Cualidades del durazno para una nutrición saludable - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

25 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Durazno, seductor y nutritivo

Martes 20 de junio del 2017, 09:26 am, última actualización

Debido a su olor, textura y sabor, el durazno ha formado parte de la dieta del ser humano desde tiempos remotos, y su cultivo se practica desde hace siglos en China, su tierra de origen. Pero no sólo eso: su consumo ofrece grandes beneficios a la salud.

Duraznos
Durazno, seductor y nutritivo

El durazno es uno de los frutos más seductores del mundo, ya que cuenta con una serie de atributos que estimulan nuestros sentidos y a los cuales es difícil escapar: resalta a la vista por sus bellas tonalidades amarillas, anaranjadas y rojizas; al tacto, por su piel suave y aterciopelada que difícilmente pasa inadvertida; al olfato, debido a su aroma delicado y penetrante, y al gusto por su exquisita mezcla agridulce que lo vuelve ingrediente insustituible en repostería y platillos de sabor delicado.

Este suculento y jugoso fruto, conocido en otras latitudes como melocotón, es producido por el duraznero (Prunus persica), árbol que forma parte de la familia de las rosáceas (rosaceae), por lo que es familiar de vegetales muy distinguidos, como manzano, peral, almendro, ciruelo, cerezo, fresa, zarzamora, frambueso y, por supuesto, de todas las variedades de rosas. Aunque es originario de China, debe su nombre científico a Persia (Irán) debido a que a través del comercio con esta región se dio a conocer en Europa.

El duraznero es un árbol pequeño que florece en primavera, da frutos en verano y pierde sus hojas en otoño; alcanza hasta 6 m de altura, aunque a veces crece poco y puede parecer un arbusto. La corteza de su tronco es lisa y se desprende en láminas. Las hojas tienen 7 a 15 cm de largo, su forma es larga como una punta de lanza (lanceoladas) y son brillantes por ambas caras; las flores, por su parte, son de color rosa a rojo y miden 2 a 3.5 cm de diámetro.

El melocotón o durazno es redondo, de cáscara delgada y suele darse con mayor facilidad en lugares templados. Aunque hay muchas variedades, se clasifica en dos tipos: de hueso rojo, en los que la pulpa toma el color de la semilla porque ambas están unidas, y abridor o prisco, en los que el hueso está suelto y es fácil de separar.

Beneficios a cambio de rico sabor

Este popular fruto se consume en todo el mundo, principalmente al natural, aunque es muy común que se comercialice en almíbar o preparado como mermelada; también se incluye en la elaboración de ensaladas, gelatinas, tartas y pasteles, además de que es muy popular a través de la receta conocida como durazno o melocotón Melba, que consiste en bañar un par de mitades de este fruto con helado de vainilla, almendras y crema o licor de frambuesas.

Además de ser rico manjar, el durazno es para los chinos y otros pueblos símbolo de larga vida e inmortalidad, y por ello no es raro encontrar su imagen en pinturas de esta región del planeta o formando parte del decorado de muchas porcelanas. No es para menos, ya que además de sus llamativas cualidades se trata de un alimento que realmente nutre a nuestro organismo.

Por un lado, es un fruto rico en hierro, magnesio, potasio, fósforo y zinc, así como vitaminas A (sobre todo en la cáscara), C, B1, B2 y B3, por lo que, sin ser sustituto de una dieta equilibrada, se recomienda su consumo en estados anémicos e inapetentes.

Además, el contenido de calcio de los duraznos deshidratados (los famosos "orejones") es bastante alto, y por ello se suele aconsejar que lo consuman las personas que desean incrementar o mantener estables los niveles de este mineral, como mujeres en el climaterio (menopausia) con el fin de prevenir el deterioro de su sistema óseo.

En cuanto a la distribución de otros nutrientes, podemos decir que por cada 100 g encontramos aproximadamente 0.6% de proteínas, 0.10% de grasas, 9% de hidratos de carbono y 1.5% de fibra, de modo que un durazno mediano, a pesar de su sabor dulce, no contiene más de 60 calorías, hecho que lo convierte en un postre ideal para personas sujetas a una dieta baja en calorías.

Los especialistas en medicina natural comentan que este aromático fruto posee propiedades diuréticas y laxantes, así que aconsejan consumir su pulpa a personas que necesitan activar su función de riñones (renal) o intestinos, o simplemente a quienes desean depurar su organismo y eliminar toxinas.

Cabe mencionar que aunque toda la fruta es aprovechable, hay personas que deben retirarle la cáscara, ya que puede hacer más lenta la digestión, aunque con esta acción pierden considerable cantidad de vitamina A. Además, no es recomendable saborear el hueso o pepita por largo tiempo, mucho menos masticarlo, ya que contiene ácido cianhídrico, sustancia venenosa que intoxica al organismo y le llega a causar grandes molestias, como dolores de estómago y cabeza o vómito.

Finalmente, es útil saber que gracias al color del durazno podemos saber si está maduro, por ejemplo, si la última zona de la piel que luce verde toma un tono amarillo es señal de que el fruto está listo para su consumo. Además de lo anterior, cerciórate de que su olor sea suave, aromático y fresco.

Otras aplicaciones

Con las hojas y flores del duraznero se suele preparar té o infusiones curativas con cualidades particulares, ya que mientras las primeras son diuréticas las segundas son purgantes (laxantes), además de que se recomiendan para sobrellevar momentos de mucha ansiedad o nerviosismo, pues actúan a modo de suave calmante.

El té de hojas de durazno se prepara con 20 o 30 g de hojas o flores por litro; el agua hirviente se vacía lentamente sobre las hojas (tal como actúa una cafetera), o una vez que el líquido ha hervido se retira del fuego y hasta entonces se colocan las delicadas porciones vegetales, dejándolas reposar de 5 a 10 minutos; luego se cuela y se guarda en lugar fresco, preferentemente en envase de vidrio. La dosis dependerá del problema a tratar, pero se suele tomar a razón de una taza fría cada 4 horas.

Asimismo, con la goma resinosa que se extrae de su árbol puede hacerse un remedio para aliviar los síntomas de tos ferina (ataques de tos que generalmente terminan con una aspiración prolongada, profunda y que emite un sonido agudo; es altamente contagiosa); se prepara mezclando una cucharada de goma de duraznero y una taza de leche caliente; una vez que está lista la preparación se deja enfriar, se endulza al gusto y se bebe.

Aunque las cualidades del durazno bastan por sí solas para animarse a probarlo y consumirlo regularmente, esperamos que estas recomendaciones te motiven todavía más a incluir este fruto en tu dieta habitual. No te arrepentirás de comer uno de los tantos deliciosos platillos que lo contienen o lo convierten en la estrella principal de la mesa.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Dermatología

Cómo depilar el área del bikini


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore