Lipomas, ¿tumores benignos o malignos?