Centro de Dermatología / Artículos

Hidroquinona para desmanchar la piel

La aparición de manchas en la cara, manos y brazos (melasmas) es un problema estético frecuente que se debe a factores ambientales adversos, contaminación o irse a dormir sin retirar los cosméticos del rostro. Como solución puede recurrirse a cremas con hidroquinona, las cuales pocas veces presentan reacciones adversas.

La piel es el más honesto reflejo del trato que tenemos con nuestra apariencia física, pero también de los efectos de humo, lluvia y, principalmente, de los rayos ultravioleta de la luz solar; de manera natural, este importante tejido-órgano reacciona para defenderse de las agresiones produciendo melanina (pigmento generado por células llamadas melanocitos) de manera descontrolada y excesiva, que al concentrarse en ciertas regiones da origen a manchas color café claro u oscuras no dolorosas, con bordes poco definidos, que son fáciles de localizar.

Aunque las manchas también pueden ser producidas por pastillas anticonceptivas, cosméticos, dieta deficiente en ciertos nutrientes, factores hereditarios, uso de medicamentos (algunos antiinflamatorios, antibióticos, diuréticos y analgésicos) e incluso cambios hormonales generados en la madre durante la gestación (conocido como paño o melasma del embarazo), las regiones más afectadas siguen siendo frente, mejillas, nariz y labio superior; curiosamente, la pigmentación excesiva sigue casi siempre un patrón simétrico en ambos lados del rostro.

Varias soluciones se presentan para este tipo de problemas, pero quizá el más difundido sea el uso de cremas o tratamientos a base de hidroquinona, sustancia de aplicación directa en la piel que disminuye la producción de pigmento, y que por lo general se aplica durante las noches.

Hipercromías y tratamiento

Además del melasma hay otras alteraciones caracterizadas por pigmentación excesiva de la piel, lo que se conoce como hipercromía, y entre las más importantes encontramos:

Existen tratamientos con hidroquinona, útiles para cualquier hipercromía, cuya concentración es de 2%, y sólo el dermatólogo es indicado para prescribir tratamiento con porcentajes más altos (4, 6 y hasta 10%), dependiendo de cada caso. Gracias a estos productos las manchas desaparecen gradualmente (en un período de 1 a 4 meses), aunque en algunos casos pueden permanecer algunas marcas.

Además del tratamiento farmacológico, se recomienda llevar a cabo ciertos hábitos que ayuden a eliminar el problema, como no exponer la piel al Sol y aplicar "bloqueador" para dar protección extra. Además, en los casos de mujeres en que las manchas se deban al uso de anticonceptivos, se recomienda suspenderlos; cuando el melasma se origina como efecto del embarazo, la pigmentación suele normalizarse cuando los niveles hormonales vuelven a su concentración habitual, luego del parto.

¿Es segura la hidroquinona?

Las pomadas elaboradas con este químico son generalmente seguras, pero se sabe que pueden generar algunas reacciones secundarias, como sensibilización e irritación cutánea moderada, ardor, urticaria y dermatitis alérgica. En cualquiera de estos casos se debe suspender el tratamiento y se deberá acudir al dermatólogo.

Aunque se ha difundido que esta sustancia podría generar cáncer de piel, debe aclararse que dicha afirmación se basa en un error de apreciación y no en pruebas científicas. El hecho real es que se han dado casos aislados de personas que aplican hidroquinona en manchas que ya son de tipo cancerígeno (melanomas), y la reacción que se presenta es una aceleración en el desarrollo de este tipo de tejido maligno.

Por ello, la administración de estos productos, aunque segura, debe ser supervisada por un dermatólogo para evitar sospechas sobre el origen de las manchas. Un melanoma se distingue por los siguientes factores:

Cualquier sospecha de cáncer cutáneo contraindica la aplicación de hidroquinona, que en la fórmula del producto también puede recibir alguno de los siguientes nombres: 1,4-dihidroxibenceno, p-dioxobenceno, 1,4 p-bencendiol, hidroquinol, quinol y teequinol. El melanoma debe ser tratado con otros métodos, como quimioterapia, radioterapia o cirugía.

Sólo recuerda que el uso de hidroquinona, como ocurre con cualquier otra sustancia química empleada con fines cosméticos y de salud, debe ser moderado y con apego a las indicaciones del especialista para que ofrezca los resultados esperados y la piel luzca plena, tersa y radiante.