Labios resecos

    SyM
Labios resecos, Resequedad labial

Si te preguntas por qué se resecan los labios, tan sólo piensa en todos los factores a los que se enfrentan día a día: saliva, polvo, frío o calor, Sol, viento y alimentos irritantes, entre otros. Todos ellos afectan la salud de los labios y, por tanto, su apariencia. ¡Conoce cómo protegerlos y conservar tus labios sanos!

Causas de grietas en los labios

La resequedad es manifestación de falta de hidratación en los labios, pues éstos se resecan más rápido y más fácilmente que cualquier otra parte del cuerpo al carecer de glándulas sebáceas y sudoríparas que, en el resto del organismo, evitan la evaporación de la humedad.

Además, los labios contienen menos melanina y queratina, sustancias que protegen la piel de los rayos solares y otros factores como:

  • Contacto con el frío y viento.
  • Beber poca agua.
  • Deficiente consumo de vitaminas A y E en la alimentación.
  • Clima caluroso.
  • Ingerir alimentos o bebidas muy fríos o muy calientes.
  • Respirar por la boca.
  • Tabaquismo.

Signos de resequedad labial

Es sencillo identificar unos labios resecos, pues ante alguno o varios de los factores mencionados presentan:

  • Formación de grietas (labios partidos).
  • Desprendimiento de la piel.
  • Ardor.

Prevención, lo mejor para tener labios besables

Combate la resequedad labial y conserva unos labios besables con las siguientes medidas sobre cómo curar labios partidos:

  • Antes de salir al aire libre, aplícate diariamente humectantes labiales que contengan protector solar con factor 15 o superior.
  • Evita usar lápices labiales indelebles (cuyo efecto dura, en promedio, 8 horas) porque tienden a resecar más la piel y facilitan la aparición de grietas en los labios.
  • Bebe mucha agua (8 a 10 vasos al día) para compensar la falta de hidratación en los labios, sobre todo en climas calurosos o invierno. Es muy importante humectar tu piel desde el interior de tu organismo.
  • La vitamina A es necesaria para el desarrollo de los huesos y el buen estado de las células de mucosas y piel que te ayudarán a tener labios sanos. Consúmela en alimentos como hígado, pescado, yema de huevo, mantequilla y queso, así como en melón, zanahoria, mango y espinacas para evitar labios agrietados.
  • A su vez, la vitamina E ayuda a que la vitamina A no se destruya, al mismo tiempo que proporciona oxígeno al organismo y retarda el envejecimiento celular. Frutas y verduras como ciruela, espinacas, plátano, manzana, espárragos y aguacate la contienen naturalmente.
  • También puedes optar por complementos vitamínicos y alimenticios que te ayuden a suplir la deficiencia de estas vitaminas.
  • Impide el contacto de tus labios con alimentos salados, picantes o bebidas ácidas, sobre todo si son sensibles.
  • Después de bañarte en el mar o alberca, lava tus labios con agua limpia.
  • En invierno, es recomendable usar un humidificador tanto en casa como en el trabajo para evitar los labios resecos.
  • Lamer o morder los labios empeora la resequedad labial debido a que la saliva contiene enzimas digestivas que, pese a no ser demasiado fuertes, pueden lastimar más los labios partidos.
  • Algunas pastas dentales y enjuagues bucales pueden provocar grietas en los labios de personas alérgicas o sensibles a estas sustancias, pero pueden utilizar el cepillo dental solo o con bicarbonato de sodio.
  • Exfólialos al menos una vez a la semana, puedes usar azúcar para mantener labios besables.

Tratamiento de los labios resecos

Además de aplicarte humectantes labiales y lipsticks con vitaminas A y E, otros remedios para labios resecos que se recomiendan son frotar suavemente los labios con un cepillo dental y vaselina, en lapsos de 2 ó 3 minutos cada tercer día. ¡Verás que con estos consejos tendrás labios sanos!

descarga este artículo en PDF