Micosis y tratamiento para infección por hongos - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

16 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Micosis, infección causada por hongos

Martes 07 de noviembre del 2017, 10:05 am, última actualización

Micosis es molesta infección que suele provocar enrojecimiento, manchas, comezón, descamación, irritación y agrietamiento de la piel, síntomas que pueden tratarse y prevenirse cuando se tiene la información adecuada.

Micosis, infección causada por hongos
Micosis, infección causada por hongos

Factores que favorecen la aparición de hongos

Es importante aclarar que sufrir micosis no necesariamente es sinónimo de falta de higiene, pues varios factores pueden facilitar el desarrollo de hongos, como:

  • Humedad propia del clima caluroso.
  • Vestir traje de baño mojado por periodos prolongados y ropa ajustada.
  • Seguir tratamiento con antibióticos.
  • Usar con frecuencia zapatos cerrados y sintéticos.
  • No calzar sandalias cuando se acude a baños en hoteles o gimnasios.

Los hongos pertenecen al reino vegetal y para poder vivir (carecen de clorofila) necesitan infestar a otros organismos, como animales o plantas.

Dentro del grupo de estos parásitos, que es bastante amplio, pequeña cantidad es capaz de ocasionar daño a personas; de estos hay una parte que afecta únicamente a la capa externa de la epidermis (micosis superficial), como cuero cabelludo, pies, vagina, ingles, axilas y uñas.

Sin embargo, también existe otro conjunto de hongos que se asientan en tejidos internos del cuerpo e infectan órganos vitales, como cerebro y pulmones e, incluso, pueden llegar a los huesos (micosis profunda).

Micosis superficial

Los microorganismos suelen infectar la capa externa de cuero cabelludo, piel, uñas y mucosas, y se transmiten fácilmente al tener contacto directo con los afectados, así como con objetos o superficies contaminados; las zonas de roce como pliegues axilar, mamario, inguinal e interdigital se ven afectadas con mayor frecuencia.

Además del clima, ropa, calzado y tratamiento con antibióticos, otros factores que propician el desarrollo de micosis superficial son falta o exceso de higiene aunada al uso de jabones demasiado ácidos que alteran el manto protector de la piel, así como enfermedades que debilitan el sistema inmunológico (aquel que nos defiende de agresiones externas), por ejemplo, diabetes y cáncer.

Los principales hongos causantes de micosis superficiales son llamados dermatofitos, pertenecientes a los géneros Trichophyton, Microsporum, Epidermophyton, Malassezia furfur y Candida albicans; todos tienen especial predilección por atacar tejidos ricos en queratina, así como las membranas mucosas.

  • Candidiasis. Causada por los hongos Candida, que normalmente viven dentro de la vagina en cantidad moderada; sin embargo, un cambio en el nivel de acidez de esta zona hace que se reproduzcan con facilidad, dando lugar a infección. Este desequilibrio puede ocurrir por lavados vaginales frecuentes, embarazo, diabetes o por la administración de antibióticos; se manifiesta con secreción de flujo espeso color blanco, comezón y enrojecimiento en vulva (región que incluye los genitales externos de la mujer). También puede afectar a los hombres, lo cual se manifiesta con lesiones de color rojo en la cabeza del pene, inflamación, ardor y secreciones tipo quesillo.
  • Pitiriasis versicolor. Esta micosis se presenta en época de calor; provoca la aparición de manchas oscuras o blancas cubiertas con escamas en piel de tórax y brazos.
  • Tiña de la cabeza. Afecta principalmente a niños de entre 3 a 12 años, y se manifiesta como especie de barro o herida pequeña que luego se propaga y torna en forma de anillo, a la vez que el cabello infectado se quiebra y cae fácilmente dejando visible una zona calva en el cuero cabelludo.
  • Tiña del cuerpo. Suele dañar regiones que no están provistas de cabello (exceptuando palmas de manos, plantas de pies e ingles); sus síntomas incluyen manchas rojas lisas o abultadas, heridas circulares y escamas.
  • Tiña de la ingle. Ocasiona la aparición de placas semicirculares rosadas y escamosas, lo cual se presenta con mayor frecuencia en atletas, personas con obesidad y en quienes padecen transpiración excesiva.
  • Tiña de los pies. También conocida como pie de atleta, se trata de un proceso infeccioso que se manifiesta en plantas de los pies y entre los dedos (especialmente en el tercer y cuarto espacio), produce mal olor, comezón, ardor y grietas; por lo general, afecta a adolescentes y adultos, y se adquiere mediante contacto con objetos de uso personal contaminados, como toallas, zapatos o calcetines, o bien, al andar descalzo.
  • Tiña de las uñas. Cuando el hongo afecta a las uñas a menudo inicia su diseminación en una de ellas (especialmente si se sufrió alguna herida o golpe), pero puede extenderse a todas las demás, provocando que luzcan gruesas, deformes y amarillentas.

Micosis profundas

También denominadas sistémicas, estas infecciones suelen afectar gravemente a tejidos internos del organismo, como los que conforman pulmones, cerebro, oídos y huesos; algunas provocan la formación de abscesos (acumulación de pus).

Las principales especies de hongos causantes de micosis profundas incluyen A. Viscosus, Bifidobacterium dentium, Fonsecae pedrosoii, Fonsecae compactum, Cladosporium carrionii, Rhinocladiela aquaspersa, Phialophora verrucosa, Sporothrix Shenckii, Madurella mycetomatis, Exophialia jeanselmei, Aspergilus nidulans y Pseudoallescheria boydii.

  • Actinomicosis. Con mayor frecuencia afecta a mujeres en la tercera, cuarta y quinta décadas de la vida, y se caracteriza por generar llagas en piel que drenan material purulento; esta infección puede extenderse a dientes, oído, cerebro, pulmones y huesos.
  • Cromomicosis. Se adquiere cuando manos y/o pies tienen contacto con astillas contaminadas con el hongo, el cual suele producir esporas (estado reproductivo de algunas formas inferiores de vida vegetal) resistentes a cambios de temperatura y humedad que son diseminadas por el viento.
  • Esporotricosis. El agente causante se encuentra en tierra y raíces de árboles, por lo que se puede adquirir al tener contacto con astillas o espinas infectadas, especialmente cuando se tienen lesiones en la piel, amén de que puede ingresar mediante inhalación e instalarse en los pulmones.
  • Micetoma. Al principio sólo daña la epidermis generando inflamación y llagas que secretan pus, pero cuando se torna severa puede dañar huesos y alcanzar los pulmones; usualmente se contrae por la introducción de astillas o espinas contaminadas a través de la piel.

Causas de micosis

Hay aproximadamente cien tipos distintos de hongos que pueden afectar a los seres humanos atacando piel, cabello, uñas y órganos internos; para reproducirse necesitan ambiente húmedo y cálido, característico de los pliegues de la piel. No todos ocasionan infección, pues para ello tienen que penetrar la epidermis, lo que se consigue fácilmente si encuentran las siguientes condiciones:

  • Heridas.
  • Vestir ropa y calzado que no permita la transpiración.
  • Debilitamiento de las defensas.
  • Enfermedades del metabolismo, por ejemplo diabetes mellitus.
  • Perturbaciones en la circulación sanguínea.
  • Desórdenes de la alimentación.
  • Deficiencia de vitaminas.
  • Tratamiento prolongado con antibióticos y anticonceptivos.
  • Exceso de peso.
  • Contacto prolongado con animales domésticos o ganado infectados con hongos.
  • Clima caluroso.
  • Uso de ropa ajustada y mojada.
  • Cambios hormonales.
  • Falta de higiene.

