Centro de Colesterol / Prevención

Análisis de sangre, espejo de la salud

Recorre al organismo en forma similar a como lo hacen los vehículos por calles y avenidas, y su misión es transportar elementos que nos permiten aprovechar los nutrientes de los alimentos, respirar, defendernos de infecciones y eliminar sustancias de desecho. Se trata de la sangre, fluido que también proporciona valiosa información cuando enfermamos.

Sin la sangre sería imposible vivir, ya que todos los órganos de nuestro cuerpo funcionan gracias a ella, amén de las múltiples labores que realiza para preservar la salud. Aproximadamente 95% de este líquido se produce en la médula ósea (material blando y esponjoso que se encuentra en el interior de los huesos) mediante un proceso denominado hematopoyesis, el cual consiste en generar células sanguíneas, en cuya fase inicial son llamadas "madre" (debido a que tienen la capacidad de multiplicarse), pero una vez que alcanzan la madurez desarrollan otras, a las cuales se les denomina glóbulos rojos y blancos, y plaquetas, que en conjunto forman al fluido vital; de éste, adolescentes y adultos tienen en promedio entre 4.5 y 6 litros, en tanto que los niños poseen del 7.6 a 8% de su peso corporal.

Cabe destacar que existen otros órganos en nuestro cuerpo que ayudan a regular la producción de tejido sanguíneo, por ejemplo, bazo e hígado, los cuales intervienen en el proceso de destrucción y regeneración de células de la sangre.

Componentes

La sangre humana está formada por diversos elementos, de los que 78% corresponde a agua y 22% a sólidos, pero veamos con detalle cuáles son sus diferentes compuestos y la labor que cada uno de ellos realiza.

Entre los elementos de importancia que transporta se encuentran:

Tipos

Los glóbulos rojos tienen en su superficie elementos llamados antígenos, los cuales son marcadores que les proporcionan identidad. Esto ha permitido que la sangre sea clasificada en diferentes grupos según la presencia o ausencia de dichos componentes, así se reconocen los tipos A, B, AB y O (este último no posee ninguno). Ahora bien, los hematíes también se distinguen por contener otras sustancias que permiten realizar una subclasificación: Rh positivo (Rh+) y negativo (Rh-).

Es muy importante saber nuestro grupo sanguíneo y Rh, pues las emergencias nunca avisan y podemos vernos en la necesidad de donar o recibir el vital líquido.

Exámenes de laboratorio

Los análisis de sangre son muy útiles para descartar o confirmar múltiples enfermedades, además, permiten la identificación de nuestro grupo sanguíneo. El procedimiento de extracción de la muestra es relativamente fácil, pues sólo basta seguir sencillas indicaciones por parte de la enfermera o médico, las cuales incluyen:

Antes de que le practiquen la toma de sangre es necesario que verifique que el instrumental empleado (agujas y guantes) se encuentre en empaques perfectamente sellados. A continuación se describen los tipos de análisis se sangre:

Es importante tomar en cuenta que si el resultado de algún análisis se encuentra fuera de los rangos de normalidad que establecen los laboratorios, no necesariamente significa que se tenga algún padecimiento grave, pues también deben considerarse los síntomas y resultados del examen físico.

Además de ejercer funciones que preservan la vida, la sangre también indica si alguna enfermedad está afectando la calidad de la misma. Por ello, cuando el médico solicite algún análisis, así sea de rutina, es preciso acudir al laboratorio inmediatamente, nunca está de más confirmar que nuestra salud es óptima.