Cirugía plástica para aumento de senos, quemaduras y más - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

12 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cirugía Plástica

Martes 04 de abril del 2017, 04:47 pm, última actualización

La cirugía plástica es la rama de la Medicina que se encarga de reestablecer o mejorar la funcionalidad y apariencia de las distintas partes del cuerpo humano. Su nombre se deriva de los términos plastikos (griego) y plasticus (latín), que significan moldear o dar forma.

Cirugía Plástica

Esta especialidad quirúrgica se divide en dos grandes áreas: una que se dedica a recuperar las cualidades y capacidades de zonas corporales dañadas o con problemas desde el nacimiento (cirugía reconstructiva o reparadora), y otra que busca dar una imagen aceptable o embellecer (cirugía estética o cosmética).

La cirugía es prácticamente tan antigua como la humanidad. Aunque se carece de textos que permitan determinar su origen con exactitud, hallazgos antropológicos (pinturas, esqueletos, instrumental) permiten deducir que desde hace siglos se efectúan intervenciones en el cuerpo humano.

Egipcios, mayas, hindúes, griegos y romanos son algunos de los pueblos que se sabe que recurrían a estas prácticas, ya sea para curar enfermedades o para alterar la apariencia física.

Sin embargo, el inicio de la cirugía plástica como tal quedó establecido en 1597, cuando el italiano Gaspare Tagliacozzi (1545-1599) publicó el primer tratado de la especialidad, llamado De Curtorum Chirurgia per Insitionem (Cirugía de la mutilación y del injerto). Allí aparecieron explicaciones claras sobre técnicas para el reestablecimiento de labios, orejas y nariz.

Las mayores aportaciones para cimentar a la moderna cirugía plástica llegaron hasta el siglo XIX, gracias a diversos acontecimientos:

  • La publicación del tratado Die operative chirurgie (La cirugía operacional), por parte del médico alemán Johann Friedrich Dieffenbach (1792-1847).
  • Los trabajos del también alemán Bernhard Rudolf Konrad von Langenbeck (1810-1887), quien fue alumno de Dieffenbach y estableció las bases de las cirugías de mandíbula y de paladar hendido (labio leporino).
  • Las aportaciones del anatomista francés Guillaume Dupuytren (1777-1835), útiles en el tratamiento de quemaduras y ciertas lesiones (contracturas) de la mano.
  • La edición, en 1818, del libro Rhinoplastik (Plástica de la nariz), por parte del alemán Karl Ferdinand von Graefe (1787-1840), pues entonces se utilizó por primera vez el término “plástica” para referirse a operaciones de moldeamiento de una parte del cuerpo.
  • Las investigaciones del cirujano suizo Jacques Louis Reverdin (1842-1928), que introdujeron numerosas técnicas operatorias para lograr trasplantes cutáneos y de injertos.
  • Finalmente, la aparición en 1838 del Handbuch der plastischen Chirurgie (Manual de Cirugía Plástica) por parte del especialista alemán Edmund Zeis, ya que este texto fue el responsable de la popularización del término.

A pesar del enorme desarrollo de las técnicas reconstructivas y estéticas alcanzado durante el siglo XIX, el punto crucial en el desarrollo de esta especialidad se alcanzó hasta la siguiente centuria, durante la Primera (1919-1924) y Segunda (1939–1945) Guerras Mundiales. El enorme número de pacientes heridos por proyectiles forzó la organización de centros especializados en Europa y Estados Unidos.

Desde entonces la cirugía plástica ha tenido un crecimiento extraordinario en sus procedimientos, siendo uno de los avances más importantes el nacimiento y perfeccionamiento de la microcirugía.

Gracias a la creación de instrumentos especiales, como el microscopio quirúrgico binocular, se han ampliado de forma espectacular las posibilidades de reconstrucción, revascularización y reimplante de miembros amputados.

Cirugía plástica reconstructiva

Contrario a lo que se piensa, ésta es la rama de la cirugía plástica más común y tiene el objetivo de preservar la integridad y funcionalidad de diversas estructuras del cuerpo.

Las áreas de acción más importantes de cirugía reconstructiva son:

  • Defectos congénitos. Las anomalías en estructura y función que se presentan al nacer, ya sea por factores hereditarios, espontáneos o enfermedades, ocurren en 2 ó 3% de todos los recién nacidos. Estos problemas pueden afectar estructuras del sistema urinario, genitales, extremidades y muchas otras, y deben corregirse con cirugía para permitir una vida saludable.
  • Enfermedades de las manos. Padecimientos reumáticos, accidentes, problemas musculares y hasta algunos tipos de parálisis pueden mejorar con ayuda de intervención quirúrgica que modifique estructuras óseas, articulaciones, músculos e irrigación sanguínea. Para sustituir tejidos dañados pueden tomarse otros similares (injertos) provenientes del pie.
  • Quemaduras. Son lesiones ocasionadas por la acción de temperatura elevada, fuego o descargas eléctricas. Los casos graves pueden poner en peligro la funcionalidad de las zonas afectadas e incluso la vida de la persona.
  • Secuelas de tratamiento oncológico. Aunque los tumores se presentan en todo el cuerpo, son de particular importancia los procedimientos para reconstruir el aspecto de cabeza, cuello y mamas que han sido intervenidos para extraer células malignas.
  • Técnicas microquirúrgicas. Intervenciones realizadas con ayuda de sistemas de amplificación de imagen permiten la reconstrucción de estructuras anatómicas menores a 1 mm. Son útiles para realizar transferencia de tejidos o implantar algún segmento corporal amputado, como un dedo, mano u oreja.
  • Traumas craneomaxilofaciales. Las estructuras que conforman al cráneo y rostro pueden ser afectadas por accidentes, fracturas y malformaciones congénitas. A través de intervención quirúrgica puede moldearse huesos y tejidos blandos para ofrecer mejor aspecto y calidad de vida.
  • Tumores dérmicos. Son grupos de células anormales, no necesariamente cancerosas, que alteran la naturaleza habitual de la piel. Numerosos procedimientos pueden ayudar a mejorar la apariencia y salud de las regiones dañadas.

