Centro de Colesterol / Ejercicio

Danza, original forma de ejercitarse

Bailar es una forma divertida de ejercitarse, y no sólo de manera física, sino también mental.

Numerosos estudios indican que en una hora de baile es posible quemar de 250 hasta 1,000 calorías según intensidad y ritmo, pues en esta actividad se combinan movimientos aeróbicos con diferentes estilos musicales, lo que hace trabajar a todos los músculos del cuerpo (incluyendo piernas, cintura, brazos y abdomen), a la vez que se fortalece la memoria, ya que exige recordar pasos y secuencias, estimulando el poder mental, dejando a un lado el sedentarismo y la depresión por lo que mejora el humor, elemento esencial para estar saludables.

Bailar aumenta la creatividad, ayuda a tomar decisiones, a ser más espontáneo, más autónomo y a alejarse de la frustración y el aislamiento” afirma Josefina Lozano Guerrero, maestra y coreógrafa de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Asimismo, previo al inicio de la actividad se debe seguir una serie de consejos, señala por su parte el profesor Alejandro Domínguez Cruz, de la Asociación de Jóvenes Cristianos (YMCA, por sus siglas en inglés) como:

Los períodos de precalentamiento y enfriamiento son parte muy importante en cualquier rutina de ejercicios, ya que ayudan a que el cuerpo transite mejor de la fase media de actividad progresiva hasta alcanzar la intensidad deseada para después pasar a la fase final y vuelta a la calma.

El calentamiento se debe realizar durante 5 a 10 minutos antes de iniciar la sesión, siendo buena forma mediante el ejercicio aeróbico moderado, por ejemplo, caminando enérgicamente o haciendo girar los brazos, indica a saludymedicinas.com.mx el profesor Domínguez Cruz. Para “enfriarse”, es prudente caminar lentamente hasta sentir que el ritmo cardíaco se normaliza; en cambio, parar repentinamente puede reducir demasiado la presión arterial, lo cual es peligroso para personas adultas (55 años o más), además de que puede causar calambres. Cabe mencionar que el estiramiento es apropiado para recuperar la calma, pero no para calentar, ya que puede dañar los músculos por estar fríos.

A cualquier edad

Para niños de 7 a 14 años la danza clásica resulta ideal, pues contribuye a su desarrollo emocional, además de que ayuda a la formación de su estructura ósea, añade la maestra Lozano Guerrero. En cuanto a los jóvenes, son más apropiados los bailes no tan formativos, como:

Breve reseña

La danza ha formado parte de la historia de la humanidad desde el principio de los tiempos. Pinturas rupestres encontradas en España y Francia, con una antigüedad de más de 10 mil años, muestran dibujos de figuras danzantes asociadas con ilustraciones rituales y escenas de caza, reflejando así la forma en que los pueblos conocían el mundo, relacionaban sus cuerpos y experiencias con los ciclos de la vida.

En México, en la época prehispánica se celebraban numerosas festividades de tipo religioso, militar y social durante todo el año dedicadas a los dioses, las que consistían en infinidad de actividades como poesía, cantos, música y danza. La llegada de europeos y esclavos negros africanos transformó la vida social y cultural de América de tal manera que hasta los bailes se vieron influenciados; sin embargo, con esas bases, pronto los músicos latinoamericanos se dieron a la tarea de hacer nuevos arreglos, renovando así las características mencionadas. Así surgieron y se adoptaron diferentes ritmos como: