Centro de Dermatología / Artículos

Sabañones, marcas del clima en la piel

Más que antiestéticas manchas de color rojo, los sabañones causan molestias como hinchazón, comezón y dolor, y en casos graves pueden generar heridas en la piel e incapacidad en el movimiento de pies y manos. Las mujeres son más sensibles a este padecimiento, el cual es más frecuente en invierno; hay una razón para ello; ¿quieres saber cuál es?

Llega la temporada fría, los cambios de temperatura y la humedad, y con ellos mucha gente se alista para prevenirse de enfermedades comunes de las vías respiratorias, como gripe o resfriado. Sin embargo, el invierno implica la posibilidad de que aparezcan otros padecimientos, como los sabañones, que son molestos, dolorosos y generan sensación de picazón en la piel.

Este problema, conocido en términos médicos como perniosis, luce a la vista como una o varias manchas rojizas simétricas e inflamadas que aparecen en los dedos de pies y manos, aunque también pueden surgir en nariz u orejas, y por motivos no del todo establecidos suelen ser más frecuentes en mujeres que en hombres.

¿Qué causa los sabañones?

Uno de los errores más frecuentes al hablar de sabañones es culpar únicamente a ciertos factores externos al organismo, en especial a las bajas temperaturas o los cambios bruscos de las mismas; empero, debe aclararse que si bien estos factores aceleran o agudizan la anomalía, hay que ir un poco más a fondo para establecer la verdadera causa de la dolencia.

El origen de los sabañones es una alteración en la circulación motivado por problemas genéticos y, según se especula, hormonales. En lo que respecta al primer punto, cabe mencionar que se ha encontrado que las personas con este padecimiento son más sensibles al frío, motivo por el que un descenso en la temperatura estimula y tensa sobremanera las terminaciones nerviosas que rodean a los vasos sanguíneos, de manera que comprimen a venas y arterias y, por tanto, impiden el adecuado flujo de sangre.

Además, aunque los sabañones pueden presentarse en cualquier lugar del cuerpo, las partes más sensibles son las extremidades, tanto por ser las regiones del cuerpo más lejanas del corazón, mismas en las que la fuerza del bombeo es más débil e insuficiente para que la sangre fluya a través de vías parcialmente bloqueadas, como por que los vasos en estas regiones son, por naturaleza, más delgados y fáciles de obstruirse a causa de la contracción nerviosa.

Asimismo, y sin que este aspecto todavía se tenga del todo aclarado, se especula que los factores hormonales también influyen en la aparición de este mal, debido a una serie de observaciones que aún deben estudiarse más a fondo. Sin embargo, las estadísticas permiten apreciar que la mayoría de quienes padecen sabañones son mujeres y que el padecimiento es frecuente en féminas jóvenes (con mayor nivel hormonal) y disminuye considerablemente entre las que se encuentran en la etapa madura. Asimismo, se ha observado que desaparece en quienes están embarazadas o ya tienen un hijo.

Prevención y tratamiento de sabañones

En primera instancia las personas con sabañones pueden creer que las manchas se deben a una picadura de insecto, pero después la lesión se vuelve violácea y se mantiene algún tiempo; incluso hay casos en los que la evolución puede ser muy severa y se llega a romper la piel y a ulcerarse, propiciando infecciones locales y pequeñas hemorragias.

En apariencia, el problema de perniosis desaparece con la llegada de la temporada cálida, ya que el frío deja de estimular al sistema nervioso y éste puede relajarse, pero es de esperar que las manchas, inflamación y molestias vuelvan a aparecer durante el siguiente invierno justo en el mismo lugar; dicho de otro modo, el problema se mantiene siempre latente y se agudiza cuando la temperatura baja.

No obstante, existen medidas preventivas para que la presencia de este problema sea disminuida:

Considera que es muy importante que una persona con sabañones consulte a un dermatólogo, ya que dicho especialista tiene la capacidad de diferenciar entre sabañones y otros padecimientos mucho más graves que se manifiestan de idéntica manera, como el lupus (enfermedad inflamatoria que además de presentarse con manchas rojizas en la piel puede dañar articulaciones, riñones, pulmones, sistema nervioso, tubo digestivo y aparato circulatorio).

Además, toma en cuenta que en casos severos o que generan incapacidad (cuando la molestia e hinchazón impiden tomar objetos o caminar con normalidad) es posible recurrir a medicamentos que dilatan venas y arterias (vasodilatadores), lo cual contribuye a mejorar notablemente el problema.

Finalmente, la recomendación consiste en atender este problema con asesoría de un médico (dermatólogo) que evalúe el caso, a fin de pasar una temporada invernal sin molestias ni incapacidades que puedan resultar frustrantes al privar a un individuo de la convivencia familiar en momentos emotivos e irrepetibles, como suele ocurrir durante las celebraciones de fin de año.