Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Inflamación

Martes 11 de febrero del 2014, 05:02 pm, última actualización.

Reacción del organismo originada en una zona donde se ha recibido un golpe, piquete de insecto, donde hay daño o destrucción de tejidos, como ocurre con torceduras, heridas o hemorroides, o bien, cuando se produce una infección.

Inflamación

Es común dolor, enrojecimiento, calor y endurecimiento de la piel en la zona afectada, todo esto porque aumenta el flujo de la sangre para transportar hasta ahí los anticuerpos que combatirán al agente que causa el daño (microorganismos, sustancias químicas, entre otros). Los tipos de inflamación más comunes son en articulaciones, encías, conjuntiva de ojos, mucosa del estómago, epidermis, apéndice (segmento pequeño con forma de dedo que sale del intestino grueso), peritoneo, colon e hígado, además de la que se produce debido a la rinitis o el síndrome premenstrual, entre otros.

Cabe destacar que el sufijo "itis", significa inflamación, por lo que todas las afecciones que lo lleven al final harán referencia a dicho síntoma.

Causas de la inflamación

  • Golpes y torceduras.
  • Picadura de insectos y mordedura de animales.
  • Accidentes, por ejemplo, enterrarse una espina o astilla, raspones, heridas y cortaduras.
  • Infecciones.
  • Hemorroides.
  • Menstruación y síndrome premenstrual debido a acumulación de líquidos.
  • La que se manifiesta en la mucosa de la nariz se denomina rinitis y se debe a reacción alérgica, exposición a clima frío o después de consumir bebidas muy calientes o alimentos con picante.
  • La que afecta las cavidades paranasales (hueso que desemboca en la nariz) se denomina sinusitis, y su aparición se relaciona con infecciones por bacterias, hongos y virus, deformaciones anatómicas y alergias.
  • Cuando se presenta en articulaciones (artritis) puede deberse a la invasión de gérmenes, golpes, cambios bruscos de temperatura y acumulación de ácido úrico o sales de calcio en ellas.
  • La que se presenta en las encías se denomina gingivitis, y es resultado del cepillado de dientes incorrecto, pues ello promueve que la placa bacteriana permanezca en ellos y se acumule; deficiencia de vitamina C (contenida en limón, naranja o guayaba) y vitamina B3 o niacina (maíz, cereales, legumbres, crema de cacahuate o levadura de cerveza), así como cambios hormonales durante la pubertad y embarazo.
  • La que afecta la conjuntiva de los ojos, padecimiento conocido como conjuntivitis, es consecuencia de alergias, uso de lentes de contacto sin desinfectar, aplicación de cosméticos viejos, contacto con agua de albercas e infestación de bacterias.
  • Si se presenta en la mucosa del estómago se denomina gastritis, y es resultado de infección por bacterias, consumo de algunos medicamentos y alimentos irritantes (picante, grasas y condimentos), nerviosismo y estrés, así como de reacciones alérgicas, entre otros.
  • Ocurre en la piel (dermatitis) cuando ésta entra en contacto con sustancias irritantes contenidas en plantas, tintes para cabello, cosméticos, desodorantes, perfumes, jabones, detergentes, fibras sintéticas, productos para depilar, metales de las joyas, por la acción de un medicamento o alimento y factores genéticos.
  • La causa de la inflamación del apéndice (apendicitis) no está bien definida, pero aparece en el momento en que dicho órgano se obstruye.
  • Cuando se presenta en peritoneo (peritonitis) se debe principalmente a infección o irritación en tal órgano.
  • Si se manifiesta en colon se le denomina colitis, y se debe al consumo de algunos medicamentos, grasas, lactosa (quienes no la toleran) picante y azúcar, presencia de parásitos, alteraciones causadas por los microorganismos que participan en el proceso digestivo, así como estrés y nerviosismo.
  • Aparece en hígado como consecuencia de la infestación del virus de la hepatitis, que se transmite por ingerir agua y alimentos contaminados. La que no es generada por virus se presenta por consumir alcohol en exceso.

Cuáles son síntomas de inflamación

  • Enrojecimiento y calor en la zona afectada.
  • Por el aumento en el flujo de sangre, se incrementa la tensión en la piel y se forma una protuberancia.
  • Dolor en la región.
  • Pérdida parcial de la movilidad en alguna articulación.
  • Si se trata de la picadura de un insecto o araña, hay inflamación en un área pequeña (comúnmente se le llama roncha).
  • Cuando una astilla se introduce en el organismo y no es retirada del todo, además de inflamación puede haber pus.
  • Si es consecuencia de la menstruación y síndrome premenstrual se manifiesta con calambres abdominales y sensación de pesadez en el vientre.
  • La rinitis se caracteriza por ocasionar congestión nasal, estornudos y secreciones líquidas.
  • Cuando se manifiesta a causa de sinusitis hay dolor en frente y nariz, sensación de "nariz tapada", y mucosidad espesa acompañada de pus y fiebre.
  • Las encías inflamadas duelen y sangran con facilidad.
  • Si se produce en conjuntiva de ojos ocasiona ardor, enrojecimiento, comezón, lagrimeo, secreciones, sensibilidad a la luz, disminución de la visión y sensación de traer un objeto extraño.
  • Los signos de que la mucosa del estómago está inflamada son ardor, dolor, indigestión, pérdida del apetito, agruras, eructos, hipo, náuseas y vómito.
  • Cuando es producida en piel (dermatitis) hay enrojecimiento, comezón, descamación, pequeñas ampollas, dolor y engrosamiento de la epidermis.
  • Las evidencias de que una persona sufre apendicitis son náuseas, vómitos y dolor intenso en la parte inferior derecha del abdomen.
  • Las manifestaciones de inflamación del peritoneo son vómitos, fiebre alta y dolor abdominal intenso.
  • La colitis produce diarrea, dolor abdominal, fiebre, fatiga, pérdida de apetito, debilidad, gases intestinales y, en ocasiones, estreñimiento.

Diagnóstico

  • Se basa en los síntomas antes citados.
  • El médico observa la zona dañada y diagnostica la gravedad de la lesión y, con base en ello, determina si es necesario hacer estudios clínicos.
  • Raspones o pequeñas heridas son fáciles de reconocer.
  • Infecciones en el aparato digestivo o respiratorio también generan inflamación; es posible detectarlas si se presentan acompañadas de otros síntomas, como fiebre o diarrea.
  • Si se produce por hemorroides se identifica fácilmente porque invariablemente aparece en la región anal.
  • Cuando es síntoma de artritis se realiza exploración radiológica, análisis de una muestra del líquido que lubrica articulaciones (sinovial) y algunas pruebas que permiten determinar si hay acumulaciones de ácido úrico (sustancia de desecho) o sales de calcio.
  • Si se presenta a causa de menstruación o síndrome premenstrual se identifica fácilmente por la proximidad del ciclo o cuando se tiene el sangrado.
  • La rinitis y sinusitis se diagnostican mediante los síntomas y auscultación física.
  • La inflamación de encías se detecta a través de la observación y el tacto.
  • La conjuntivitis se identifica mediante revisión física y la realización de historia clínica, que incluye información sobre antecedentes personales y familiares de alergias; es común que se investigue sobre la utilización de lentes de contacto y el método para limpiarlos, así como la costumbre de usar cosméticos viejos o nadar sin protegerse los ojos. Asimismo, se analiza una muestra de las secreciones de la persona afectada para saber si el malestar es de tipo infeccioso.
  • El médico determina que una persona tiene inflamada la mucosa del estómago a través de endoscopía, que es la observación directa de los órganos del aparato digestivo mediante una cámara que se introduce en el interior del organismo del paciente.
  • En caso de inflamación en piel, el especialista interroga al paciente para conocer sus síntomas, la fecha en la que aparecieron las molestias, indaga sobre las posibles causas que llevaron al padecimiento y examina las lesiones para evaluar la magnitud del daño.
  • Cuando ocurre en apéndice, los síntomas que presenta el paciente son fundamentales para establecer el diagnóstico, lo cual se complementa con exploración física y análisis de sangre para determinar si es causada por infección. Asimismo, si el padecimiento se encuentra en fase avanzada son útiles las radiografías y ultrasonido.
  • Para determinar si hay inflamación en el peritoneo se realizan estudios radiológicos.
  • El médico identifica la del colon mediante auscultación e historia clínica, pero si tiene duda recurre a endoscopia, que consiste en deslizar un tubo de fibra óptica a través del recto para observar su estructura y revestimiento, y puede extraer muestras de tejido para analizarlas. En estos casos las radiografías de abdomen también permiten apreciar el estado físico de la zona afectada.

