Cremas con hidroquinona, ¿antesala de cáncer en piel? - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cremas con hidroquinona, ¿antesala de cáncer en piel?

Martes 28 de marzo del 2017, 09:35 am, última actualización

Tal vez has recibido peculiar correo electrónico donde un hombre narra que su esposa usó cierto producto con hidroquinona para atenuar manchas en la piel; en consecuencia, la mujer se debate entre la vida y la muerte porque dicha sustancia le provocó cáncer. ¿Qué hay de cierto en ello?

Cremas con hidroquinona, ¿antesala de cáncer en piel?

Si bien es verdad que el mensaje referido tiene algunos años circulando por Internet, todavía hay quienes lo siguen reenviando con la finalidad de alertar a la población sobre el uso de la hidroquinona. “Sin embargo, hasta el momento no existen estudios que demuestren que este compuesto, en la concentración utilizada en productos cosméticos, puede causar tumoraciones malignas en la epidermis (capa superficial de la piel)”, aclara el Dr. Jorge Vega Rosales, dermatólogo egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y especializado en el Hospital General de México de la Secretaría de Salud, ambos localizados en la capital del país.

Cabe indicar que la hidroquinona es utilizada como ingrediente activo en algunas cremas indicadas para desvanecer manchas y, en productos de libre acceso, sólo está contenida al 2%. A su vez, el dermatólogo es el especialista que debe indicar el porcentaje en que debe administrarse la sustancia, lo que depende de las condiciones de cada paciente.

Radiografía del riesgo

“Su nombre químico es 1,4-Dihidroxibenceno, pero también se le conoce como p-dioxobenceno, 1,4 p-bencendiol, hidroquinol, quinol o teequinol; en cuanto a su apariencia, se trata de polvo blanco cristalino, sin olor, que se combina fácilmente con el oxígeno y reacciona con la luz del Sol”, refiere el entrevistado.

Además de incluirse en productos de belleza y medicamentos, es utilizada a nivel industrial, específicamente en el revelado de fotografías y radiografías. Dentro de los peligros a la salud, se ha clasificado a la hidroquinona “tóxica” por ingestión directa, y “nociva” por contacto con ojos, piel e inhalación.

“En el primer caso se produce irritación del tracto intestinal y, de acuerdo con estudios de laboratorio, ingerir tan solo 1 g causa tinnitus (zumbido en los oídos), náuseas, vómito, dificultad para respirar, cianosis (coloración azulada de la piel), convulsiones (movimientos musculares involuntarios), delirio (perturbación de la realidad) y colapso (notable disminución de la actividad física y mental, además de pulso débil). Asimismo, se ha detectado que la muerte sobreviene luego de la ingestión de 5 g”, comenta el especialista.

En estado puro, al entrar en contacto con la piel da lugar a dermatitis (inflamación) y decoloración, y exponerse por periodos prolongados a sus vapores provoca deformación y opacidad de la córnea (estructura en forma de cúpula que se halla en la parte frontal del ojo).

“Ni con la realización de amplios estudios de campo y experimentales se ha podido demostrar que la hidroquinona causa cáncer. Por ejemplo, en el reporte 123-31-9 de la Agencia Federal de Protección al Medio Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, se señala que hasta la fecha no existe estudio alguno que demuestre que la hidroquinona sea agente cancerígeno, y por lo tanto, no la tienen clasificada como tal”, resalta el Dr. Vega Rosales.

A su vez, la Guía 101 “Salud y Seguridad”, elaborada por el Programa Internacional de Seguridad Química (IPCS INCHEM, por sus siglas en inglés) del mismo país, junto a la EPA y la Organización Mundial de la Salud (OMS), tampoco la clasifica cancerígeno en uso tópico (sobre la piel).

Igualmente, el Servicio de Información de Salud y Medio Ambiente (EIS, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos elaboró el reporte de investigación TR-366 referente a los estudios de toxicología y carcinogénesis de la hidroquinona, y luego de dos años de seguimiento no hubo datos que permitieran considerarla causante de cáncer.

Cuestiones médicas

De acuerdo con el dermatólogo, el mecanismo de acción de la hidroquinona consiste en eliminar la pigmentación de la piel, y las formulaciones que la contienen sólo deben usarse de noche, pues en caso contrario incrementa el color e intensidad de las manchas.

“Cuando se está en tratamiento con la sustancia que nos ocupa, se recomienda usar protector solar durante el día; además, su uso no debe suspenderse de manera drástica porque existe alta posibilidad de que reaparezca el problema”, advierte el especialista.

Por otra parte, señala el Dr. Vega Rosales, existe la posibilidad de que se presenten efectos indeseables. “Me refiero a que el aclarado de la mancha puede excederse, de modo que la zona tratada queda con tono más claro que el del paciente. Otra consecuencia es lo que se conoce como discromía por hidroquinona, es decir, aparición de pigmentaciones blancas muy pequeñas en el lugar que se está tratando, lo que resulta  en aspecto moteado”.

Finalmente, cabe señalar que aunque está comprobado que la hidroquinona no genera cáncer, es muy importante que los productos que la contienen no se empleen en forma indiscriminada y sin supervisión médica.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Dermatología

Cómo depilar el área del bikini


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore