Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Bondades del colágeno

Martes 25 de marzo del 2014, 09:11 am, última actualización.

“¿Qué es el colágeno?” La respuesta es sencilla: así como un edificio es sostenido por una estructura de hierro, el colágeno es un compuesto proteínico de textura gomosa que brinda soporte a tejidos y órganos de todo nuestro cuerpo.

Qué es el colágeno, Inyecciones de colágeno, Cuándo usar colágeno

Su forma es semeja la de una cuerda, ya que está constituido por pequeños filamentos entrelazados, y es producido por células especializadas (fibroblastos, principalmente), mismas que son estimuladas mediante el consumo de vitamina C (ácido ascórbico).

La presencia del colágeno es tan abundante que oscila entre el 25 y 30% del total de proteínas que hay en el organismo humano y se sabe que, para cumplir su objetivo, es capaz de crear combinaciones con amplia variedad de sustancias hasta adquirir propiedades únicas:

  • En los huesos se mezcla con cristales de calcio y, gracias a ello, da lugar a estructura sólida y rígida.
  • Para dar firmeza a tendones y ligamentos (tejidos que unen a músculos y huesos), se asocia con glucosamina (otra proteína) en estructuras compactas y de cierta elasticidad.
  • Por lo que respecta a los cartílagos (tejido suave y resistente que existe en las articulaciones), se ensambla con condroitina y de nuevo glucosamina, a fin de crear una masa de alta concentración molecular, capaz de absorber impactos.
  • La córnea (estructura transparente localizada al frente del ojo) permite el paso de la luz como resultado de la distribución del colágeno en una red muy fina.
  • En la piel se asocia a otro compuesto, llamado elastina, a fin de formar una malla flexible que no se quiebra.
  • Junto con la queratina (también con estructura fibrosa), se une para dar forma a cabello y uñas.

El deterioro del colágeno puede ocurrir cuando la alimentación es pobre en vitamina C, dando lugar a una enfermedad llamada escorbuto (genera irritabilidad, cansancio, mala cicatrización de heridas y sangrado en encías, uñas y piel); empero, la causa más común en nuestros días es el envejecimiento, ya que la acción del tiempo y factores ambientales alteran su composición. El resultado: debilidad en articulaciones y huesos, uñas y cabello quebradizos, además de que la piel pierde tersura, se resquebraja y presenta arrugas.

Colágeno, clave en el embellecimiento de piel y cabello

A partir de los últimos años del siglo XX, varias investigaciones realizadas por firmas cosméticas de prestigio llegaron a la conclusión de que lo mejor para el cuidado y embellecimiento de piel y cabello se logra imitando al organismo, es decir, recurriendo a las mismas sustancias que éste utiliza para conservarse saludable.

Así nació la tendencia a replicar a la naturaleza con la mayor perfección posible, para obtener fórmulas que “copien” la estructura de los componentes epidérmicos con el propósito de ayudar a su óptimo funcionamiento.

Cada día son más los productos que en sus etiquetas anuncian al colágeno con orgullo; desde shampoos, tratamientos capilares o mascarillas hasta cremas humectantes y terapéuticas, al agregar a su fórmula este ingrediente se proponen dar mayor fuerza a las fibras del organismo, con el fin de beneficiar la elasticidad cutánea o capilar.

Debemos señalar también que más de dos terceras partes (70%) del tejido que une cada célula de la dermis (capa de la piel que se encuentra bajo la epidermis) están hechas de colágeno. Por tanto, a menudo se dice que cuando el rostro comienza a verse reseco, apagado y con evidentes líneas de expresión o arrugas es debido a que el “mágico pegamento” ha empezado a desgastarse.

Tipos de colágeno

Existen dos tipos de colágeno: soluble e insoluble, el primero de ellos presente en todo organismo joven, y cuyas moléculas que lo conforman se encuentran alejadas unas de otras de forma uniforme y equilibrada, para  absorber humedad en perfecta armonía y lucir piel atractiva y completamente hidratada.

Sin embargo, a medida que los años avanzan el desempeño del colágeno soluble comienza a fallar; si a esto se suman las agresiones de factores externos, como radiación ultravioleta, polvo, viento y contaminación, además de que la persona no sigue hábitos de alimentación, higiene y belleza adecuados, seguramente su cutis mostrará notables señales de resequedad, deshidratación y tirantez.

Esto significa que el colágeno del organismo se ha convertido en sustancia insoluble, rígida e incapaz de absorber la humedad que la epidermis requiere para verse como en sus mejores momentos.

Desde luego, es importante apuntar que ésta es sólo una de las explicaciones que la ciencia ofrece para entender por qué envejecemos, llamada “teoría de los radicales libres”, la cual expone que la causa del deterioro de las células es resultado de alteraciones acumuladas debido a las continuas reacciones químicas que se producen en los componentes celulares internos (el colágeno es parte de ellos).

Durante tales cambios aparecen los radicales libres, que son sustancias peligrosas (o tóxicas, en términos médicos) que acaban dañando a las células y causan la aparición de huellas imborrables, como líneas de expresión cutáneas, por ejemplo. Asimismo, se dice que la gravedad de este fenómeno aumenta con la edad hasta que varias células no pueden funcionar normalmente o se destruyen, y cuando esto ocurre, el organismo muere.

¿Cuándo usar colágeno?

Numerosos laboratorios de firmas de belleza han descubierto que el colágeno proveniente de aves es fácil de absorber y el más parecido al que se encuentra naturalmente en la piel humana; de ahí que sea utilizado para formular, por ejemplo, cremas humectantes o antiedad, esmaltes para uñas, shampoos y tratamientos capilares.

Lo ideal es usar dichos productos a partir de los 30 años (algunos fabricantes especifican, según su concentración, cuáles son los indicados para cada edad). Al aplicarlos diariamente es posible que el colágeno que contienen estimule al organismo a volver a fabricarlo, sin olvidar que ofrecen protección ante los efectos nocivos del ambiente, como Sol, agua, contaminación y viento.

Mejores resultados: con inyecciones de colágeno

El colágeno que se obtiene de bovinos o cerdos se emplea con fines quirúrgicos, esto es, permite la formulación de inyecciones, sólo que para disminuir el riesgo de reacción alérgica se le añade otra sustancia llamada pepsina.

Su aplicación requiere de 3 a 6 sesiones, aproximadamente, y en ellas el cirujano plástico utiliza agujas muy finas con las que deposita la proteína en las zonas afectadas de la dermis.

Eventualmente, dicho implante puede absorberse o ser eliminado por el sistema inmunológico en un lapso de 8 a 12 meses máximo, por lo que se recomienda que se realicen algunos retoques luego de cierto número de semanas (varía en cada caso), para mantener los efectos deseados.

La persona que se somete a inyecciones de colágeno debe ser informada desde el principio de que se pueden requerir varias dosis y que, dependiendo de la región de la piel a tratar, el procedimiento es más o menos molesto. Por ejemplo, una zona muy sensible y que necesita reemplazo de este compuesto es el labio superior.

¿Las inyecciones de colágeno tienen efectos secundarios?

Aunque poco frecuente, el efecto secundario más molesto de este método es la aparición de pequeñas protuberancias en los lugares donde se realizaron las inyecciones; empero, pueden controlarse con bajas dosis de antiinflamatorio (cortisona) y tópicos decolorantes en caso de que las lesiones luzcan más oscuras (puede ocurrirle a personas de tez morena). Otra posible complicación es el enrojecimiento debido a la lesión de un vaso capilar, pero esto desaparece en 1 ó 2 días.

Cabe señalar que además de la ayuda cosmética que representan las inyecciones de colágeno, la tarea de mantener en buen estado esta sustancia proteínica del organismo depende de una alimentación equilibrada.

Queda claro que la vitamina C (misma que abunda en frutas cítricas) favorece la producción y mantenimiento de colágeno, por lo que enriquecer la dieta con jugos de frutas como toronja, naranja o mandarina traerá, sin duda, grandes beneficios no sólo a la salud, sino también al embellecimiento de piel y cabello.

Si tienes dudas sobre las bondades del colágeno, puedes consultar a nuestros especialistas en la sección Pregunta al Médico.

 

SyM

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Dermatología

Labios resecos, víctimas del frío


Ver más...


Cada minuto perdemos aproximadamente de 30 mil a 40 mil células muertas de la superficie de la piel o epidermis.

Logo Comscore