Consecuencias del consumo excesivo de sodio - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

26 Julio 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Sodio

Sábado 21 de mayo del 2011, 12:39 pm, última actualización.

Mineral esencial para el organismo ya que, en colaboración con el potasio, sirve para regular la presión arterial, el volumen de sangre circulante y la cantidad de agua que hay en el cuerpo. Además, participa en la conducción de impulsos nerviosos y el correcto funcionamiento muscular.

Sodio, Minerales

Puede encontrarse abundantemente en casi todos los alimentos que consumimos, pero se le suele añadir en grandes cantidades a través de sal común o de mesa (cloruro de sodio), como saborizante o conservador (glutamato monosódico) e incluso para facilitar la digestión (bicarbonato de sodio), lo que puede traer efectos nocivos para la salud.

A pesar de que no hay criterio unificado respecto a la cantidad de este nutriente que se debe consumir a diario, la mayoría de los organismos de salud en el mundo mencionan que ésta debe oscilar entre 1,200 y 1,500 miligramos para adultos, y que no es prudente superar los 2,500 miligramos.

Para contar con referencias más claras, basta mencionar que una cucharada cafetera de sal de mesa contiene aproximadamente 2,300 miligramos de sodio y que la dieta en promedio del ciudadano occidental, según la Organización Mundial de la Salud, es de 3,000 a 5,000 miligramos de sodio (8 a 11 gramos de sal). Yendo más a fondo, 70 a 75% del mineral proviene de alimentos procesados, 10 a 15% lo añadimos como sazonador en la cocina o en la mesa, y otro tanto igual se encuentra en forma natural en los alimentos.

Origen diverso

El sodio es fácil de encontrar en la mayoría de los productos que consumimos, sobre todo en los de origen animal: huevo, leche, carne y vísceras. Incluso, el nutriente está disuelto en el agua potable y, aunque la cantidad puede variar de acuerdo al tratamiento que ésta reciba, se estima que una décima parte del mineral que ingerimos procede del vital líquido.

Muchos de los sazonadores que empleamos poseen sodio. Además de la sal de mesa, ya citada, la industria alimenticia emplea glutamato monosódico, nitrito de sodio, sacarina de sodio, benzoato de sodio, fosfato disódico y propionato sódico, los cuales son ingredientes habituales en salsa inglesa o de soya, sal de cebolla o ajo, y cubos de consomé concentrado.

Por añadidura, embutidos, alimentos procesados, verduras enlatadas, cereales, galletas, queso, frituras, botanas, pan de caja y comida rápida poseen grandes cantidades de este mineral, aunque no se note en su sabor. Ni qué decir de aquellos productos que son ahumados o que, para su conservación, se les añade sal en exceso o se sumergen en una solución concentrada de dicho compuesto (salmuera).

Cabe mencionar que los alimentos que poseen sodio en menor cantidad son, en general, frutas y verduras frescas, mismas que a su vez contienen mayor cantidad de potasio, el cual reduce en parte el excedente de sodio.

Carencia y exceso

La deficiencia de sodio es poco frecuente, pero puede deberse a aquellos hechos que generan gran pérdida de líquidos:

  • Diarrea o vómito.
  • Ejercicio muy intenso y calor excesivo.
  • Consumo frecuente de diuréticos (fármacos que estimulan la emisión de orina).
  • Baños de vapor constantes (sauna, temascal).

Bajos índices del mineral pueden dar lugar a hipotensión postural, es decir, presión sanguínea baja que sucede cuando una persona sentada o acostada se incorpora; puede acompañarse de visión borrosa y mareo. A largo plazo puede presentarse pulso debilitado, falta de apetito, calambres musculares y cansancio.

Mucho más común es encontrar problemas por exceso de sodio. A mediano y largo plazo puede tener consecuencias graves en el organismo: retención de agua, que obliga al corazón, hígado y riñones a trabajar por encima de sus posibilidades, además de hipertensión arterial (presión arterial elevada, que es factor de riesgo para padecer infarto), debido a que la cantidad de sangre aumenta y, por tanto, la tensión que ésta ejerce sobre las vías sanguíneas.

Investigaciones recientes apuntan que el exceso de sal también se relaciona con descalcificación ósea (osteoporosis), ya que, en un intento por compensar el equilibrio entre minerales reguladores del agua (electrolitos), el organismo tomaría calcio de los huesos para que éste “bloquee” al sodio y pueda ser eliminado a través de la orina.

Asimismo, estudios en animales revelan que el sodio excesivo daña las mucosas que cubren al sistema digestivo y ello podría incrementar la probabilidad de sufrir cáncer (células anormales que se agrupan en tumores e interfieren en el funcionamiento normal del organismo) en estómago, esófago y garganta.

Recomendaciones

El mayor problema del consumo excesivo de sodio es que sus efectos no aparecen inmediatamente, sino con el paso del tiempo, por lo que se deben tomar precauciones desde la infancia.

Por ello, conviene disminuir el consumo de sal de mesa y reemplazarla como sazonador con ayuda de hierbas aromáticas, vinagre, aceite de oliva e, incluso, sales de potasio. En la cocina es mejor opción la sal de mar o de grano, empleada sin abusar, y no recurrir a sazonadores o consomés concentrados.

También es prudente evitar los alimentos procesados y la comida rápida, ya que el consumidor no tiene control sobre la cantidad de sodio empleada para su elaboración.

Otra medida adecuada consiste en disminuir el consumo de carnes rojas, vísceras y embutidos, e incrementar el de frutas y verduras.

Las personas que fuman, padecen diabetes u obesidad, o que tienen problemas en hígado, riñones o corazón, deben ser prudentes en el consumo de sodio y seguir al pie de la letra las indicaciones que haga su nutriólogo, a fin de reducir el riesgo de sufrir infarto cardiaco o cerebral.

Consulta a tu médico.

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Climaterio y Osteoporosis

Escoliosis, columna desviada


Ver más...

Sabías que...

Más de 400 millones de personas en el mundo sufren infecciones por hepatitis virales, esto equivale a más de 10 veces el número de afectados por virus de inmunodeficiencia humana (VIH).




Comscore