En general, los métodos empleados por la cirugía plástica reconstructiva ofrecen como beneficios mejorar la función corporal del individuo en su vida cotidiana, elevar la autoestima, mejorar la imagen y permitir mayor aceptación corporal.

Cirugía plástica estética

Tiene el objetivo de mantener en forma óptima las diversas características de rostro y cuerpo, dentro del contexto de imagen que estime cada paciente y que vaya en armonía con sus características (sexo, edad, complexión, estatura, grupo racial y hasta actividades).

Los principales procedimientos que pueden realizarse con cirugía plástica estética son los siguientes:

  • Abdominoplastía. Tiene el objetivo de reafirmar la región abdominal, casi siempre femenina, ya que ésta suele afectarse por efecto de uno o más embarazos.
  • Blefaroplastía. Es una intervención que se emplea para el rejuvenecimiento de párpados; implica resección de bolsas de grasa y piel.
  • Cirugía mamaria. La estética de las mamas puede afectarse por tres problemas: ser muy pequeñas, muy grandes o perder firmeza. Todos ellos pueden corregirse por cirujanos plásticos calificados a través de intervenciones destinadas a incrementar su tamaño (mamoplastía de aumento), disminuirlo (mamoplastía reductiva) o levantarlas (mastopexia).
  • Implante de glúteos y piernas. Estas regiones no siempre tienen el volumen deseado y en tales casos es posible aplicar prótesis de silicón por debajo de músculos y aponeurosis (membranas fibrosas) de la región. La inyección de agentes modelantes sólo se recomienda por especialistas con entrenamiento y aprendizaje especiales.
  • Intervenciones sin bisturí. El uso de rayo láser, dermoabrasión, gimnasia mecánica y radiofrecuencia, entre otros, permiten corregir problemas estéticos leves o que empiezan a presentarse.
  • Lipoescultura o liposucción. Permite retirar cúmulos anormales de grasa en caderas, abdomen, cintura, axilas, muslos y piernas que deforman la figura. La gran mayoría de las complicaciones que se conocen a causa de este tipo de intervención se deben a la ejecución por parte de personas inexpertas.
  • Otoplastía. Corrección de los defectos de las orejas, casi siempre cuando éstas se encuentran muy despegadas del cráneo.
  • Rinoplastía. Consiste en armonizar la nariz con las proporciones de la cara, casi siempre levantándola, alineándola, proyectándola en punta y disminuyendo el tamaño de sus fosas, aunque en ocasiones también puede aumentarse su tamaño.
  • Ritidectomía o ritidoplastía. Su meta es disimular el envejecimiento del rostro a través de corrección de músculos faciales y aumento en la tensión de la piel.

Entre los beneficios que ofrece la cirugía plástica estética encontramos que permite desaparecer alguna característica física individual que no le gustaba a la persona, mejorar la imagen, proporcionar seguridad y elevar la autoestima.

Riesgos y precauciones

Toda cirugía implica riesgos evidentes, como reacción adversa a la anestesia, infecciones postoperatorias, hemorragias y dificultades para el sanado de las heridas.

Sin embargo, en el caso particular de una cirugía plástica estética se suman otros factores, como inconformidad con el resultado, impacto psicológico desfavorable al descubrir la nueva apariencia y, sobre todo, caer en manos de un charlatán.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, existen diferentes medidas para que quien desee someterse a este tipo de procedimientos logre un buen trato y resultados favorables:

1. La persona debe cerciorarse de que consulta a un cirujano plástico calificado. Ello puede comprobarse cuando el especialista cuenta con:

  • Título de médico expedido por una universidad o instituto reconocido por la Secretaría de Educación Pública.
  • Diploma de especialista en Cirugía Plástica y Reconstructiva o Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva.
  • Certificado expedido por el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, y constancia vigente de re-certificación.
  • Diploma que lo acredite como miembro de la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva.
  • Cédula profesional (debe decir: “Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva”).

2. El paciente debe explicar al médico lo que desea de la forma más clara posible.

3. El candidato a cirugía debe asegurarse de haber recibido la información completa respecto a la intervención, procedimientos y resultados, pero también de haber entendido. Todas las dudas, por simples que parezcan, deben plantearse al médico.

4. Si el cirujano plástico ofrece algún documento que deba ser firmado, el paciente lo leerá detenidamente y sólo estampará su rúbrica al estar de acuerdo con su contenido.

5. La persona debe seguir todas las indicaciones de su médico. Si por alguna razón esto no ocurre y se presenta alguna complicación, no debe temer en expresarlo así, a fin de encontrar una solución. Omitir u ocultar un problema no lo resuelve.

6. Una vez realizada la intervención, el médico indicará en qué momento se apreciará el resultado definitivo. La espera debe ser paciente, ya que los tejidos tienen que cicatrizar y recuperarse, y dicho proceso no puede acelerarse a voluntad.

7. Finalmente, si por alguna razón no se han cumplido las expectativas del paciente, es indispensable que éste hable con su medico. La solución de la mayor parte de las dudas o inquietudes se alcanza por ésta vía.

Consulta a tu médico.

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Dermatología

Cómo depilar el área del bikini


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore