Estafilococo dorado consecuencia de la autoprescripción - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

16 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Estafilococo dorado, ¿amenaza que se aproxima?

Martes 21 de marzo del 2017, 04:02 pm, última actualización

Algunas notas informativas y programas de televisión han alertado sobre la presencia de una “superbacteria” que genera infecciones en piel y otros órganos, difíciles de tratar con antibióticos. Descubre qué hay de cierto en ello y si en verdad representa una nueva alarma.

Estafilococo, Bacterias

La información ha sido difundida recientemente en Internet, prensa escrita y televisión, y señala que cierta variedad de microorganismo, llamado estafilococo dorado resistente a la meticilina, podría convertirse en una amenaza.

De hecho, en algunos comunicados periodísticos se citan las contundentes palabras de Binh Diep, investigador de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos) y quien publicara en la revista Anales de Medicina Interna los resultados de un estudio sobre la presencia del estafilococo en grupos homosexuales: “Una vez que esto alcance a la población general, será realmente imparable”.

A pesar de la espectacularidad de la noticia, es innegable que debemos matizarla con datos fidedignos y, ante todo, saber que todos podemos hacer algo para enfrentar el problema.

Por principio, explica a saludymedicinas.com.mx el Dr. Alejandro E. Macías Hernández, subdirector de Epidemiología Hospitalaria del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), localizado en la Ciudad de México, el Staphylococcus aureus o estafilococo dorado es un germen que, tal vez desde tiempos ancestrales, es responsable de infecciones en tejidos blandos, es decir, de la piel y regiones debajo de ella.

De manera habitual, dice, "este germen ocasiona infecciones con enrojecimiento y abscesos o acumulación de pus, con predominio en personas que padecen enfermedades previas como diabetes, en quienes infecta las heridas en sus pies. También puede crear lesiones en las axilas que se conocen como ‘golondrinos’ y que Gabriel García Márquez describió muy bien en su novela Cien años de Soledad, pues el Coronel Aureliano Buendía los padecía”.

El problema es que en años recientes han surgido estafilococos “inmunes” a los medicamentos con que se les combate, de modo que entre las décadas de 1960 y 1970 se reportó y generalizó la resistencia del estafilococo a la penicilina. A partir de entonces, el abordaje médico se basó en otros antibióticos: meticilina y oxacilina.

Estos fármacos, añade el entrevistado, “funcionan bien en la comunidad, es decir, fuera de los hospitales, pero desde la década de 1980 se documentó el desarrollo de cepas o grupos de bacterias, dentro de centros de salud, capaces de resistir esos antibióticos. Entonces surgió lo que conocemos como estafilococo dorado resistente a la meticilina (EDRM o MRSA, por sus siglas en inglés), un fenómeno que era bien conocido y que desde hace no más de 5 años comenzó a registrarse también en la comunidad”.

Por su parte, la Dra. Alethse de la Torre Rosas, médica internista e infectóloga, además de investigadora adscrita a la Subdirección de Epidemiología Hospitalaria del INCMNSZ, indica que “el estafilococo dorado es una de las bacterias con mayor capacidad de hacer daño, pues es la que genera más toxinas y tiene la capacidad de escapar a una respuesta de nuestras defensas”.

Particularmente, “lo que se ha visto es que el EDRM tiene un cambio en su estructura genética, en concreto por un gen llamado mec tipo IV. Básicamente es un microorganismo que ocasiona los mismos trastornos que los estafilococos dorados ordinarios, sólo que se reproduce un poco más rápido y es resistente a los antibióticos”.

Problema serio

En opinión del Dr. Macías Hernández, en la actualidad no se conoce con exactitud el alcance del problema, pero algunos cálculos establecen que en Estados Unidos “ya se han reportado decenas de miles de infecciones por EDRM en la comunidad y se estima que en esa nación pudieron haber fallecido por esta causa al menos entre 10 y 20 mil personas”.

Dicha situación es considerable si tomamos en cuenta que “la gente que puede estar muriendo por infecciones de este tipo supera por mucho a los decesos por padecimientos más conocidos por la opinión pública, como el sida”.

Por cierto, recuerda el galeno, el fallecimiento ocasionado por el EDRM ocurre cuando la bacteria se disemina de los tejidos blandos a otras partes del organismo, como sangre, pulmones, médula ósea y órganos vitales.

A la infección por EDRM se le suele identificar como intrahospitalaria o nosocomial porque la mayoría de los casos detectados siguen ocurriendo en ese ambiente y, principalmente, aclara la Dra. De la Torre Rosas, porque las primeras cepas de bacterias resistentes que se aislaron provenían de pacientes internados. Dichas personas fueron sometidas a tratamiento prolongado con antibióticos, y ello permitió la selección de bacterias resistentes.

Empero, es innegable que “desde hace algunos años estas cepas, llamadas clonas y que son genéticamente distintas a los estafilococos comunes, se empezaron a detectar en deportistas u otros individuos sin antecedentes de hospitalización. Llegaban con complicaciones por la resistencia de las bacterias y la mala respuesta al tratamiento”.

Respecto a los grupos de riesgo, la entrevistada comenta que se trata de personas que consumen antibióticos de forma prolongada, como pacientes con diabetes o cuya respuesta inmunológica se encuentra alterada, entre ellos los portadores del virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Otros afectados podrían ser individuos con cercanía estrecha, por ejemplo, deportistas o quienes viven en internados; sin embargo, cualquiera podría adquirirla.

“Consideremos que el estafilococo dorado es una de las principales bacterias y que incluso vive en nuestro cuerpo, dando lugar a un fenómeno llamado colonización. Se calcula que aproximadamente 30% de las personas portan esta bacteria en su forma tradicional, sin que se genere enfermedad alguna, pero esto abre la posibilidad de que en determinado momento los microorganismos adquieran el gen mec tipo IV, que les da resistencia a la meticilina”, indica De la Torre Rosas.

Situación en México en torno al estafilococo dorado

En nuestro país ya se han hecho diagnósticos de EDRM en ambiente comunitario o extrahospitalario, señala el Dr. Alejandro Macías, pero el asunto no es cuantificable por un problema común en los países en desarrollo: la infraestructura en los laboratorios no es la óptima y con frecuencia no existe la capacidad para identificar a los microorganismos, pues aunque las pruebas no son complicadas, se requiere de cierto nivel técnico del que muchas veces se carece.

“Creo que es muy probable que el fenómeno esté ocurriendo en México ‘debajo de la línea del radar’, lo que significa que está subyacente y no se ha detectado en su totalidad. La experiencia de instituciones como el INCMNSZ y algunos laboratorios es que se han visto casos aislados, los cuales pudieran ser la punta del iceberg de una problemática generalizada a nivel comunitario, proporcionalmente similar a la que hay en Estados Unidos”, sentencia el experto.

Ante tal panorama, la Dra. Alethse de la Torre hace un llamado específico: “Más que preocuparnos debemos ocuparnos, y uno de los principales factores que está generando que los microorganismos expresen este tipo de resistencias es el mal uso de medicamentos”.

Por desgracia, en México tenemos el mal hábito de la autoprescripción, muchas veces de antibióticos, y esto ha tenido repercusiones negativas a largo plazo. “Una de las primeras medidas para evitar complicaciones, no sólo por esta bacteria, sino otras resistentes, es el uso adecuado de antibióticos. Debemos emplear estos medicamentos correctamente, con apego a los más estrictos estándares y bajo seguimiento médico”, indica la especialista.

De la Torre Rosas advierte que la proliferación de microorganismos resistentes, como el EDRM, es un fenómeno con posibilidades de aumentar. “En algún momento lo vamos a observar, pero si estamos preparados y evitamos este tipo de conductas tan arraigadas en nuestra sociedad, podremos responder mejor”.

El Dr. Macías coincide, pues señala que “hay que insistir en que la autoprescripción es un ‘cáncer’. Lo vimos con la epidemia de influenza A(H1N1), ya que las personas con mayores complicaciones fueron las que tomaron un antibiótico por cuenta propia y dejaron pasar mucho tiempo antes de recibir atención especializada”.

Así, concluye el experto, si seguimos sin atender el tema de la autoprescripción “el problema se puede agravar y es probable que se incremente sustancialmente la prevalencia de este tipo de infecciones en la comunidad. Esto no significa que el EDRM vaya a alcanzar proporciones del nivel de, digamos, una epidemia de influenza, ni que todos vayamos a morir por infección de estafilococo, pero se trata de un fenómeno mundial y tenemos que estar preparados”.

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Dermatología

Cómo depilar el área del bikini


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore