Beneficios de la clorofila en la dieta diaria - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Clorofila, fuente de vida

Miércoles 05 de abril del 2017, 05:39 pm, última actualización

La clorofila que generan los vegetales sigue asombrando a la Medicina, pues ha comenzado a mostrar su utilidad no sólo para combatir el mal aliento, sino para oxigenar la sangre y eliminar toxinas relacionadas con envejecimiento celular y cáncer. ¡Descubre las virtudes de este tesoro de la naturaleza!

Clorofila, fuente de vida

Las hipótesis actuales indican que las primeras especies de algas y plantas capaces de crear su propio alimento y energía a partir de la luz del Sol surgieron hace 3,600 millones de años. El secreto en este importantísimo salto evolutivo, y gracias al cual ha podido sostenerse la vida en la Tierra, radicó en el surgimiento de una molécula: la clorofila.

Tan modesta sustancia también estaba destinada a modificar definitivamente la apariencia del entonces opaco y árido planeta, pues su color verde, sinónimo de vida en nuestros días, se fue extendiendo con el paso de los siglos hasta crear enormes bosques, selvas o estepas que luego serían el sustento de gran variedad de especies, entre las que se incluye el ser humano.

A pesar de que numerosas criaturas han desaparecido o evolucionado, la clorofila sigue siendo la misma molécula de sus orígenes, y justo ahora, después de tantos siglos, la Ciencia Médica centra su atención en ella y comienza a reconocerle propiedades como reguladora de grasa y antioxidante (bloquea a los radicales libres, moléculas responsables de envejecimiento celular y formación de tejidos cancerosos), además de que se ha revalorado el papel que le da la Medicina tradicional, misma que considera que los vegetales verdes son ideales para la depuración, renovación y protección del organismo.

Así, aunque todavía hay muchos estudios en curso que permitirán comprobar las propiedades de este compuesto, e incluso nos ayudarán a conocer nuevas cualidades, puede considerarse desde ahora a la clorofila como un elemento de gran valor que nos permite prevenir numerosos padecimientos y, por tanto, no es mala idea comenzar a incluirla en nuestra dieta.

Verde, que te quiero verde

Los vegetales son una fuente indispensable de vitaminas y minerales, además de otras sustancias que el organismo utiliza a nivel celular de diversas maneras; sin duda, la clorofila es una de ellas y, en buena medida, ocurre así porque su estructura química, descrita a detalle por primera vez en 1913 por el científico alemán Richard Willstatter, guarda cierta similitud con la hemoglobina, que es la sustancia en la sangre encargada de transportar oxígeno a las células.

Las principales propiedades de la clorofila son diversas, pero pueden resumirse en las siguientes:

  • Además de aportar energía vital proveniente de la fotosíntesis, la clorofila tiene la ventaja de ser un producto natural sobre el que no se han reportado casos de reacciones adversas o de rechazo.
  • Posee notable actividad desodorante, por lo que además de ser de gran utilidad para combatir problemas de mal aliento ocasionados por tabaco, bebidas alcohólicas y alimentos, ayuda a eliminar olores desagradables en transpiración, orina y materia fecal.
  • Desde la antigüedad se le ha reconocido como elemento cicatrizante y, por ello, se utiliza en productos de consumo oral o que se aplican directamente en la piel, a fin de que estimulen la cicatrización de tejidos dañados y heridas (además, se dice que reducen la formación de cicatrices y el riesgo de infección).
  • Bloquea el efecto de varias sustancias que se relacionan con el envejecimiento prematuro de los tejidos o el surgimiento de células cancerosas. En efecto, se ha observado que la clorofila se adhiere a moléculas de humo de tabaco, combustible diesel y otros agentes contaminantes, de modo que las bloquea y permite que el organismo las deseche a través de la orina.
  • Ya que mejora la aportación de oxígeno y a que elimina sustancias nocivas en la sangre, permite que intestinos, riñones e hígado funcionan de manera más equilibrada. Esta misma cualidad ayuda al cerebro y sistema nervioso, lo cual se traduce en mejor capacidad de memoria y concentración.
  • Es muy probable que beneficie a la salud circulatoria, pues un estudio realizado con animales ha comprobado que su consumo diario disminuye en forma significativa los niveles de grasa (colesterol y triglicéridos) en sangre. De este modo, puede ser un producto que reduzca el riesgo de padecer infartos y que mejore la dieta de pacientes con colesterol elevado, obesidad, presión arterial alta y diabetes (cifras de azúcar en sangre mayores a lo normal).

Además de las cualidades citadas, se dice que la clorofila combate microorganismos, mejora algunos síntomas o enfermedades reumáticas como artritis (inflamación de las articulaciones) o artrosis (desgaste de las mismas), permite que el calcio se fije en los huesos, regula el tránsito intestinal, fortalece al sistema de defensas (inmunológico) y mejora el funcionamiento del corazón (aporta magnesio, mineral que se requiere para la adecuada transmisión de impulsos eléctricos que regulan al ritmo cardiaco). Sin embargo, el único sustento para estas afirmaciones, hasta el momento, son las observaciones empíricas realizadas por médicos naturistas.

Verde será

Incorporar un poco más de clorofila en la dieta puede ser buena idea, ya que la alimentación del hombre moderno se basa en grasas, hidratos de carbono y carnes rojas, a la vez que toma cada vez menos en cuenta a frutas, cereales integrales, verduras y hortalizas.

Precisamente estas últimas son nuestra fuente más importante de clorofila, y entre ellas podemos encontrar lechuga, col, brócoli, berro, perejil, cilantro, apio, nopal, ejotes, chícharos, acelgas y espinacas, sin olvidar la importante aportación que pueden darnos los germinados (brotes de semillas de soya, trigo, alfalfa, lenteja, cebada, ajonjolí u otros) y las algas verdes, entre las que destaca la espirulina.

Para hacer un buen consumo de estos alimentos, te aconsejamos tomar en cuenta los siguientes puntos:

  • Al seleccionar verduras y hortalizas, procura que su apariencia sea atractiva a la vista y de textura firme al tacto; no las elijas cuando se sientan débiles y descoloridas, o sus hojas luzcan marchitas, secas y maltratadas.
  • Conserva los vegetales en la parte inferior de su refrigerador, donde se mantiene una temperatura aproximada de 10º C, ya que más frío puede estropearlos.
  • Trata de almacenar las hortalizas en bolsas de papel. Cuando permanecen en contenedores de plástico generan humedad que puede ser aprovechada por microorganismos contaminantes.
  • Si no tienes otro recurso para almacenar que no sean envases plásticos, cambia los productos cada 3 ó 4 días de bolsa o recipiente.
  • Antes de consumir estos alimentos, desinféctalos con productos de uso comercial que contengan cloro o yodo, siguiendo las instrucciones del fabricante. No los dejes sumergidos en la solución más tiempo del indicado, ya que pueden perder algunas de sus propiedades.
  • Desde el punto de vista gastronómico y nutricional, es preferible que estos vegetales se ingieran crudos, ya que así se obtienen todos los beneficios que nos brindan. Puedes acompañarlos con aderezos o aceite de oliva.
  • Nunca ingieras vegetales y hortalizas de olor y/o apariencia desagradables.

Ahora bien, algunos especialistas en medicina naturista indican que la clorofila que se ingiere a través de los alimentos no se aprovecha del todo, ya que una parte queda atrapada entre las paredes celulares de los vegetales o, simplemente, el sistema digestivo no puede absorberla.

Para evitar este problema, recomiendan que el consumo de esta sustancia se mejore a través de suplementos (disponibles en cápsulas y solución) o, mejor aún, prescriben productos novedosos elaborados con clorofilina, compuesto que se obtiene de la clorofila y que tiene las mismas propiedades de ésta, pero que es más fácil de absorber. En todo caso, recuerda que la elección de cualquiera de estos complementos y las inquietudes que existan sobre su uso deberán consultarse con un especialista en alimentación.

Finalmente, queda señalar que si algún vegetal o producto con clorofila ocasiona reacciones adversas (indigestión, granitos en la piel y malestar general, entre otros síntomas), debe suspenderse su consumo y notificarlo a la brevedad con el nutriólogo o médico naturista. Asimismo, considera que cuando esta sustancia se ingiere de manera prolongada puede alterar el color de las heces y la orina, haciéndolas más oscuras y de tono verde, pero ello no es síntoma de enfermedad, sino un efecto normal.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Dermatología

Cómo depilar el área del bikini


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore