Várices

Várices

Las venas son conductos que permiten la circulación de la sangre en un solo sentido: hacia el corazón. Para cumplir con esta función, aquellas que se localizan en las piernas cuentan con válvulas en su interior que se abren parar permitir el paso del fluido hacia arriba, y se cierran para impedir que regrese. 

Las várices se forman cuando estas válvulas no cierran correctamente, permitiendo el estancamiento de la sangre y el aumento de la presión dentro de las venas afectadas, por lo que sus paredes se dilatan a tal grado que sobresalen en la piel.