Síntomas de infecciones por hongos

  • Comezón intensa.
  • Manchas en piel.
  • Aparición de pequeñas ampollas.
  • Descamación.
  • Sensación de quemazón.
  • Placas blanquecinas que se adhieren a las mucosas de boca y genitales.
  • Secreciones vaginales.
  • Alteraciones en el color de la piel.
  • La candidiasis habitualmente se manifiesta mediante comezón y sensación de quemazón, posteriormente, se presenta secreción de flujo grumoso blanco o amarillento, dificultad para orinar y molestias durante las relaciones sexuales. Al visualizar vagina y pene se observa que sus paredes están enrojecidas y cubiertas con placas blanquecinas.
  • La pitiriasis versicolor da lugar a la formación de manchas ovaladas de color marrón, rojo o amarillento, las cuales generan placas de gran tamaño que suelen presentarse en la parte alta del tronco.
  • Cuando se padece tiña de la cabeza aparecen las llamadas placas pseudoalopécicas, que son zonas circulares provistas de cabello muy corto con puntos negros y escamas; asimismo, hay inflamación, calor local, dolor y abscesos.
  • Si hay contagio de tiña del cuerpo aparecerán placas circulares que en un principio miden aproximadamente un centímetro, las cuales tienden a crecer y desarrollar escamas.
  • La tiña de la ingle se manifiesta con manchas rojas y escamosas que ocasionan comezón.
  • Quienes sufren pie de atleta o tiña de los pies comúnmente ven afectados los espacios entre los dedos y plantas, pues en estas zonas suelen haber descamación, picor, grietas y mal olor.
  • Si la micosis se presenta en uñas, éstas engruesan, cambian de color y se rompen con facilidad.
  • La actinomicosis tiene cuatro manifestaciones clínicas importantes: facial (genera daño al esmalte de los dientes y puede diseminarse a oídos, huesos y cerebro), torácica (afecta a los pulmones y en la piel genera llagas y abscesos), abdominal (se presenta después de haber realizado una cirugía en esa zona) y pélvica (se asocia al uso del dispositivo intrauterino y se dice que ocasiona fiebre, debilidad y malestar general).
  • Las lesiones generadas por cromomicosis inician como especie de nódulo y/o verrugas con costras en la superficie.
  • En el caso de esporotricosis aparecen úlceras que drenan material purulento.
  • Si se padece micetoma suelen presentarse protuberancias rojizas que crecen y se abren para dar paso a la secreción de sangre y pus; cuando esta infección se manifiesta en tórax suele traspasar sus estructuras y llegar al pulmón, o bien, dañar huesos.

Diagnóstico

  • En cada uno de los tipos de micosis la observación de los síntomas suele ser suficiente para establecer el diagnóstico; sin embargo, llega a ser necesario hacer diversas pruebas para identificar al hongo causante de la enfermedad, para así poder proporcionar el tratamiento más adecuado.
  • El dermatólogo solicita análisis de muestras de secreciones y examen de tejidos en donde se encuentran las lesiones.
  • Cuando se sospecha que huesos o algún órgano están dañados se requieren radiografías.

Prevención

  • Bañarse diariamente y asegurarse que cada parte del cuerpo quede absolutamente seca, en especial los pliegues cutáneos.
  • Aplicar talco antimicótico o antifúngico antitranspirante en pies, calzado y cuerpo, especialmente en días calurosos y cuando practiques deporte, ya que absorbe la humedad.
  • Nunca caminar descalzo.
  • Desinfectar cualquier herida ayuda a prevenir que sea invadida por hongos; pueden utilizarse antisépticos de libre venta.
  • Evitar vestir ropa muy ajustada.
  • No permanecer con el traje de baño mojado ni con ropa para hacer ejercicio por periodos prolongados.
  • Cambiar diariamente calcetines, medias y zapatos.
  • No usar zapatos fabricados con materiales sintéticos, ya que retienen el sudor.
  • Prefiere medias o calcetines de algodón, pues este material mantiene los pies frescos.
  • Cuando te mojes zapatos o calcetines quítatelos inmediatamente.
  • Desinfecta los objetos de aseo personal contaminados, como peines, cepillos y toallas, los cuales nunca deben prestarse.
  • Evita la exposición prolongada a agua caliente porque reblandece la piel y facilita la penetración de hongos.
  • Incrementa la ingesta de vitamina C (brócoli, cítricos, frutas y verduras frescas) y zinc (ostiones, carne, champiñones, cereales integrales, huevos y levadura de cerveza) para reforzar al sistema inmunológico, lo que puede apoyarse con multivitamínicos y suplementos alimenticios.
  • Cuidar la salud de las mascotas para evitar contagios.

Tratamiento de micosis

  • Cuando se trata de micosis superficiales lo más recomendable es aplicar cremas, pomadas, lociones, talcos y aerosoles antimicóticos o antifúngicos, tratamiento que debe durar de 3 a 4 semanas.
  • Si lo anterior no es suficiente se debe recurrir al dermatólogo, especialista que prescribirá medicamentos por vía oral, lo que, aunado a buenos hábitos de higiene, permite acelerar el proceso de curación y prevenir reinfecciones.
  • En caso de candidiasis, las mujeres, además de cremas cutáneas, pueden utilizarse óvulos vaginales; pero cuando afecta a los hombres se requiere la administración de antimicóticos orales.
  • Es indispensable que las micosis profundas sean tratadas a la brevedad por el dermatólogo, quien recomendará antimicóticos orales, tópicos o locales y, en algunos casos, mediante procedimientos quirúrgicos extirpará lesiones y drenará abscesos.

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Dermatología

Cómo depilar el área del bikini


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore