Centro de Colesterol / Prevención

Recalentado: no apto para personas con diabetes y obesidad

Aunque es parte de las tradiciones decembrinas, el recalentado navideño no es recomendable para todos. ¿Qué pasa con los restos de cena navideña cuando se vuelven a calentar?, ¿cómo evitar recalentado? Descubre por qué recalentar la comida varias veces puede ser dañino para ciertas personas.

¿Por qué decir no al recalentado?

Las fiestas de esta temporada no podrían estar completas sin que se haga un recalentado con la comida que quedó de Navidad y Año Nuevo. El beneficio económico de estas sobras, su valor sentimental (porque se elaboraron en familia) y su delicioso sabor provocan un deseo irresistible de guardarlas y comerlas más de una vez. Sin embargo, esto puede acarrear problemas de salud en personas con diabetes, obesidad y sobrepeso.

En toda Nochebuena suele haber exceso de comida que disfrutamos sin tomar en cuenta las muchas calorías, grasas y azúcares que contienen. En un día común se consumen entre mil 500 y mil 800 calorías; pero en la temporada decembrina se ingieren ¡entre 5 y 8 mil calorías diariamente! (representan aproximadamente 3 kg de peso), que no pueden manejar las personas con problemas metabólicos.

Este riesgo se incrementa con los alimentos recalentados, ya que han pasado por distintas fases después de que fueron cocinados por primera vez, como cambios de temperatura y riesgo de contaminación, lo que puede hacer que pierdan su valor nutrimental aun para las personas con buena salud.

¿Por qué no se debe recalentar los alimentos?

En el recalentado, la comida pasa por diferentes manipulaciones, como la forma en que se guardó, se reutilizó o el tiempo que pasó en la mesa. Esto provoca diferentes efectos de la comida recalentada, sus ingredientes pueden transformarse y causar problemas a los que son más susceptibles quienes tienen diabetes, obesidad y sobrepeso:

¡Que no cunda el pánico!: ¿cómo aprovechar las sobras de Navidad?

Es lógico, siempre va a haber restos de cena navideña que puede aprovechar el resto de la familia:

¿Cómo evitar el recalentado?

Para disfrutar de la comida de Navidad sin riesgos y sin la necesidad de tocar el recalentado navideño puedes seguir los siguientes consejos:

No te preocupes por no disfrutar de los alimentos de fin de año, decir no al recalentado no implica que te pierdas la importancia de esta época. Las personas con enfermedades crónicas, que cuidan su dieta, llevan su tratamiento al pie de la letra y se mantienen bajo vigilancia médica, pueden consumir con moderación cualquier alimento durante esta cena, siempre y cuando la dieta después de Navidad sea la que se consume normalmente.