Centro de Dermatología / Prevención

Jeans ajustados... ¡diversos riesgos para tu salud!

Las miradas o los halagos constantes que recibes te comprueban que los pantalones súper ajustados ayudan a lucir sexy, pues resaltan tus curvas, aunque para ello debas sacrificar tu salud y comodidad. Los skinny jeans pueden dañar tu circulación sanguínea y causarte infecciones. ¡Conoce los riesgos de usarlos!

Peligros de usar pantalones apretados

Una mujer británica de 35 años de edad terminó en el hospital con entumecimiento en las piernas y dificultad para caminar luego de haber pasado varias horas en cuclillas mientras vestía skinny jeans; durante ese tiempo, según declaró a los médicos, tuvo la sensación de que sus pantalones pegados resultaban cada vez más apretados e incómodos.

Posteriormente, notó que se le dormían los pies a tal grado que cayó al suelo y pasó varias horas ahí hasta que otras personas la auxiliaron. Cuando por fin llegó al hospital, las enfermeras observaron que presentaba severa hinchazón (edemas) en las piernas, por lo que fue necesario cortar sus jeans para poder quitárselos.

Mala circulación sanguínea

Pocas veces se habla de los problemas que causan los jeans ceñidos, uno de ellos es el síndrome compartimental, que implica aumento de la presión en cierta parte del cuerpo llamada compartimento muscular, y puede dañar nervios y músculos, además del flujo sanguíneo.

En brazos y piernas tenemos una estructura de tejido muy resistente denominada fascia, que separa grupos de músculos entre sí; dentro de cada capa de fascia se encuentra un espacio confinado llamado compartimento, que incluye tejido muscular, nervios y vasos sanguíneos.

La fascia envuelve todas las estructuras corporales, les da soporte y protección, pero no se expande, de manera que cualquier inflamación en un compartimento se traduce en un aumento de presión en el área afectada.

Si esta presión es lo suficientemente alta, el flujo de sangre al compartimento se bloquea, lo cual puede ocasionar lesión permanente en músculos y nervios. El peligro aumenta con el tiempo, es decir, si la presión elevada se prolonga durante un lapso considerable, el músculo puede morir, de tal forma que si el brazo o la pierna no funcionan más, existe el riesgo de que sea necesario amputarlos.

Síndrome "de los pantalones ajustados"

Entre las causas de inflamación que provocan el síndrome compartimental se habla de traumatismos (por ejemplo, a raíz de algún accidente automovilístico), fracturas, el uso de yeso o vendajes ajustados o la práctica de actividades repetitivas, como correr.

El hecho de someter la parte inferior de las piernas o los brazos a presión constante también puede desencadenar el problema, de ahí la advertencia de médicos en el sentido de que usar ropa incómoda afecta la salud.

Los síntomas del síndrome compartimental incluyen:

Un médico identifica la afección si descubre hinchazón en el área o dolor, ya sea al presionar la parte afectada o cuando pide al paciente que mueva, por ejemplo, los dedos del pie hacia arriba y hacia abajo. Adicionalmente, para confirmar el diagnóstico puede tomarse la presión en el compartimento (utilizando una aguja conectada a un medidor de presión).

Si el problema es originado por un vendaje o yeso e, incluso, por el uso de jeans ajustados, es necesario aflojar o cortar el apósito o la tela de la prenda para aliviar la presión. En casos más severos, es posible una intervención quirúrgica (se hacen incisiones a través del tejido muscular) para normalizar la presión sanguínea.

Skinny jeans afectan la salud

Los peligros de usar pantalones apretados no se reducen al síndrome compartimental, también pueden incluir:

De la moda, lo que te acomoda

Sin duda, la apariencia es importante, pero no tanto como la salud. Antes de llenar tu clóset de skinny jeans distintos para cada día de la semana, piensa en las afecciones que puedes enfrentar si utilizas pantalones súper ajustados a diario.

Desde luego, no se trata de ocultar tu figura bajo prendas holgadas, sino de alternar su uso con vestidos, faldas o jeans que te permitan moverte con libertad, sin provocar mala circulación sanguínea o favorecer la hinchazón de tus piernas.

En todo caso, recuerda que salud y belleza suelen ir de la mano si se toman decisiones informadas.