Piedras en la vesícula biliar por colesterol elevado - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

25 Junio 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Lo que comemos hoy, origen de piedras en la vesícula biliar

Lunes 19 de junio del 2017, 09:19 am, última actualización

Comer grasa en abundancia y consumir poca agua y fibra es causa de cálculos o “piedras” en la vesícula biliar; por ello, para evitar o tratar este problema, que afecta a 14% de los mexicanos y genera dolor abdominal e indigestión, es necesario cambiar hábitos alimenticios.

Cálculos biliares, Colesterol

La vesícula biliar es órgano que forma parte del sistema digestivo y se encuentra debajo del hígado. Se trata de una víscera hueca, pequeña y en forma de pera que mide entre 5 y 7 cm de diámetro. Se conecta con el intestino delgado (duodeno) a través de la llamada vía biliar, y su función consiste en almacenar y concentrar cierto compuesto segregado por el hígado, denominado bilis.

Cuando comemos, dicha sustancia es utilizada para degradar las grasas y así permitir que sean absorbidas por el organismo con mayor facilidad; también favorece el movimiento de los intestinos y ayuda a evitar la putrefacción, por lo que está claro que su labor es fundamental para el organismo.

Sin embargo, cuando se tiene régimen dietético alto en grasas y bajo consumo de fibra y agua, estamos en riesgo de que se formen cálculos (“piedras”) al interior de la vesícula biliar, alteración que ataca con mayor regularidad al género femenino, principalmente a partir de los 25 años de edad, y que en México afecta a 14% de la población en general.

Además, la también llamada litiasis biliar está estrechamente ligada al régimen alimenticio que seguimos, y muestra de ello es que en Arabia Saudita no existía esta enfermedad hasta hace 50 años, pero a partir de la introducción de la dieta occidental, el padecimiento ha alcanzado índices similares a los observados en Inglaterra y Estados Unidos.

Cabe mencionar que, al parecer, el factor genético también influye de manera importante en la aparición de este problema, siendo prueba por demás elocuente de ello cierto estudio realizado en comunidades indígenas de Chile y Perú, en las que las mujeres, debido a su carga hereditaria, presentan prácticamente 100% de riesgo de adquirir el padecimiento.

Dieta especial

La Lic. Rosa María Andrade García, encargada de Nutrición de la Unidad Metabólica de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional La Raza, perteneciente al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y localizado en la capital de la República, asegura que “los individuos que tienen esta alteración llevan alimentación contraria a las recomendaciones generales, es decir, consumen muy poca agua y fibra y, en cambio, dan cabida diariamente a productos con alto contenido de grasa, bebidas gaseosas e irritantes como alcohol y café”.

Cuando una persona es diagnosticada con litiasis biliar, debe cambiar su régimen alimenticio para tratar de evitar el crecimiento de los cálculos y sus complicaciones (intenso dolor abdominal, dificultad para digerir grasas y obstrucción de la vesícula); lo mismo ocurre cuando el médico decide que hay que intervenir quirúrgicamente al paciente, pues el enfermo debe cambiar sus hábitos para que su organismo se encuentre, en lo posible, libre de elementos dañinos hasta el momento de enfrentar la cirugía.

Como sea, el especialista valorará el estado general de salud del paciente y certificará si tiene alguna enfermedad crónica (de larga duración) adicional, como diabetes (concentración de azúcar en sangre mayor de lo normal), alto índice de colesterol (grasa), artritis (inflamación articular) e hipertensión (presión arterial elevada), entre otras

Si el sujeto presenta obesidad, “la dieta debe dirigirse a reducir el consumo de grasas, sobre todo saturadas (en general se encuentran en alimentos de origen animal), a fin de que sus índices de colesterol no rebasen 200 miligramos por decilitro (mg/dl), la cual es medida estándar que prácticamente toda la población debe cumplir”, asegura la entrevistada.

Cabe destacar que el régimen alimenticio es un tanto rigorista y, por ello, quienes deben someterse a él tienden a buscar algún tipo de compensación, pero no pueden darse concesiones, afirma la nutrióloga Andrade García. En este sentido, detalla que la mayoría de las personas omiten el consumo de fibra de manera regular, pero en este caso el paciente debe recibirla diariamente, más aún si debe someterse a cirugía.

El régimen prohíbe “comer huevo y leche, y en relación con las frutas se pueden consumir de manera normal papaya, plátano, uva, manzana, pera y durazno, mientras el resto deben ser cocidas. El enfermo no la pasa tan mal como puede pensarse, porque tiene permitido comer carne de res y aves, jamón de pavo, pescado y atún en aceite o agua, cuidando que la preparación sea asada o con cantidad mínima de grasa o aceite”.

Entre los vegetales que deben y pueden comerse, señala la experta, están chayote, camote, calabaza, ejote, espárragos, betabel, papa, zanahoria y espinacas, pero “cuidando que todo ellos se preparen al vapor. Por supuesto, en el terreno de los azúcares la restricción es mayor, sobre todo si el paciente tiene sobrepeso”.

Prevención, ante todo

Como ocurre con frecuencia, muchas de las enfermedades que nos aquejan pueden evitarse siguiendo algunos cuidados generales. En este caso, basta con comer adecuadamente y beber agua en cantidad razonable (8 vasos al día); además, se recomienda evitar alcohol y refrescos, así como el consumo exagerado de grasa. También es preciso practicar ejercicio diariamente, a fin de ayudar a evitar sobrepeso y elevación de colesterol en sangre.

Debemos destacar que el tratamiento habitual reside en la extirpación de la vesícula biliar, pero también existen otros procedimientos, los cuales están indicados para personas de la tercera edad y quienes cuentan con antecedentes de problemas cardiovasculares (que afectan al sistema circulatorio) o de enfermedad pulmonar.

En estos casos, el galeno puede usar terapia de ondas de sonido para deshacer las “piedras”, aunque las estadísticas señalan que sólo 1 de cada 5 personas puede recibir este tratamiento (si los cálculos son demasiado grandes, la técnica no es efectiva). Hay que establecer, no obstante, que los individuos que se someten a esta terapia están expuestos a la formación de nuevos cálculos al paso de pocos años.

Recomendaciones para preparar los alimentos

  • Se deben preferir aquellas técnicas que aportan menor cantidad de grasa: cocido, hervido, al vapor, escalfado, a la plancha o al horno.
  • En contraparte, hay que evitar productos fritos, sancochados y estofados.
  • Para que la comida resulte más apetitosa, pueden emplearse condimentos como vinagre, jugo de limón y hierbas aromáticas.
  • En cambio, deben restringirse aquellos productos muy fuertes o que estimulan las secreciones digestivas, como ajo, cebolla y pimienta, principalmente.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Hoy en Colesterol

Avestruz, sabor sin colesterol


Ver más...

Sabías que...

Existen mujeres con dos úteros. Uno de los casos más conocidos de didelfia es el de la inglesa Hanna Kersey, que dio a luz tres bebés en distinto útero al mismo tiempo.




Comscore