Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Piel seca, causante de apariencia marchita

Jueves 13 de febrero del 2014, 03:27 pm, última actualización.

Es cuando la piel carece de la humedad adecuada para mantener su equilibrio y estado saludable. Se caracteriza por la presencia de descamación, poros abiertos, granos, grietas, aspereza, irritación, falta de brillo y comezón, entre otros síntomas.

Piel seca, causante de apariencia marchita

La piel cuando está sana contiene cierta cantidad de agua y grasa, elementos que la mantienen lubricada y libre de infecciones, no obstante hay ocasiones en que alguno de los dos compuestos, o ambos, se presentan en cantidad inferior a la necesaria y, en consecuencia, la epidermis luce marchita y sin vida.

Asimismo, es importante saber que debido a trastornos en el proceso de queratinización (el que permite que la piel se renueve cada 28 días) se reduce notablemente la concentración de un hidratante natural llamado urea, lo que deriva en disminución de la capacidad para retener humedad. Además de lo anterior, quienes sufren este problema llegan a presentar afección en el metabolismo de los ácidos grasos, lo que ocasiona alteraciones en la barrera lipídica de la piel.

Cabe destacar que hay diversos factores que restan humedad a la piel, entre ellos se encuentran:

  • Fumar.
  • Consumir bebidas alcohólicas.
  • Dieta deficiente.
  • Ciertos medicamentos.
  • Cambios climáticos, pues el calor induce la transpiración, y el frío disminuye la función de las glándulas sebáceas.

Ahora bien, la piel seca suele presentar características con las que se puede reconocer fácilmente:

  • Leve descamación.
  • Aspereza.
  • Sensación de tirantez.
  • Posible prurito.
  • Agrietamiento.
  • Tendencia a la irritación e inflamación.

Por otra parte, la piel del rostro es la más expuesta a la influencia de agentes que incidirán en su resequedad, como los que se han mencionado más el contacto con elementos contaminantes, de manera que los especialistas en el estudio de la piel (dermatólogos) refieren que el cutis que tiende a la sequedad se irrita con facilidad e incluso denota pequeñas venitas en la nariz, además de arrugas y, en algunos casos, eccema. A continuación se describen estas afecciones.

a) Arrugas. Aparición de surcos en forma de líneas sobre la superficie de la piel, pues conforme transcurre el tiempo la epidermis pierde firmeza, retiene menos agua y la secreción de sebo es más lenta. Por tanto, la piel se hace más vulnerable al desgaste, que en un principio sólo se presenta como líneas de expresión (marcas que se hacen visibles cuando hablamos, reímos o lloramos, por ejemplo). En este proceso también intervienen factores hereditarios, color de piel, gestos y exposición prolongada al Sol. El área más visible del problema se localiza en la parte lateral de los ojos ("patas de gallo") y alrededor de la boca.

Es importante tomar en cuenta que las células necesitan oxígeno para transformar los alimentos en energía, sin embargo, la presencia de algunos átomos de este gas y del nitrógeno (radicales libres), que son los principales constituyentes de la atmósfera que ingresan a nuestro organismo a través de la respiración, pueden tener efectos perjudiciales (oxidación) e influir en el desarrollo de enfermedades cardiacas, cáncer o Alzheimer. Para contrarrestar esta problemática, nuestro cuerpo emplea en forma natural antioxidantes presentes en los alimentos y complementos alimenticios, los cuales sirven también para evitar o retardar la aparición de arrugas. Asimismo, la epidermis debe humectarse con cremas y leches.

b) Dermatitis. Reacción inflamatoria de la piel que se produce cuando entra en contacto con sustancias irritantes contenidas en plantas, tintes para cabello, cosméticos, desodorantes, perfumes, jabones, detergentes, fibras sintéticas, productos para depilar, metales de las joyas, así como por la acción de algún medicamento o alimento. Se considera un padecimiento crónico y periódico caracterizado por enrojecimiento, ampollas, resequedad, descamación y comezón difícil de controlar. Asimismo, provoca que la piel sea susceptible a infecciones producidas por hongos.

Se sugiere la aplicación de pomadas y ungüentos de venta libre indicados para tratar el padecimiento, así como cremas, lociones y aceites que humectan la piel, las cuales evitan que siga lesionándose.

c) Eccema. Brote de ronchas rojas en mejillas, muñecas, rodillas y parte interna de los codos, el cual causa comezón intensa, irritación, úlceras diminutas y descamación. Su aparición se relaciona con los efectos del Sol, viento y miles de sustancias químicas que tienen contacto con la piel; puede presentarse a partir de los dos meses de edad, regularmente en personas con piel seca. Aunque algunas fuentes manejan el término "eccema" como sinónimo de "dermatitis por contacto", se puede decir que ésta es una inflamación causada por una sustancia en particular, que se localiza en un área específica y bien delimitada del cuerpo.

