Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Celulitis (piel de naranja)

Jueves 13 de febrero del 2014, 11:51 am, última actualización.

Es un padecimiento que se caracteriza por formar grumos y depósitos grandes e irregulares de grasa en caderas, nalgas y muslos debido a que se pierde la tonicidad y elasticidad de las venas ubicadas en estas regiones. Ello ocasiona que la sangre se estanque en capilares, lo cual impide que las células sean nutridas adecuadamente y los tejidos adiposos se almacenen en forma anormal, asimismo, se acumulan toxinas que destruyen el colágeno y elastina (componentes que ayudan a mantener la piel suave y firme).

Celulitis-Piel de naranja

Celulitis edematosa. Suele aparecer en la pubertad y afecta únicamente a muslos, en los cuales se llega a sentir pesadez y dolor.

Celulitis dura. La piel se torna rígida, su temperatura es más fría que la del resto cuerpo y se manifiesta con ondulaciones y dolor cuando se aprieta ligeramente la zona.

Celulitis blanda. Los tejidos superficiales son fláccidos, hay acumulaciones notorias de grasa, problemas en la circulación sanguínea y dolor muscular.

Causas

  • Dieta desequilibrada.
  • Deficiente circulación de la sangre da lugar a que se retengan agua y toxinas, en consecuencia, los capilares se ven obstruidos.
  • Adolescencia y embarazo, pues durante estas etapas hay excesiva secreción de estrógenos que no es contrarrestada por la hormona progesterona, lo cual conduce a retención de líquidos y grasa.
  • Poca o nula actividad física, específicamente aeróbica, lo que entorpece la irrigación sanguínea hacia los tejidos.
  • Calzar zapatos con tacón alto y vestir prendas muy ajustadas, ya que dificultan el flujo de la sangre.
  • Administración de pastillas anticonceptivas, las que generan alteraciones hormonales que pueden dar lugar a la acumulación de tejido adiposo y agua.
  • Envejecimiento del tejido, proceso conocido como glicación, el cual se presenta por acción de la glucosa sobre las fibras de colágeno y elastina.
  • Predisposición genética.
  • Estrés, que a través de la adrenalina (hormona que nos pone en estado de alerta) favorece el almacenamiento de grasas.

Síntomas

Por etapas:

  • Primera. Se observan diminutos grumos y hoyuelos, sensación de hormigueo en piernas, cansancio y pesadez.
  • Segunda. Los cúmulos de grasa toman más cuerpo, hay leve dolor e inflamación.
  • Tercera. El tejido deformado se endurece y compacta, presentándose intenso dolor, flaccidez, la piel se siente fría y la celulitis se aprecia a simple vista.

Diagnóstico

  • Se basa en los síntomas antes descritos, pero en la primera fase llega a ser difícil advertir su presencia.
  • Termografía. Detecta nódulos de grasa mediante la medición de la temperatura de las zonas afectadas, las cuales regularmente son frías.
  • Video-termografía computarizada. Consiste en la colocación de una faja que tiene sensores térmicos conectados a una computadora en las zonas potencialmente dañadas. Es más exacta que la anterior y mucho más práctica.
  • Videocapilaroscopía. Puede mostrar los capilares sanguíneos a detalle, lo cual permite que se detecten con precisión las alteraciones.

Prevención

  • Dieta balanceada.
  • Beber de 2 a 3 litros de agua, pues la idea generalizada de que ingerir gran cantidad de líquidos favorece su retención, es errónea.
  • Reducir el consumo de sal porque altera la circulación de la sangre y almacena agua en tejidos.
  • Practicar actividad física diariamente, especialmente de tipo aeróbico, como correr, saltar la cuerda, bicicleta, escaladora o jogging, pues no solamente previene la celulitis, sino también las enfermedades cardiovasculares y osteoporosis, entre otras.
  • Evitar el uso de zapatos de tacón y prendas muy ajustadas.

Tratamiento

  • Reducir el consumo de grasas, sal y azúcares.
  • Incrementar la ingesta de frutas, verduras, cereales y agua.
  • Practicar ejercicios aeróbicos, así como sentadillas y flexiones de piernas, ya que ayudan a mantenerse ágil y con músculos fuertes.
  • Aplicar geles y cremas anticelulíticos.
  • Dar masaje con guante de crin en las zonas afectadas durante la ducha; los movimientos deben ser circulares y siempre de abajo hacia arriba.
  • Utilizar aceites aromáticos, ya que estimulan la circulación; los más recomendados son el de eucalipto, limón, lavanda, salvia, romero, enebro, geranio y verbena.
  • Usar cremas reafirmantes y humectantes todos los días.
  • Aparatos, los que al deslizarlos sobre las áreas con celulitis estiran y contraen pliegues cutáneos, lo cual permite que se reestructuren los tejidos y se eliminen toxinas y grasa.
  • Masaje de drenaje linfático; mediante movimientos suaves y rítmicos, el cual tiene como fin ablandar las adiposidades que dan lugar a la "piel de naranja".
  • Evitar situaciones de estrés, para ello puede recurrirse a tranquilizantes naturales.
  • No utilizar prendas ajustadas ni tacones muy altos.

Consulte a su Médico.

SyM

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Dermatología

Labios resecos, víctimas del frío


Ver más...

Logo Comscore