Centro de Dermatología / Prevención

Cuidado de los senos para no abandonar la lactancia

La aparición de grietas en los pezones durante la lactancia es una experiencia muy dolorosa para la madre, tanto que puede desear no seguir alimentando a su bebé. Sin embargo, el problema disminuye cuando se le da la protección necesaria a esta sensible zona de la piel.

La ilusión que genera la espera de un bebé es indescriptible y, una vez que el pequeño llega a casa, los padres, pero sobre todo la madre, se dedicarán a brindarle atenciones, cariño y la educación necesaria para que se desarrolle como ser humano.

Uno de los acontecimientos más importantes durante los primeros seis meses de vida del pequeño es la lactancia, ya que la alimentación con leche materna protege y fortalece al sistema de defensas (inmunológico) del bebé, reduce el riesgo de obesidad, evita alergia hacia los alimentos y estimula el desarrollo neurológico.

Sin embargo, y a pesar de los buenos deseos de mamá, este importante episodio puede volverse una tortura, incluso suspenderse, debido a que los senos llegan a sufrir lesiones en la piel muy dolorosas.

“Desde luego que pueden presentarse problemas durante la lactancia, debido principalmente a la succión que realiza el bebé para alimentarse y al congestionamiento de las mamas; ambos factores, junto con otros, pueden desencadenar la dolorosa aparición de grietas en los pezones” comenta el Dr. Francisco Mejía Covarrubias, jefe de consulta externa del Hospital General de México.

No exageramos al decir que estas lesiones dermatológicas pueden desencadenar el suspensión del amamantamiento, “ya que el dolor que ocasiona es muy intenso y, si el problema no se atiende de forma adecuada, puede generar una infección, llamada mastitis”, cuyos síntomas son dolor e hinchazón en la mama, así como aparición de áreas enrojecidas y endurecidas. Si la infección avanza, pueden aparecer escalofríos, cansancio y elevación de la temperatura hasta los 40º C.

Cambio de perspectiva

Antes que nada, el Dr. Mejía Covarrubias enfatiza que no se debe perder de vista que la lactancia materna ofrece grandes beneficios, ya que:

Partiendo de este punto, el especialista señala que “es importante que la lactancia reciba el valor que merece y que el médico, sea ginecólogo o pediatra, brinde educación a la madre sobre este tema. Se requiere información para preparar a los pezones, decir qué debe hacer; por ejemplo, en mujeres con riesgo de grietas se debe aconsejar el uso de crema dermoprotectora, ya que permite una lactancia exitosa”.

De acuerdo con el Dr. Francisco Mejía, incluso en embarazos de gemelos o múltiples, cuando se tiene la educación adecuada, es posible llevar a cabo el amamantamiento. “La clave está en saber detectar los problemas oportunamente y, mejor aún, prevenirlos a través de la preparación de la glándula mamaria”.

Así, para prevenir lesiones en la piel de las mamas pueden seguirse los siguientes consejos:

Ahora bien, cuando el problema de grietas en los pezones se presenta, puedes llevar a cabo las medidas ya citadas y estas otras:

A modo de conclusión, el Dr. Mejía Covarrubias enfatiza en que no hay que perder de vista que “la lactancia genera beneficios no sólo en el organismo, sino que también brinda gran satisfacción psicológica debido al lazo que genera entre madre e hijo. Creo que esto es motivo suficiente para hacer un esfuerzo y no suspender la lactancia por grietas en los pezones, sobre todo porque existen recursos efectivos para prevenirlas y atenderlas”.