Hipoglucemia, padecimiento nada dulce - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Hipoglucemia, padecimiento nada dulce

Jueves 02 de marzo del 2017, 09:44 am, última actualización

La hipoglucemia es el descenso de los niveles de azúcar en la sangre, hecho que produce sudor, temblores, mareo y palpitaciones bruscas, sobre todo en personas mayores y diabéticos tratados con insulina. El mal trago puede ser pasajero, pero si hay episodios recurrentes o baja muy brusca (coma) pueden presentarse dificultades permanentes.

Hipoglucemia, Diabetes, Disminución de glucosa, Tratamiento de diabetes

También conocida como hipoglicemia en ayunas o reactiva, la hipoglucemia tiene como origen la disminución o retraso en la ingesta de alimentos, aumento brusco de la actividad física, abuso de alcohol o consumo de fármacos combinados; también, puede ser consecuencia de enfermedades como insuficiencia de riñones o hígado, y déficit hormonales que disminuyen las cantidades de insulina (hormona que sirve para procesar la glucosa o azúcar).

Este tipo de problemas son comunes a todo individuo, pero principalmente en dos grupos: ancianos y gente sometida a tratamiento para el control de diabetes; los primeros, porque suelen descuidar la alimentación y sus horarios, reduciendo la aportación natural y constante de nutrientes que dan energía, y los otros como consecuencia desagradable de su terapia, sea por aplicación errónea de insulina o por consumir fármacos que controlan el azúcar (hipoglucemiantes) en forma desorganizada o fuera de sus horas.

La disminución de glucosa puede ser de diferente intensidad, pero en todo caso se presenta una reducción de la energía que reciben células del cerebro o músculos para funcionar adecuadamente, lo que se traduce en sudor frío, palidez, temblor, palpitaciones aceleradas, mareo, debilidad, falta de coordinación, confusión y desmayos; en casos graves o "coma hipoglucémico" se presentan, además, visión borrosa y convulsiones.

En términos generales, sufrir hipoglucemia ligera no es tan alarmante ni necesita consulta médica, aunque si no es tratada con prontitud puede empeorar la situación e incluso presentarse pérdida del conocimiento. En cambio, si existen crisis reiteradas siempre se requerirá atención médica.

Asimismo, tome en cuenta que la hipoglucemia en personas de la tercera edad, aún sin llegar al estado de coma hipoglucémico, puede acarrear consecuencias graves tanto en el funcionamiento del sistema circulatorio como en el cerebro. En este sentido, es esencial atender no sólo los momentos en que se presenten bajas de glucosa en sangre, sino también cuando el azúcar desciende con rapidez de niveles altos a aquellos considerados habitualmente normales.

Además, aunque pueden existir otras causas, la inmensa mayoría de las hipoglucemias en el anciano están ligadas al uso de medicamentos orales para el tratamiento de diabetes.

Cómo actuar

Es muy importante actuar con rapidez en cuanto se presentan los primeros síntomas; en primer lugar, debe abandonarse la actividad que realiza (sobre todo si maneja u opera una máquina), y si se tiene a mano un medidor de niveles de azúcar, debe confirmarse que de verdad se vive esta situación, ya que a veces se puede confundir con ansiedad.

En caso de que los niveles de glucosa se encuentren por debajo de los 60 miligramos por decilitro, se tienen que consumir azúcares sencillos o de absorción rápida (son asimilados rápidamente por nuestro organismo), como azúcar, miel, jugos naturales, naranjada o refresco de cola en las siguientes cantidades:

  • Azúcar: 15 gramos o 3 terrones de 5 gramos.
  • Bebidas azucaradas: 150 mililitros.
  • Miel: una cucharada.
  • Jugos: 150 mililitros.

La sensación de malestar generalmente es breve, pero para evitar un nuevo descenso se tienen que tomar alimentos de absorción lenta o azúcares complejos:

  • 20 ó 40 gramos de pan.
  • 3 ó 6 galletas marías.

Si el bajo nivel de azúcar se produce justo antes de la comida, no es posible comer sino hasta haber superado la crisis.

Es necesario que platiques sobre este tema con el médico que lleva el tratamiento para el control de diabetes, a fin de que te oriente sobre el uso del medidor de glucosa o aplicación correcta de insulina, entre otras dudas. Quizá también te recomiende llevar consigo alimentos o bebidas para prevenir o tratar la hipoglucemia, y cuidar el consumo de alcohol, ya que bloquea las defensas naturales que tiene el organismo para recuperarse ante una hipoglucemia; además, puede orientarte sobre el uso de una tarjeta o placa metálica que te identifique como diabético y que aclare el tipo de tratamiento que requieres.

También es importante que tu médico enseñe el tratamiento a tus familiares y personas cercanas. Si conoces a una persona capacitada, enséñale qué hacer en caso de ataques severos:

  • Pedir ayuda.
  • No deben dar ningún alimento por la boca en caso de pérdida de conciencia.
  • Canalizarlo al servicio de urgencias lo más pronto posible para el suministro de solución de dextrosa intravenosa.

Prevención

La mejor manera de prevenir una hipoglucemia es que las personas de la tercera edad cuiden su alimentación y, en general, que todo individuo con diabetes mantenga su enfermedad bajo control, por lo que debe respetarse el tratamiento indicado por el especialista (médico internista o endocrinólogo), quien además ayudará al paciente a reconocer los síntomas de este padecimiento y su tratamiento. Además, si utiliza un medidor de glucosa para realizar monitoreos periódicos y registra niveles bajos de azúcar sin presentar síntomas, debe informar inmediatamente al especialista.

Por último, es recomendable observar las siguientes rutinas, siempre bajo consentimiento médico:

  • Comer después de cada dosis de insulina o de tomar las pastillas correspondientes.
  • Seguir los horarios indicados para las dosis.
  • Nunca omitir alimentos (en especial antes de acostarse).
  • Comer siempre la cantidad de harinas (papa, pastas, chícharos, legumbres, arroz o pan), fruta y leche que se hayan recomendado en el plan de alimentación.
  • Tomar un suplemento extra en caso de ejercicio intenso; pueden añadirse una pieza de fruta o 2 panes tostados, por ejemplo.
  • Insulina e hipoglucemiantes hacen bajar el azúcar en sangre. Ambas tienen que adaptarse a los horarios, hábitos de comida y actividad física que realice la persona con diabetes. A pesar de ello siempre existe el riesgo de sufrir una hipoglucemia ligera.

Como puedes ver, orientación médica y disciplina son importantes para evitar hechos lamentables y, ante todo, para adquirir hábitos nuevos que ayuden a vivir con plenitud.

SyM - Mario Rivas

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Diabetes

En invierno, ejercicio bajo techo


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore