Centro de Dermatología / Prevención

Cremas reafirmantes, devuelven la juventud

El paso del tiempo, contaminación y cambios de peso son causas de la pérdida de firmeza de la piel, teniendo como resultado arrugas y aspecto desfavorable. No es necesario llegar a la cirugía estética como solución, ya que la Cosmética ofrece productos de gran ayuda como las cremas reafirmantes.

Poco a poco y sin darnos cuenta la epidermis (capa superficial de la piel) se renueva cada 3 ó 4 semanas, de modo que su aspecto se mantiene siempre terso y brillante. La velocidad de regeneración de las células de la piel se hace más lenta después de los 30 años de edad, y si a ello se agrega la influencia de ciertos factores, como exponerse demasiado al Sol o contaminación, fumar, embarazos, estrés, beber alcohol o subir y bajar de peso constantemente, se tendrá como secuela apariencia que no precisamente será la mejor.

Si bien todo el cuerpo resiente los estragos de la flacidez (concretamente senos, abdomen, glúteos, muslos y parte interna de los brazos), es el rostro donde son más notorios, ya que paulatinamente tenderá a lucir opaco y con marcadas líneas de expresión, resultando todavía más notable a partir de la cuarta década de vida, pues además de que los procesos de restauración se entorpecen, los poros se agrandan, la pigmentación general se torna pálida y aparecen manchas oscuras por factores ambientales.

No todo está perdido

Es claro que para evitar la falta de firmeza en los tejidos deben seguirse hábitos saludables, pero también se obtendrán grandes beneficios tras la aplicación de productos como cremas reafirmantes con ingredientes nutritivos e hidratantes que mejoren la salud de la piel, por ejemplo, cremas reafirmantes que suavizan y mejoran su apariencia a la vez que ayuda a reforzar las fibras estructurales.

Algunos de los agentes activos que contienen estas fórmulas son:

 

 

Vale la pena aclarar que la piel del rostro, por ser más delgada y tener mayor necesidad de humectación, requiere fórmulas especiales para luchar contra la flacidez. A menos que el producto indique su efectividad tanto para la tez como para el resto del cuerpo, deben buscarse fórmulas específicas que, aunque en esencia posean los mismos ingredientes, cambian su proporción para controlar y disimular las líneas de expresión.

Asimismo, es importante tomar en cuenta los siguientes aspectos para obtener los máximos beneficios de las cremas reafirmantes:

Los mejores resultados se obtendrán si la aplicación se realiza mediante suave masaje en sentido circular para favorecer su penetración; esto es muy importante debido a que colágeno y elastina son compuestos cuyas moléculas son de gran tamaño, y la aplicación superficial no les ayuda a llegar hasta la dermis.

No está de más recordar que la lozanía y brillantez de la piel dependerá de ciertos cuidados personales, como mantener alimentación balanceada, beber por lo menos 2 litros de agua al día, hacer un poco ejercicio diariamente, brindarle protección ante los compuestos contaminantes y el Sol, y controlar el estrés y los cambios constantes de peso.

En beneficio particular de tu rostro, evita dormir con maquillaje y procura higiene adecuada del cutis dos veces al día: al despertar y antes de acostarse; asimismo, es de gran ayuda el uso de cremas hidratantes desde la adolescencia.

Los expertos recomiendan que las cremas reafirmantes a base de fórmulas ligeras se utilicen 1 o 2 años antes de llegar a la tercera década de vida para que actúen de manera preventiva y, conforme avance la edad se empleen productos con más nutrientes o mayor número de aplicaciones (3 o 4 al día, de acuerdo con los requerimientos de cada piel y la opinión del dermatólogo). El tratamiento debe intensificarse ante determinadas circunstancias, tales como embarazo y dietas adelgazantes, pues son los momentos en que la flacidez y otros problemas como estrías hacen acto de presencia.