En estos casos es recomendable evitar las condiciones que dan lugar a los brotes de ronchas, por ejemplo, nunca permanecer con ropa sudada, exponerse al frío excesivo o tener contacto con cloro o sustancias químicas irritantes (como lociones, perfumes o jabones con fragancias si la piel es sensible a ellas). Además, la epidermis debe humectarse constantemente con cremas específicas, y hay que aplicar protector solar siempre que estemos expuestos al Sol.

d) Grietas. Comúnmente se presentan en plantas de los pies, manos, codos y tobillos en forma de pequeñas heridas muy dolorosas y sangrantes; su principal causa es la piel seca, exposición al frío y eccema. Quienes son propensos a esta afección requieren suplementos alimenticios que contengan vitaminas B2, B6 y biotina, incluir en su dieta aceites vegetales y aplicar pomadas para aliviar las lesiones, así como cremas humectantes.

e) Ictiosis. Término médico que describe a grupo de enfermedades de la piel que se caracterizan por acumulación excesiva de escamas o células muertas en la epidermis. Esta afección es de tipo hereditario y parece deberse a defecto en el metabolismo de los corneocitos (determinado tipo de células de la piel) o de la capa grasa que se encuentra alrededor de ellos, cuya función es unirlos a modo de cemento intercelular. Su tratamiento consiste en aplicar soluciones como el ácido salicílico y productos emolientes.

f) Irritación. Reacción de la piel en forma de enrojecimiento e inflamación ante contaminantes ambientales, perfumes, detergentes y sustancias químicas, lo que ocasiona comezón, tirantez, ardor y sensación de quemazón. Se recomienda la aplicación de cremas indicadas para piel sensible y bañarse con agua tibia y jabón neutro.

g) Piel del diabético. Sequedad en la piel por bloqueo de la sudoración, lo que puede llevar a la formación de grietas que facilitan la entrada de gérmenes, por lo que debe procurarse utilizar productos humectantes en todo el cuerpo, principalmente en los pies.

h) Piel en la tercera edad. En la vejez se tiene mayor propensión a sufrir piel seca debido a reducción en número y actividad de las glándulas sebáceas y a disminución de la transpiración, lo cual puede causar intensa comezón e irritación. Se trata con cremas emolientes y, paradójicamente, evitando mojar con frecuencia la piel (sobre todo con jabones o detergentes) para no destruir el manto graso normal que protege su superficie.

i) Psoriasis. Enfermedad crónica que inicia con la aparición de ronchas rojas con pequeñas escamas blancas en diversas partes del cuerpo, como cuero cabelludo, rostro, rodillas, codos, tobillos, pecho y axilas, sin causar comezón o molestia alguna. No tiene consecuencias graves ni es contagiosa, afecta por igual a hombres, mujeres, niños y ancianos, y puede clasificarse en leve, moderada o severa de acuerdo con el porcentaje de piel lesionada. Su origen es hereditario, por lo que es posible encontrar dentro de un núcleo familiar varias personas afectadas por el padecimiento.

La capa superficial de la piel normalmente tarda 28 días en regenerarse, pero cuando se padece psoriasis este proceso se realiza en cuatro días, lo que en consecuencia provoca que las células epiteliales superiores (que no alcanzan a desprenderse) produzcan descamación. Debido a que son células inmaduras no protegen a la piel y se pierde humedad; asimismo, los capilares son más gruesos y largos que en la piel normal y la sangre fluye en más cantidad, por ello las lesiones son de color rojo. En estos casos se recomienda la aplicación de cremas humectantes, pero cuando los brotes son muy extensos y se presentan con frecuencia es necesario seguir un tratamiento más agresivo que sólo el dermatólogo puede prescribir

j) Xerosis. Afección que se presenta debido a la pérdida de humedad, lo que ocasiona que en la capa más superficial de la piel se formen grietas y costras. Se caracteriza por aspereza, falta de elasticidad y aparición de gran cantidad de pequeñas escamas en la superficie de la piel, lo cual puede mejorar al aplicar cremas hidratantes y humectantes de 2 a 3 veces al día.

Cuidados

La limpieza de la piel seca debe efectuarse con aceites de ducha o jabón neutro y una esponja suave, evitando frotar con fuerza, posteriormente, se requiere el uso de cremas humectantes dos veces al día, las cuales deben aplicarse en rostro y resto de cuerpo mediante movimientos suaves. Este tipo de productos tienen uno o dos ingredientes básicos en combinación, por ejemplo, vaselina o aceites (cubren y protegen la piel retrasando la pérdida de agua) y glicerina (retienen la humedad).

También puede recurrirse a cremas con liposomas, que son unas bolitas de grasa microscópicas que penetran la piel y reemplazan los aceites que ésta pierde; otras contienen vitaminas A, E, C y complejo B, nutrientes que son absorbidos por la piel proporcionando protección contra los rayos solares y contaminantes ambientales, aunque no por ello deja de ser indispensable la utilización de bloqueadores y filtros solares.

Por otra parte, los productos que contienen colágeno y elastina (proteínas de la piel que ayudan a que permanezca joven y elástica) resultan necesarios para quienes tienen epidermis seca, ya que humectan y retrasan el envejecimiento prematuro.

Tome en cuenta que además de las recomendaciones antes citadas es necesario beber de 2 a 3 litros de agua diariamente y seguir dieta balanceada, la cual puede apoyarse con suplementos alimenticios y multivitamínicos, de esta forma su piel se mantendrá en buenas condiciones y lucirá radiante.

Consulte a su médico.

SyM

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Dermatología

Labios resecos, víctimas del frío


Ver más...

La función del cerumen es proteger al oído; posee sustancias amargas para evitar la entrada de insectos o bacterias.

Logo Comscore