llamado vítreo que permite la visión). Es importante saber que esta última consta de los siguientes elementos:

Ahora bien, hay ocasiones en que a causa de enfermedades oculares, cirugía para extirpar cataratas o fuertes golpes ocurre desprendimiento de la retina, lo que significa que se separa del tejido que la mantiene fija. Lo anterior causa hemorragia y deteriora la vista, de tal forma que el afectado comienza a ver como si volaran moscas y sombras, y conforme progresa este daño se adquiere visión opaca.

Causas

Para entender dicho problema de salud resulta conveniente comprender que la retina es fino tejido transparente que consume gran cantidad de oxígeno, cuya cara externa está protegida por una capa de pigmento pardo y opaco. En ella se efectúa la visión debido a que está conectada con el cerebro a través del nervio óptico, conducto que le transmite imágenes a dicho órgano para que las procese.

Como ya se mencionó, la retina está unida a un gel llamado vítreo, mismo que, conforme envejecemos, la va jalando de su lugar original y la desprende ligeramente de la parte posterior del ojo, lo que generalmente no causa problemas. Sin embargo, hay ocasiones en que la mueve con mucha fuerza hacia diferentes posiciones, lo que puede promover que ese elemento en gel se introduzca a la parte posterior de la retina, lo cual la separa considerablemente (en forma similar a cuando quitamos el papel tapiz de una pared) y crea grave problema en la vista.

Factores de riesgo

Hay ocasiones en que el vítreo se altera debido a intensa inflamación, hemorragia o golpes, lo que deriva en el adelgazamiento de la retina, la cual puede desgarrarse e, incluso, desprenderse. Cabe destacar que existen diversos factores de riesgo que pueden llevarnos a padecer este problema, los cuales incluyen:

Es indispensable tomar en cuenta que si has experimentado alguno de los trastornos antes descritos, acude al oftalmólogo de manera periódica para que evalúe el estado de tus ojos.

Síntomas

Cuando la retina se desprende comienza a flotar sin rumbo por el ojo, pero como está sujeta a un nervio ocular sigue enviando imágenes al cerebro durante cierto tiempo, pero muy deformadas. Después de varios días de haberse presentado el padecimiento se manifestará deficiencia en el riego sanguíneo, lo cual atrofiará a la retina de manera importante, al grado de perder la vista en el ojo afectado.

Tratamiento

La retina se puede volver a fijar por medio de diversos procedimientos médicos, de los cuales el oftalmólogo pondrá en práctica el que resuelva de mejor manera la lesión que presenta el paciente, lo que se determinará de acuerdo a la gravedad del padecimiento. A continuación se describe cada uno de ellos:

Posterior a la práctica de alguno de los métodos antes descritos, es normal que el paciente sienta cierta incomodidad, asimismo, necesita utilizar un parche y no viajar en avión. Es muy importante que tome los medicamentos que le recete su oftalmólogo y que reanude sus actividades cuando el especialista lo indique.

Como puedes ver, es indispensable que ante los primeros síntomas de desprendimiento de retina acudas de inmediato al médico, de esta manera el tratamiento será más sencillo; además, lograrás mantener en buen estado uno de los dones más preciados que tenemos: la vista.