Cómo prevenir la inflamación

  • Evitar esfuerzos intensos que puedan derivar en daños físicos, como torceduras, esguinces, desgarres, o luxaciones.
  • No olvidar la rutina de calentamiento antes de practicar algún deporte.
  • Cuidar que los juguetes de los niños no tengan bordes filosos, así como procurar que se diviertan sin realizar actividades violentas; así se evitará que sufran lesiones que les causen inflamación.
  • El posible ataque de insectos puede prevenirse con productos repelentes. Tenga especial cuidado cuando realice viajes al campo, o a lugares calurosos y húmedos.
  • Las hemorroides son también una inflamación. Para combatirlas, debe seguirse una dieta que incluya vegetales ricos en fibra y líquidos en abundancia, así como evitar permanecer mucho tiempo sentado o de pie, y no forzar las evacuaciones.
  • Para impedir que se inflamen las articulaciones es necesario evitar exponerlas a cambios bruscos de temperatura y no realizar grandes esfuerzos físicos.
  • Es posible evitar la hinchazón consecuente de la menstruación y síndrome premenstrual al recurrir a medicamentos específicos en este periodo.
  • Cuando es manifestación de rinitis y sinusitis lo mejor es mantenerse alejado de las sustancias a las que se es alérgico, evitar contacto frecuente con contaminantes y mantenerse abrigado en épocas de frío.
  • La inflamación en encías puede prevenirse si se conoce y aplica la técnica de cepillado adecuada al menos tres veces al día, usando hilo dental para eliminar residuos que se acumulan entre los dientes, así como antisépticos y enjuagues bucales.
  • Para evitar que se inflame la conjuntiva de los ojos es necesario procurar no estar en contacto con sustancias a las que se es alérgico, desinfectar lentes de contacto (puede recurrirse a soluciones que los lubrican y desinfectan), no usar cosméticos viejos ni prestados y utilizar gogles al nadar. Asimismo, hay gotas oftálmicas que los protegen de los contaminantes ambientales.
  • La que se produce en la mucosa del estómago puede prevenirse al seguir una dieta balanceada en horarios fijos, si esto no siempre es posible, se sugiere tomar un antiácido de venta libre para aliviar el probable malestar; asimismo, es indispensable lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño, no consumir alimentos de dudosa procedencia y evitar ayunos prolongados; controlar el estrés, para ello puede recurrirse a tranquilizantes de origen natural, y consumir fibra, lo cual puede enriquecerse con complementos alimenticios que la contengan.
  • La dermatitis puede evitarse al no tener contacto con sustancias irritantes o aquellas a las que se es alérgico, o bien, si se mantiene la piel humectada, para lo cual conviene recurrir a cremas hidratantes. A los bebés se les debe cambiar constantemente el pañal y aplicar pomadas que prevengan rozaduras, y por último, no vestir por periodos prolongados ropa mojada con sudor.
  • Puede evitarse la inflamación del colon si se tiene consumo moderado de grasas, lácteos y productos irritantes como café, cigarro y picante, al ingerir mayor cantidad de frutas y verduras, pues mantienen en buenas condiciones al aparato digestivo; asimismo, deben evitarse las situaciones de estrés, para lo cual es recomendable tomar tranquilizantes naturales

Tratamiento

  • En lesiones musculares y artritis lo mejor es usar antiinflamatorios, antirreumáticos, rubefacientes, relajantes musculares, analgésicos y reposo.
  • Cuando hay daños como torceduras, desgarres o esguinces también se recomiendan los medicamentos antes citados, además inmovilizar la zona, lo cual se consigue con el uso de vendas, rodilleras, muñequeras u otras protecciones para no forzar la actividad.
  • En el tratamiento de las hemorroides se emplean cremas y supositorios específicos para tratar el problema, los cuales hay de venta libre.
  • En caso de heridas o raspones puede recurrirse a soluciones antisépticas para evitar una infección.
  • La inflamación ocasionada por la menstruación y síndrome premenstrual mejora con analgésicos.
  • Se pueden aminorar los síntomas de rinitis y sinusitis al usar antihistamínicos, descongestivos nasales, beber gran cantidad de líquidos y alimentarse adecuadamente.
  • Para aliviar la gingivitis se recomienda higiene dental adecuada, lo cual puede complementarse con el uso de antisépticos y enjuagues bucales, pues estos productos remueven la placa bacteriana. Además, se sugiere que la deficiencia de vitaminas C y B3, también causante del padecimiento, se compense con una dieta balanceada, suplementos vitamínicos y complementos alimenticios.
  • Los síntomas de conjuntivitis pueden aliviarse con gotas oftálmicas de venta libre, pero si el origen es alérgico, adicionalmente se recomienda tomar un antihistamínico.
  • El malestar que provoca la gastritis puede controlarse con antiácidos de venta libre, al consumir productos y alimentos con fibra debido que contribuyen al buen funcionamiento de estómago e intestinos, al eliminar los alimentos irritantes de la dieta, y al evitar el estrés.
  • Para tratar la dermatitis se recomienda la aplicación de ungüentos y pomadas indicadas para solucionar el problema; asimismo, el uso de cremas, lociones y aceites que humectan la piel es útil porque evitan que la epidermis siga lesionándose, y si se trata de una reacción alérgica se sugiere tomar un antihistamínico.
  • Si la inflamación del colon es causada por parásitos es recomendable tomar un antihelmíntico de venta libre. También puede recurrirse a medicamentos y complementos alimenticios que mejoran la digestión y ayudan a aliviar la colitis.
  • En el caso de apendicitis y peritonitis, la única alternativa de tratamiento es la cirugía.

Consulte a su médico.

SyM

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Dermatología

Labios resecos, víctimas del frío


Ver más...


Almacenar medicamentos en lugar seco y fresco evita que éstos pierdan eficacia antes de su fecha de vencimiento.

Logo Comscore