Cómo prevenir un derrame cerebral o apoplejía - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Prevén un derrame cerebral

Miércoles 05 de abril del 2017, 10:25 am, última actualización

El derrame cerebral puede tener repercusiones muy serias e incluso llevar a la muerte. El primer signo de su presencia puede ser fuerte dolor de cabeza, ¡cuidado!

Prevén un derrame cerebral

De la forma más simple puede explicarse que el derrame cerebral (o apoplejía) es el daño originado por la interrupción del suministro de sangre al cerebro. Sus causas son diversas, pero es importante destacar que en alto porcentaje se deben a malos hábitos que pueden prevenirse; el problema se debe principalmente a:

 

  • Trombosis. Estrechamiento progresivo y bloqueo de una arteria del cerebro o cuello, por lo general debido a la acumulación de colesterol, compuesto graso que el cuerpo produce y que se encarga, (entre otras cosas) de regular el funcionamiento de ciertas hormonas; ingresa al organismo por alimentos que lo contienen (carnes rojas, huevo, mariscos y la mayoría de los productos lácteos, principalmente) .
  • Embolia. Obstrucción de una arteria del cerebro o del cuello por un coágulo de sangre que puede formarse en otra parte del organismo (por lo general en el corazón) y que es trasladado por el torrente sanguíneo a la cabeza.
  • Hemorragia. Ruptura de una arteria del cerebro o de la superficie cerebral, la cual puede deberse a un aneurisma (zona delgada y débil de la pared arterial) o a una malformación, con la que se nace, del sistema circulatorio que irriga al encéfalo. El derramamiento de sangre puede producirse dentro del propio cerebro o en el espacio entre éste y la membrana protectora exterior.

 

Se estima que 60% de los casos de derrame cerebral se deben a trombosis, y que el 40% restante se divide entre embolias y hemorragias. No obstante, las estadísticas señalan que 50% del total de los casos futuros pueden evitarse si se siguen las indicaciones del médico y se modifican ciertos hábitos dañinos en el estilo de vida, los cuales influyen directamente en los factores de riesgo:

 

  • Colesterol alto y sobrepeso. El excedente de este compuesto graso puede depositarse en las paredes arteriales y producir el bloqueo de dichos vasos a causa de una trombosis; a su vez el peso excesivo dificulta el funcionamiento de todo el sistema circulatorio y predispone a la persona a otros factores de riesgo, como presión arterial alta (hipertensión). Es de entenderse que se debe acudir a un nutriólogo que prescriba la dieta que mejore el estado físico y de esa manera se reduzcan los problemas aquí referidos, evitando en lo posible a charlatanes y oportunistas que pueden poner en riesgo la salud.
  • Hipertensión. La presión sanguínea alta daña las paredes arteriales y puede incrementar la coagulación, misma que favorece la formación de "tapones" de sangre que provocan apoplejía; este problema puede incrementar entre 2 y 6 veces el riesgo de derrames cerebrales. Para evitar problemas de consideración es imprescindible seguir ciertos cuidados, como llevar dieta balanceada, consumir fruta, mantener peso adecuado y hacer ejercicio. Sólo se debe recurrir a fármacos bajo prescripción médica.
  • Fibrilación auricular. La fibrilación auricular (AF) es el nombre que se da al ritmo cardíaco irregular que se presenta en la aurícula izquierda (compartimiento superior izquierdo del corazón), la cual puede llegar a latir hasta 400 veces por minuto, cuando lo normal es que sean entre 60 y 100 contracciones; a largo plazo, la AF sin tratamiento también puede debilitar al corazón y provocar infarto cardíaco. Consulte siempre a un cardiólogo para recibir tratamiento, y de ninguna manera lo interrumpa.
  • Tabaquismo. Los compuestos que se aspiran al fumar cigarrillo o puro dañan considerablemente a los tejidos que encuentran en su camino hacia los pulmones, entre ellos vasos y arterias sanguíneos, a cuyas paredes provocan endurecimiento, y con ello se obliga a que el corazón trabaje más de lo normal y se eleve la presión sanguínea. Además, fumar hace que la sangre se coagule con mayor facilidad, aumentando el riesgo de originar obstrucciones. Este mal hábito puede elevar al doble el riesgo de derrames cerebrales, por lo cual se hace imperativo dejarlo.

 

Cabe destacar también que existen otros factores de riesgo de derrames cerebrales que es imposible modificar, entre ellos:

  • Diabetes. Los problemas circulatorios asociados a esta enfermedad pueden incrementar el riesgo de derrames cerebrales incluso si se controlan estrechamente los niveles de azúcar e insulina.
  • Edad. El riesgo de derrames cerebrales se duplica cada 10 años después de los 35 años de edad.
  • Herencia. Los antecedentes familiares de apoplejía indican mayor riesgo para la persona.
  • Raza. Las personas de ascendencia negroide tienen el doble de riesgo de sufrir derrames cerebrales que otros grupos raciales.
  • Sexo. Los hombres tienen riesgo de apoplejía ligeramente superior a las mujeres.

