Cómo evitar la obesidad infantil y regalar salud a los hijos - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cómo evitar la obesidad infantil y regalar salud a los hijos

Jueves 20 de abril del 2017, 11:57 am, última actualización.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) de 2006, en los últimos siete años los niños en México registraron incremento de 39.7% en sobrepeso y obesidad. ¿Cómo podemos prevenir esta situación?

Obesidad infantil
Cómo evitar la obesidad infantil y regalar salud a los hijos

Hace algunos años se tenía la creencia de que los niños con sobrepeso eran sanos y, por ello, conforme ganaban kilos el orgullo de los padres también se acrecentaba. “En efecto, se trató de una leyenda urbana que padecimos en las décadas de 1970, 1980 y 1990, época en la que el sobrepeso se estimó al grado de considerarse hasta parámetro de ‘belleza’ en la población infantil. Lo anterior se reforzaba con la imagen de un famoso bebé, la cual se presentaba en comerciales de papillas”, refiere el endocrinólogo pediatra Armando Dávalos Ibáñez, ex presidente de la Asociación Mexicana para el Estudio de la Obesidad.

Fue hasta 1997 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que la obesidad es una enfermedad; sin embargo, los casos ya se habían multiplicado y hasta la fecha siguen incrementándose. Lo más preocupante es el aumento de la incidencia en la población infantil, lo que hace vulnerables a los niños a desarrollar padecimientos incurables, como hipertensión arterial (aumento de la presión sanguínea), diabetes mellitus (cifras altas de glucosa) y dislipidemia (niveles elevados de colesterol y triglicéridos en sangre).

Problema en aumento

El Dr. Dávalos Ibáñez presentó recientemente un estudio efectuado en 16 escuelas primarias de la Ciudad de México, el cual revela que 58.8% de los niños en edad escolar padecen problemas de sobrepeso y obesidad.

Cabe señalar que los especialistas diagnostican sobrepeso en niños mayores de dos años cuando el valor de su índice de masa corporal (IMC, una relación matemática entre peso y talla) es igual o superior al percentil 75, mientras que la obesidad se da cuando el valor del IMC es igual o se localiza por arriba del percentil 85. El peso normal se sitúa entre las cifras 50 y 74 (las tablas de crecimiento o de percentiles son cuadros de medidas que permiten valorar y comparar el crecimiento de una niña o un niño con relación a un rango estándar ideal).

“La investigación fue avalada por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). Se efectuó en 3,375 niños de 6 a 12 años de edad y los resultados indican que 36% de los infantes tienen sobrepeso y 21% obesidad”, detalla el entrevistado.

El origen de dicho problema se asocia en 90% de los casos con estilo de vida poco saludable. Consideremos que cada vez la alimentación es menos balanceada, pues contiene mayor porcentaje de grasas y azúcares, a lo que se suma disminución de la actividad física.

“Tan sólo 10% de los casos de obesidad y sobrepeso tienen como causa algún padecimiento, por ejemplo, síndrome de Cushing (producido por presencia excesiva de la hormona cortisol), hipotiroidismo (baja actividad de la glándula tiroides) o acromegalia (ocasionado por producción anormal de la hormona del crecimiento)”, señala el Dr. Dávalos Ibáñez.

En contraparte, agrega, los factores genéticos tienen amplia relación con el problema:

  • Ante ausencia de obesidad en ambos padres, los hijos tienen sólo 14% de riesgo de padecerla.
  • Si uno de los progenitores es obeso, la posibilidad de que los hijos lo sean aumenta a 40%.
  • Si ambos padres son obesos, su descendencia tiene hasta 80% de riesgo de serlo.

Niños en peligro

Hay pequeños que tienen mayor riesgo de desarrollar obesidad; de acuerdo con el endocrinólogo pediatra, las siguientes condiciones son determinantes:

  • Alto o bajo peso al nacer.
  • Dejar de alimentarse con leche materna antes de los seis meses (ablactación temprana) para consumir alimentos industrializados con alta densidad calórica.
  • Actividades sedentarias (en las que se hace poco esfuerzo físico) por más de tres horas al día.
  • Que ambos padres trabajen.
  • Aislamiento social y problemas afectivos.

“La obesidad infantil no está exenta de complicaciones, ya que se estima que 75% de los niños obesos serán adultos obesos. Además, la complicación más grave es el síndrome metabólico, el cual representa ‘el puente’ para que padezcan diabetes mellitus tipo 2 (siendo niños o adolescentes), hipertensión (en escolares) y aceleración de la aterosclerosis”, indica el especialista.

Otros problemas asociados incluyen pie plano, escoliosis (curvatura en la columna vertebral), hiperlordosis (alteración postural), edad ósea adelantada, menarquía precoz (primera menstruación), incremento en la talla y trastornos psicológicos a causa de la discriminación.

Lo mejor es prevenir

Es importante que padres de familia y maestros fomenten la educación alimentaria entre los infantes, ya que de no hacerlo en un futuro esos 4 millones 185 mil 800 niños con sobrepeso y obesidad ocuparán los primeros sitios en las estadísticas sobre hipertensión, enfermedades cardiovasculares y diabetes.

“La educación debe empezar en el núcleo familiar, en donde se debe tener presente que 80% de los escolares no desayunan, siendo éste el alimento más importante del día”, advierte el Dr. Dávalos Ibáñez. Y acentúa que es necesario establecer programa individualizado de alimentación y ejercicio, así como evitar tener más de tres horas de actividades sedentarias.

Entre otras medidas, no menos importantes, tenemos:

  • Evitar al máximo el consumo de alimentos industrializados, como bebidas azucaradas, frituras, pastelillos, enlatados y embutidos.
  • Preferir los alimentos elaborados en casa; en su preparación no deben utilizarse demasiadas grasas, hidratos de carbono simples ni sal.
  • Es recomendable que el escolar cuente con información para poder hacer elección saludable de los alimentos que ingiere en la escuela.

“La única forma de vencer a la obesidad en niños es mediante adecuada alimentación (compuesta por 50% de carbohidratos, 20% de proteínas y 30% de grasas), evitar el consumo de alimentos con alto contenido de azúcar y grasas, y realizar actividad física”, reitera el experto. Además, concluye, es importante que cada paciente sea evaluado de manera individual y que dieta y rutina de ejercicios sean personalizadas.

Peso a la alza

De acuerdo con las Encuestas Nacionales de Salud y Nutrición de 1996 y 2006, el cambio en la prevalencia de obesidad en niños de 5 a 11 años es el siguiente:

 

1999

2006

Incremento de 1999 a 2006

Niños

5.3%

9.4%

77.0%

Niñas

5.9%

8.7%

47.0%

Posición de la Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología

La obesidad se entiende como el exceso de adiposidad, generalmente con aumento de peso, que pone en riesgo la salud del individuo. De entre distintas definiciones propuestas para definir esta condición, la SMNE retoma los siguientes elementos:

  • Es enfermedad crónica.
  • Se trata de padecimiento complejo, producto de la interacción de factores genéticos, ambientales y estilo de vida.
  • Constituye factor de riesgo para el desarrollo de numerosas enfermedades, entre las que sobresalen: diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, dislipidemia y algunas neoplasias (proliferación celular excesiva).
  • Actualmente representa, a nivel mundial, uno de los principales problemas de salud, no sólo por el aumento en su prevalencia, sino por el incremento en el grado de obesidad entre quienes la padecen. En México su crecimiento ha sido más rápido que en otros países.
  • Requiere de tratamiento que incida sobre los factores biológicos, socioculturales y psicológicos que la determinan y mantienen.

Hábitos saludables

Hacer de 3 a 5 comidas diarias, por ejemplo: desayuno, a las 7:00; colación, a las 10:30; comida, a las 15:00; segunda colación, a las 18:00, y cena, a las 20:00.

  • Establecer horarios de alimentación.
  • Aumentar consumo de verduras.
  • Disminuir ingesta de carbohidratos simples; en particular, bebidas dulces y golosinas.
  • Disminuir consumo de grasas.
  • Practicar actividad física, mínimo 30 minutos al día.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Colesterol

Avestruz, sabor sin colesterol


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore