Ateroesclerosis, primera causa de muerte en México - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Marzo 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Ateroesclerosis, primera causa de muerte en México

Martes 31 de mayo del 2016, 04:17 pm, última actualización

La ateroesclerosis o acumulación de grasa y otras sustancias en las paredes de las vías sanguíneas es trastorno silencioso, pero fatal, sobre todo cuando se une a diabetes, presión arterial elevada, tabaquismo y poca actividad física.


Ateroesclerosis, Acumulación de grasa

En los últimos años, los hábitos de vida que la sociedad mexicana ha adoptado, sobre todo en las últimas dos décadas, han afectado su calidad de vida y la han hecho más vulnerable a padecer afecciones circulatorias mortales.

Aunque cabe decir que en su aparición también influyen la edad del paciente y factores hereditarios, es evidente que el poco tiempo dedicado a la actividad física, el consumo de alcohol, tabaco y alimentos inadecuados (ricos en grasa, azúcar y harina refinada), así como el rechazo a comer verduras, vegetales y fibra, han favorecido el avance de la ateroesclerosis, silencioso padecimiento que se vincula con infartos en corazón y cerebro.

“La enfermedad ateroesclerótica consiste en la acumulación de placa de ateroma (formada por grasa, colesterol y otras sustancias) en lesiones que se inician en la túnica íntima o capa interna de una arteria. Esta condición desencadena su endurecimiento y facilita la obstrucción del flujo de sangre y oxígeno” a una zona determinada.

Tal es el testimonio del Dr. Miguel Ángel Hernández, académico de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM, en el Distrito Federal), quien añade que, en este momento, la ateroesclerosis, asociada con diabetes (elevada concentración de azúcar en sangre) e hipertensión (presión arterial alta), puede considerarse como la primera causa de muerte en México.

Proceso fatal

Esta afectación de las vías sanguíneas no se presenta en poco tiempo, ya que su desarrollo requiere varios años; por ello es una afección más habitual en personas que rebasan las cinco décadas de vida, aunque la actual predominancia de los malos hábitos de vida acelera su formación, por lo que desafortunadamente resulta cada vez más común conocer casos en menores de 40 años.

El Dr. Hernández detalla que, en la evolución de la ateroesclerosis, “dentro de la arteria se origina una erosión en la que se depositan grasa, monocitos y células T (estas dos últimas de defensa) que cierran paulatinamente el espacio libre (luz) de la vía sanguínea afectada. Con el tiempo se forma un coágulo (trombo), que puede desprenderse y obstruir la circulación en alguna de las arterias del corazón (coronarias) o del cerebro, provocando la muerte de parte del órgano (infarto) o del individuo”.

Cabe señalar que, en algunos casos, la placa de ateroma es parte de un proceso que motiva el debilitamiento y dilatación de la pared de una arteria. Dicha lesión, llamada aneurisma, puede romperse y provocar sangrado posiblemente mortal.

Por desgracia, la ateroesclerosis no suele causar síntomas, sino hasta que el flujo sanguíneo a parte del cuerpo se bloquea o se vuelve lento. Este trastorno se denomina isquemia y llega a generar dolor o molestias que dependerán de la localización y gravedad de la afección:

  • Cuando el problema daña al corazón, estamos ante una enfermedad de las arterias coronarias, que puede desencadenar dolor en el tórax (angina de pecho) que se intensifica al realizar esfuerzo físico notable y desaparece al descansar. Una obstrucción más severa podría ocasionar ataque cardiaco.
  • En caso de que resulten dañadas las arterias que nutren al cerebro, la afección recibe el nombre enfermedad cerebrovascular, cuyas principales consecuencias son el ataque isquémico transitorio (hemorragia que aparece y desaparece rápidamente) y el derrame cerebral o apoplejía (interrupción en el flujo de sangre por obstrucción de una vía sanguínea o sangrado intenso).
  • Si hay lesión en las arterias de las piernas se padece enfermedad arterial periférica, que ocasiona dolor y debilidad al caminar (claudicación intermitente) que desaparecen al detener el movimiento.

Es importante recordar que la reducción del flujo sanguíneo puede presentarse en otros órganos (pulmones, intestinos, riñones) y, en el caso concreto de los varones, ocasionar disfunción eréctil (dificultad para lograr o mantener una erección).

La receta: prevención

Se ha detectado en los últimos años peligrosa presencia de aquellas enfermedades que aumentan el riesgo de sufrir problemas circulatorios; por ejemplo, sabemos que sobrepeso y obesidad afectan a 72% de las mujeres y 67% de los hombres mayores de 30 años, sin olvidar que, del año 2000 al 2006, se ha incrementado 45% el número de personas de 20 años o más con colesterol elevado, y que la detección de diabetes ha crecido de 10.5 a 22.2%, mientras que la de hipertensión arterial pasó de 13.4 a 22.7%.

Todas estas son condiciones controlables, advierte el Dr. Miguel Ángel Hernández, y sugiere la necesidad de “crear una cultura alimenticia desde la infancia, además de fomentar la práctica de ejercicio para controlar la obesidad y otras afecciones”.

Finalmente, el experto enfatiza que aquellos padecimientos que dañan la pared interna de las vías sanguíneas (diabetes, hipertensión, colesterol elevado, tabaquismo) necesitan control médico adecuado, por lo que se aconseja realizar estudios médicos preventivos de manera periódica, así como el tratamiento a cada una de ellas cuando sean detectadas, a fin de evitar o frenar el avance de la ateroesclerosis.

SyM - Israel Cortés

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.




Comscore