Centro de Dermatología / Prevención

Y después de afeitarse, ¿qué?

Por falta de tiempo o simple flojera, muchos hombres no se aplican productos para después de afeitarse, lo que se refleja en lesiones en la piel como rostro enrojecido o aparición de granitos. No te descuides y conoce por qué es importante su uso.

Es claro que rasurarse genera reacciones y desagradables molestias, como irritación de la piel o sensación de tirantez. Imagina que hay incluso quienes llevan a cabo este ritual dos veces por día, dando como resultado que el cutis se reseque, agriete y que los poros no cierren convenientemente, quedando expuestos a las impurezas del ambiente.

Quienes han hecho estudios al respecto refieren que en el rostro masculino hay entre 20 y 25 mil vellos, que crecen diariamente medio milímetro aproximadamente. De ahí que a lo largo de la historia el hombre haya decidido eliminarlos, haciéndolo en primera instancia a tirones, hasta que llegaron los objetos afilados para cortar en vez de arrancar. Sería hasta los siglos XVII y XVIII que se perfeccionaron forma y filo de las navajas de afeitar, gracias a la llegada del acero, material con que son fabricadas hoy en día.

Con el uso del agua y el jabón el rito se suavizó, pero aun así la piel no recibía la atención que merecía.

Signo de la época

La barba ha marcado signos distintivos a lo largo de la historia, por ejemplo, los romanos obligaban a los esclavos a llevar barba y cabello largo, en tanto que los sacerdotes egipcios se depilaban el cuerpo cada tres días. A su vez, los judíos ortodoxos estaban a favor del vello en la cara para prevenir la mezcla racial.

Ya en el siglo XX, en sus primeras décadas la barba era signo bohemio e intelectual; durante los 60 fue símbolo de progreso, y en algunos sitios se prohibía la entrada a barbudos y melenudos. En los 80 la imagen del ejecutivo agresivo exigió un rasurado perfecto, y en los 90, tanto candados, patillas recortadas y líneas de vello muy delgadas adquirieron protagonismo.

Las industrias de la cosmetología y perfumería han evolucionado a la par no sólo en el desarrollo de productos femeninos, sino también para el varón moderno, quien busca cuidar su cutis después de rasurarse. Para él se han creado artículos cuyo fin es reparar la acidez de la piel tras la afeitada, manteniéndola suave, flexible e hidratada.

¿Cómo evitar irritación después de afeitarse?

Tras el paso de la navaja o la máquina rasuradora, la piel del rostro pierde las condiciones que se han mencionado, tornándose sensible, irritada y tirante, por lo que se vuelve imperante restaurarla lo más pronto posible. Así, puedes emplear alguno de los siguientes productos para afeitar:

Algunos de los productos para después de afeitarse que se ofrecen en el mercado incluyen en su fórmula baja concentración de perfume, lo que proporciona toque aún más distinguido al varón que los emplea. Igualmente contemplan compuestos antisépticos para evitar que los poros todavía dilatados por la rasurada sirvan de refugio a bacterias, lo que podría traducirse en exceso de grasa, poros tapados y reacciones alérgicas.

¡Logra una buena afeitada!

No pierdas detalle en cómo afeitarte, pues de eso depende tu apariencia. De cualquier forma, a continuación te proporcionamos importantes consejos:

Ahora, no hay pretexto para no lucir con toda distinción y pulcritud; todo es cuestión de decidirse.