Además de estos factores de riesgo, los derrames cerebrales también se relacionan con el consumo de alcohol (especialmente cuando se beben cantidades exageradas) y el consumo combinado de anticonceptivos orales con alto contenido de estrógenos y tabaco por mujeres mayores de 30 años de edad.

Signos de alerta

Quien cumple con uno o varios de los factores de riesgo antes mencionados deben prestar mucha atención a los siguientes síntomas y procurar atención médica inmediata.

Algunos derrames cerebrales son precedidos por señales de alerta denominados ataques isquémicos transitorios (ATI), los cuales se caracterizan por la interrupción transitoria del flujo sanguíneo dentro del cerebro o en sus regiones aledañas. Entre los ATI o señales de alerta de apoplejía se encuentran los siguientes:

  • Dificultad para hablar o para comprender frases sencillas.
  • Falta de equilibrio, mareo o pérdida de la coordinación.
  • Fuerte dolor de cabeza, localizado y sin explicación aparente, de aparición súbita.
  • Pérdida de sensibilidad, debilidad o parálisis del rostro, brazo o pierna, especialmente en un solo lado del cuerpo.
  • Visión nublada o reducida en uno o dos ojos sin causa supuesta.

Es importante saber reconocer estos graves signos de alerta. Aunque quizás no provoquen dolor y puedan desaparecer rápidamente, son señales claras de que poco después podría presentarse un derrame cerebral.

Ahora bien, para hablar de las consecuencias de la apoplejía, debemos entender que éstas dependerán de la extensión de la región cerebral afectada. Si la falta de irrigación sanguínea deteriora al hemisferio izquierdo del cerebro se verá disminuida la memoria y los procesos de comunicación -escuchar y hablar-, así como los movimientos del costado derecho del cuerpo, principalmente en brazos y piernas.

Perjudicar al hemisferio derecho del cerebro puede afectar las capacidades espaciales y de percepción, así como a los movimientos del lado izquierdo del cuerpo. Es de entender que las apoplejías de gran amplitud (que dañan a considerable porción de tejidos cerebrales) provocan mayor número de efectos e incrementan su gravedad.

Secuelas

No resulta raro encontrar personas que han sobrevivido a un derrame cerebral, pero en alto porcentaje de los casos el problema deja secuelas para el resto de la vida, entre las que pueden mencionarse:

 

  • Depresión. Decaimiento del estado de ánimo que, en el ámbito afectivo, se expresa mediante tristeza profunda, vacío existencial, autoculpa y soledad, en tanto que en el mental ocasiona ofuscación, pesimismo, inseguridad y baja autoestima. Son rasgos característicos de este estado emocional episodios de llanto, ira o risa, que inician y terminan rápidamente y se disipan con el tiempo. El tratamiento requiere colaboración del psicólogo o psiquiatra, quien además podría prescribir medicamentos.
  • Hemiplejia. En alto porcentaje se presenta parálisis en un solo lado del cuerpo (lado opuesto al hemisferio en donde se produjo el derrame cerebral), incluidos el rostro y boca. Los pacientes pueden presentar dificultades para deglutir.
  • Problemas de comunicación. El término afasia se emplea para describir a un conjunto de dificultades de la comunicación, que incluyen habla, comprensión, lectura y escritura.
  • Trastornos de la visión. Es posible que los pacientes no puedan enfocar la vista o sufran debilidad de la visión en uno de los ojos.

 

Medidas a tomar

Cuando se produce la apoplejía es necesaria la hospitalización del paciente para determinar la causa, iniciar el tratamiento y evitar las complicaciones que pudieran surgir. La rehabilitación se inicia una vez que se estabiliza el estado del superviviente de derrame cerebral y se compruebe que se ha detenido el deterioro neurológico; por lo general ésta se dirige a la recuperación de aspectos como movimiento, equilibrio, percepción del espacio y del cuerpo, control de esfínteres, lenguaje y métodos de adaptación psicológica y emocional.

Como puede apreciarse, los programas de rehabilitación tras un derrame cerebral exigen el esfuerzo coordinado de muchos profesionales de la salud, y la experiencia acumulada ha propiciado que aproximadamente 80% de quienes han sufrido este problema hayan tenido una rehabilitación exitosa.

Se sabe que la frecuencia de casos de derrame cerebral aumenta dramáticamente con la edad, por ello se recomienda visitar al médico general para someterse a sencillo examen físico a fin de determinar los riesgos de sufrir este grave problema. Las estadísticas dictaminan que después de los 35 años de edad el peligro se duplica cada década, sobre todo si se incurre en hábitos como fumar y beber o se padecen enfermedades como las mencionadas anteriormente.

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Climaterio y Osteoporosis

Escoliosis, columna desviada


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore