Grasas y colesterol - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Grasas y colesterol

Jueves 02 de marzo del 2017, 09:08 am, última actualización

Para tener un cuerpo sano es importante que en la dieta se incluyan grasas y colesterol, pues cumplen con funciones importantes en el organismo. Sin embargo, cuando ambos se presentan en exceso ponen en riesgo la salud.

Grasas, Dieta sin grasas, Colesterol

Los nutriólogos recomiendan una dieta que contenga entre 10 y 15 % de proteínas, 55% de carbohidratos y 35% de grasas. Estas últimas son las responsables de absorber algunas vitaminas, así como almacenar y distribuir la energía que el organismo necesita, entre otras funciones.

Ahora bien, los mismos especialistas contemplan dos tipos de grasas: las llamadas grasas saturadas, que se encuentran en carnes rojas y la mayoría de productos lácteos, y las insaturadas, presentes en aceites vegetales, aguacate, pollo, pescado y frutas secas, entre otros alimentos.

La gran diferencia entre ambas es que las primeras favorecen la acumulación de colesterol “malo” (LDL por sus siglas en inglés) en las paredes de las arterias, limitando con ello el libre tránsito de la sangre, pudiendo ser éste el origen de trastornos cardiacos, como el infarto. En cambio, las grasas insaturadas forman otro tipo de colesterol, que se conoce como “bueno” (HDL), que ayuda a eliminar aquel que se deposita en las arterias. De manera que el consumo excesivo de grasas saturadas es uno de los factores que desencadena la denominada hipercolesterolemia, es decir, el exceso de colesterol en la sangre.

El hombre acumula grasa en el dorso del cuello, hombros, espalda, cara, mitad superior del tronco y abdomen y, al paso del tiempo, en todo el vientre. A su vez, la mujer es susceptible de almacenarla en vientre, caderas, muslos y senos, y con el paso del tiempo en barbilla, nuca y nalgas. Finalmente, en los niños se localiza en pubis, caderas, brazos, mejillas y en dorso de manos y pies.

¿Qué es el colesterol?

Este compuesto graso es producido por el hígado, y su función principal es proteger a las membranas de las células de todo el cuerpo. Para llegar a ellas utiliza como medio de transporte venas y arterias, por las que se desplaza en forma de paquetes llamados lipoproteínas. El riesgo de incrementar la cantidad de colesterol en la sangre se inicia cuando ingerimos excesivamente alimentos que lo contienen, principalmente carne, chicharrón, huevo y algunos derivados lácteos.

Ahora bien, cuando la cantidad de colesterol es alta tiende a adherirse a las paredes de las arterias volviéndolas estrechas, por lo que el flujo de sangre se limita y provoca que llegue en menor cantidad a órganos como el cerebro. Si la irrigación es insuficiente en el corazón, propicia dolor, angina de pecho e infarto, en casos extremos.

Estudios científicos realizados por el Hospital General de México señalan que 1 de cada 10 mexicanos padece hipercolesterolemia. Esta condición no genera síntomas notables, y en la gran mayoría de los casos quienes viven con él se percatan de su presencia cuando se ha generado un problema grave.

De manera que una de las mejores maneras de cuidar nuestra salud es a través de la alimentación. Procura que ésta sea equilibrada en minerales, vitaminas y carbohidratos, y no tendrás problemas de grasas y colesterol.

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Diabetes

En invierno, ejercicio bajo techo


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore