¡Haz clic aquí!
Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Piel de gallina tiene remedio

Miércoles 26 de febrero del 2014, 03:01 pm, última actualización.

Puede presentarse a cualquier edad, pero aparece con mayor frecuencia en la adolescencia. Se trata de la queratosis, padecimiento que se relaciona con la acumulación de la proteína queratina en la superficie de la piel, condición que no afecta a la salud pero que brinda aspecto desagradable.

Queratosis, Piel de gallina

Tal vez hayas visto, o tocado, a una persona con pequeñas protuberancias en la piel (aparecen generalmente en hombros, muslos, espalda y glúteos) o granitos, las cuales poseen diferentes tonalidades de color, desde el blanco hasta el rojo.

Quizá hayas descubierto también que la gente con estas características procura ocultar las zonas corporales antes descritas si asiste a una cena de gala o bien, cuando acude a la playa, ante el temor de convertirse en blanco de burlas o cuchicheos.

Este tipo de afección se conoce médicamente como queratosis pilaris (coloquialmente se le llama "piel de gallina"), la cual se confunde a menudo con espinillas, aunque tal comparación es incorrecta pues éstas acumulan sebo, mientras que la enfermedad que nos ocupa se refiere al incremento de la proteína queratina, la cual se almacena en los folículos de los vellos en forma de pequeñas protuberancias.

La piel de gallina es un desorden dermatológico que empeora durante el invierno y tiende a desaparecer en el verano, ello porque durante la temporada en que hace más frío la epidermis tiende a resecarse, ya que el agua y grasa, componentes que la mantienen lubricada, disminuyen notablemente. Este trastorno -insistimos-, no es dañino, pero no es nada agradable a la vista y tacto, por lo que la gran mayoría de quienes la sufren desean eliminarlo por fines estéticos.

Herencia y queratina

Esta molesta afección es una condición genética, y aunque se sospecha que algunos alimentos pueden agravarla (leche y sus derivados, por ejemplo), no hay datos concluyentes al respecto. Sin embargo, como ocurre con otros problemas dermatológicos, cada caso es diferente, por lo que la atención deberá ser personalizada, pues no toda la gente reacciona de la misma forma ante los tratamientos existentes.

En ocasiones, estas molestas erupciones desaparecen espontáneamente al concluir la adolescencia, aunque la mayoría de pacientes deben estar bajo tratamiento constante para evitar que reaparezcan.


Consejos prácticos

A final de cuentas, como la queratosis se refiere a la acumulación de células en las capas superiores de la piel, la solución se basa en eliminar dichos elementos, para lo cual es común la utilización de exfoliantes, componentes que tienen la capacidad de eliminar células muertas, puntos negros, impurezas y grasa, agentes que tienden a obstruir los poros e impedir que la piel se regenere.

En general, los exfoliantes pueden encontrarse en forma de gel o crema, y deberán aplicarse en la ducha, durante 30 segundos, mediante suave masaje en las zonas donde se encuentren las protuberancias.

Es recomendable que quien sufra queratosis prefiera los productos que contengan alfahidroxiácidos (AHA), mejor conocidos como ácidos frutales, los cuales han demostrado ser muy efectivos para este tipo de problema, aunque también son utilizados para combatir arrugas y conservar apariencia saludable y juvenil en el rostro, cuello y manos.

Después del baño se recomienda usar una crema humectante para suavizar y evitar la resequedad, la cual debe contener también ácido glicólico o AHA. Tenga en cuenta que los resultados se observarán, en promedio, al transcurrir entre 2 ó 3 meses.

Por otro lado, hay quien recurre a la aplicación de vaselina con agua o ácido salicílico (que desprende la capa superficial de la piel) para aplanar los granos, así como a cremas que contienen tretinoina, químico relacionado con la vitamina A, procedimientos que dan buenos resultados.



La opinión del dermatólogo

Los tratamientos caseros resultan ser efectivos, pero siempre será recomendable buscar la opinión calificada de un dermatólogo, especialista que en casos severos podrá prescribir cremas con contenidos más altos de AHA o vitamina A y D, jabones suaves que no irriten la piel (porque la sequedad agrava el problema), así como baños en tina, una vez por semana, con aceites naturales.

Otras veces será recomendable acudir a una clínica dermatológica para someterse a un tratamiento intensivo, el cual podrá incluir un peeling, que es un procedimiento químico o mecánico mediante el cual se remueven los granitos característicos de este padecimiento. La materia prima más utilizada en dicho proceso es el ácido glicólico, aunque en algunos lugares se aplica un compuesto derivado de la calabaza, el pumpkin-peel, que actúa igual que otros ácidos y que además es rico en vitamina A.

Por otro lado, existe la técnica micro-peel, que también se utiliza para tratar problemas de poros dilatados y marcas de acné, la cual se basa en la remoción de la capa superficial de la piel con un aparato que posee cristales que giran a gran velocidad al tiempo que succionan los residuos; la sesión dura, en promedio, 30 minutos.

Finalmente se puede mencionar a la dermoabrasión, método similar al anteriormente descrito, con la pequeña diferencia de que los cristales son sustituidos por diamantes, lo que hace que el precio se eleve un poco, aunque bien vale la pena, pues los resultados son notables.

Así las cosas, si sufres de esta desagradable condición considera que la ciencia y la industria cosmética ofrecen soluciones con resultados palpables, lo cual impedirá que tengas que ocultar alguna parte de tu cuerpo por miedo al "qué dirán".

SyM - Fernando González G.

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Dermatología

Labios resecos, víctimas del frío


Ver más...


Los pulmones son los únicos órganos humanos que flotan en agua gracias a los alveolos, estructuras que se llenan de oxígeno al respirar.

Logo Comscore