Centro de Colesterol / Ejercicio

Patinar: equilibrio entre ejercicio y diversión

Antes era visto sólo como un juego reservado para niños y uno que otro adolescente; hoy es considerado un ejercicio que ofrece muchas ventajas a personas de prácticamente cualquier edad. Hablamos del patinaje, experiencia saludable y amena.

Pocos de quienes se inician en su práctica imaginan que además de divertirse proporcione tantos beneficios: una forma amena de mantener la silueta a tono, quemar calorías, activar la circulación sanguínea, mejorar la resistencia física y, ante todo, ejercitar una de las capacidades más universales aunque pocas veces atendidas en prácticas deportivas: el equilibrio y su control preciso.

Existen pruebas para realizar estas afirmaciones. De acuerdo con un estudio realizado en 1991 en la Universidad de Winsconsin (Estados Unidos), dirigido por el Dr. Carl Foster, se demostró que el patinaje ofrece resultados similares o mejores a los obtenidos al correr (jogging) o andar en bicicleta, en lo que se refiere a cantidad de calorías quemadas, mejorar la fuerza muscular y fortalecimiento de pulmones y corazón.

Gracias a esta investigación sabemos que durante un período de 30 minutos patinando a una velocidad estable y moderada, el cuerpo quema en promedio 285 calorías, mientras que el corazón late 148 veces por minuto; en tanto, si este ejercicio se realiza durante idéntica cantidad de tiempo, pero a intervalos de 1 minuto a paso veloz y 1 minuto con marcha moderada, el consumo de calorías se eleva hasta 450.

En contraparte, al correr o andar en bicicleta, también durante media hora, se queman 350 y 360 calorías respectivamente, produciendo en el corazón un promedio de 148 latidos por minuto. Aunque ya con estos resultados puede apreciarse por qué andar en patines se ha revelado como excelente ejercicio, durante la investigación se midieron otros parámetros que arrojaron resultados sorprendentes.

Pruebas realizadas para medir la actividad aeróbica, es decir, el trabajo realizado por corazón y pulmones para tomar oxigeno y llevarlo a través de la sangre a las células del cuerpo, revelaron que el patinaje es mejor ejercicio aeróbico que pedalear, aunque no tan efectivo como el jogging. Sin embargo, también se estableció que los patinadores pueden invertir esta situación si se desplazan con mayor intensidad o cuesta arriba.

En cuanto a los beneficios anaeróbicos (aquellos que determinan la efectividad del ejercicio para fortalecer y desarrollar los músculos), el patinaje demostró ser el más beneficioso, debido a que desarrolla caderas, muslos y piernas con mayor facilidad; incluso las extremidades superiores y hombros se ejercitan con el braceo natural que se origina al patinar con mayor intensidad.

Asimismo, se sabe que patinar es más efectivo que un régimen alimenticio para perder peso, debido a que mediante una dieta se disminuye no sólo la cantidad de grasa corporal, sino también de tejido muscular en proporciones considerables: hasta 40% del peso perdido; en tanto, el patinaje es un ejercicio físico completo que sirve para definir la silueta de las piernas: los músculos de los gemelos se endurecen y se desarrollan, a la vez que los glúteos se elevan.

Medidas de seguridad

Si ya decidiste practicar este divertido ejercicio, toma estas precauciones para desplazarte con seguridad y confianza:

Por otro lado, no está de más atender las siguientes recomendaciones:

Recordar todo esto es importante para tu seguridad, pues aunque se han reportado pocos accidentes fatales por uso de patines, 80% se debieron a colisiones con autos o camiones, en tanto que el porcentaje restante se debió prácticamente a golpes en la cabeza por no utilizar casco protector.

Dos últimas indicaciones: durante tu práctica procura llevar ropa cómoda pero resistente, y toma en cuenta que es posible que el primer día te canses a los pocos minutos o tras recorrer pequeño trayecto; no te preocupes, con el tiempo llegarás a tu destino sin dificultad.

Ahora que has decidido tomar los patines puedes convencer a algún familiar o amigo para emprender juntos sus recorridos y hacer todavía más entretenida la travesía.