Manos, espejo del envejecimiento

  • SyM - Nizarindani Sopeña
Piel de las manos, Envejecimiento

La piel de las manos es delicada y propensa a deteriorarse, ya que no retiene agua como otras áreas. El paso del tiempo no puede detenerse, pero sí el avance de los daños al poner en marcha acciones que las harán tener mejor aspecto, ¿quieres comprobarlo?

Las manos son una de las partes de nuestro cuerpo que más utilizamos y que debemos proteger, sobre todo porque están expuestas a rayos solares, tabaco, jabones, agua, detergentes y otros factores dañinos. A continuación presentamos algunas recomendaciones para darles la atención que merecen.

Manchas en las manos

Una de las huellas que deja el paso del tiempo en nuestras manos es la formación de manchas oscuras, lo que ocurre debido a que la producción de melanina (principal pigmento de la piel) se hace irregular y el color no se distribuye de manera uniforme. Otra causa es el efecto de los rayos solares, que estimulan la acción de los melanocitos (células que conforman la melanina) que generan lunares, los cuales también pueden ser producidos por actividad hormonal femenina anormal, siendo más notorio durante el embarazo o al entrar en la etapa del climaterio o menopausia.

La solución está en productos que contengan extractos de ácidos de frutas que actúan exfoliando (limpiando a profundidad) la capa más superficial de la piel, favoreciendo su renovación y haciendo que crezcan células jóvenes. Es también recomendable usar algún bloqueador solar para manos, además de evitar la exposición prolongada al Sol.

Higiene

Después de realizar cualquier actividad es conveniente lavarse las manos con jabón, sobre todo los que en su fórmula contemplan miel, lanolina y vitaminas, evitando aquellos que contienen productos químicos que pueden lastimar la piel, como lo fabricados para limpiar ropa (detergentes).

Hidratación

Después del lavado de las manos se pueden utilizar cremas o fluidos hidratantes, principalmente los que incluyan vitaminas A, C y D. La aplicación debe hacerse desde la punta de los dedos hasta el antebrazo, lo cual facilitará también la circulación de la sangre. La acción puede verse complementada con un masaje, que puede ser estimulante -si los movimientos son vigorosos o relajante si se hace de manera lenta, de esta forma también se reafirman los músculos, ya que hay algunos productos que contienen elementos que combaten las pieles flácidas. Es de tomar en cuenta que hay que evitar los movimientos bruscos o dolorosos, y la presión a ejercer será suave en las áreas óseas y más vigorosa en los músculos.

Aspereza

Si a pesar de todo la piel de las manos continúa áspera, se recomienda sumergirlas en parafina pura caliente durante algunos segundos, al paso de los cuales se debe aplicar vaselina y glicerina, con lo que se conseguirá hidratar, tonificar y nutrir la piel. Considera que hay personas extremadamente sensibles al calor, para quienes no se recomienda este tratamiento.

Algunos consejos más:

  • Evita el contacto de las manos con sustancias dañinas, como detergentes y químicos.
  • Procura usar guantes para los quehaceres pesados.
  • Elige agua fría para los lavados y procura no tenerlas mucho tiempo en remojo; la caliente ablanda y deshidrata piel y uñas.
  • Seca perfectamente las manos después de lavarlas, insistiendo especialmente en las uñas.
  • Aplica crema para manos, como mínimo, dos veces al día, aunque lo recomendable es utilizarla siempre después de lavarse las manos.
  • Protégelas en temperaturas bajas con guantes de lana o piel; el frío es terrible enemigo.

Siguiendo estos consejos conservarás buena salud en tus manos, además de que retardarás los efectos del envejecimiento en la piel de las manos, ¡créalo!

descarga este artículo en PDF