Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Disfunción eréctil en el paciente con diabetes

Viernes 24 de enero del 2014, 07:34 am, última actualización.

La disfunción eréctil es la incapacidad de conseguir o mantener una erección el tiempo suficiente para penetrar a la pareja, problema que se presenta en todos los pacientes con diabetes debido a que el exceso de azúcar en la sangre daña los vasos sanguíneos encargados de permitir que el pene se torne erecto.

Disfunción eréctil en el paciente con diabetes

"La disfunción eréctil, antes mal llamada impotencia sexual, ha acompañado al ser humano desde el inicio de la historia, y debido a que no había suficientes tratamientos disponibles se afirmaba que el 90% era de origen psicológico. No obstante, en la actualidad sabemos que esto no es verdad, pues hay un grupo muy importante de pacientes que la padece por causas orgánicas", refiere en entrevista exclusiva para saludymedicinas.com.mx el urólogo Alejandro Robert Uribe, especialista adscrito al Servicio de Urología del Hospital de Oncología del Centro Médico Nacional Siglo XXI.

En esta categoría se ubican los pacientes con diabetes, quienes al tener exceso de glucosa o azúcar en la sangre sufren daño en nervios y vasos sanguíneos del pene encargados de las erecciones, ya que cuando las primeras estructuras se atrofian son incapaces de enviar señales a las segundas.

Para comprender por qué ocurre la disfunción eréctil es necesario conocer el mecanismo de la erección, el cual está conformado por las fases eléctrica e hidráulica. La primera corresponde al estímulo del sistema nervioso, tanto a través del tacto como del cerebro; en consecuencia, tiene lugar la segunda etapa que se caracteriza por acumular sangre dentro del pene.

"El fluido sanguíneo que llega al pene es retenido por los cuerpos cavernosos que, como su nombre lo indica, son especie de cavernas o lagunas en donde llega el vital líquido y, una vez que éste se encuentra ahí, cierran una especie de compuerta para evitar que se vacíen, lo que permite que el pene se mantenga erecto", explica el Dr. Robert Uribe.

Ahora bien, en los pacientes con diabetes este proceso se ve afectado debido a que presentan problemas en los pequeños vasos sanguíneos, por lo que la circulación es deficiente y no logran tener o mantener una erección. "Este grupo de individuos padecen disfunción eréctil en porcentaje extraordinariamente alto, incluso, lo manifiestan antes que otras complicaciones propias de la diabetes, como retinopatía (ceguera) o úlceras varicosas (lesiones cutáneas que afectan las venas)", acota el urólogo.

Cabe destacar que no solamente los hombres con diabetes sufren disfunción eréctil, sino también aquellos afectados por hipertensión, "en estos últimos el trastorno se asocia a la administración de medicamentos para bajar la presión arterial, ya que tienen efectos sobre los vasos sanguíneos y ello impide que no llegue suficiente sangre hacia los cuerpos cavernosos", indica el Dr. Robert Uribe.

El otro tipo

"La disfunción eréctil puede presentarse a cualquier edad, incluso en personas muy jóvenes (20 años), ya que no es un padecimiento exclusivo de la gente adulta; en estos casos es más frecuente que su origen sea psicológico.

Especialmente ocurre en pacientes que se sienten mal porque en algunas ocasiones han eyaculado muy rápido o sienten gran nerviosismo por estar con su pareja en algún lugar donde podrían ser descubiertos en pleno acto sexual. Lo anterior les ocasiona estrés e impide que logren una erección, y si en ese momento su pareja le hace comentarios un tanto fuertes sobre la situación es suficiente para dejarle un trauma y que más adelante tenga disfunción eréctil, pero de tipo psicológico.

Identificando el problema

Para realizar el diagnóstico deben tomarse en cuenta diversos elementos, siendo el más importante la historia clínica, en la cual se registra el tiempo que el paciente lleva padeciendo diabetes y cómo controla la enfermedad; asimismo, se le solicitan análisis de sangre para verificar si efectivamente se encuentra estable.

"Por otra parte, también se evalúa si el afectado tiene erecciones nocturnas, pues naturalmente todos los hombres las experimentan sin que se relacionen con eventos o sueños eróticos, pues son necesarias para mantener el mecanismo eréctil útil y funcional. Cuando el paciente no tiene dichas erecciones significa que su circulación sanguínea está dañada, ante lo cual se debe solicitar la realización de un ultrasonido arterial en los cuerpos cavernosos para medir el flujo sanguíneo y determinar en qué grado se encuentra el problema.

Alternativas de tratamiento

Una vez que se confirma el diagnóstico en las personas con diabetes y se verifica que la disfunción eréctil va de leve a moderada (cuando hay endurecimiento peneano pero no es suficiente como para penetrar) suele recomendarse terapia a base de medicamentos orales (como el sildenafil).

Ahora bien, "a los afectados que sufren dicho trastorno en forma moderada a severa y que no responden muy bien al tratamiento oral se les recomienda el uso de una bomba de vacío, que es un tubo de plástico (en donde se introduce el pene) conectado a una bomba que extrae en forma manual el aire dentro del cilindro, consiguiendo que la presión de la sangre aumente en las venas del miembro y que éste se levante, momento en que se ciñe un anillo en la base del órgano, de manera que el vital líquido se mantenga en esa zona a una presión constante", explica el urólogo.

Asimismo, hay pacientes que presentan graves problemas de circulación, por lo que no responden favorablemente a la terapia oral ni a la bomba de vacío, por lo que se tiene como opción la colocación de una prótesis en el pene, la cual le proporciona la rigidez suficiente para penetrar a su pareja durante las relaciones sexuales.

Cuando se recurre a este método terapéutico es indispensable que al paciente se le administren antibióticos previo al procedimiento, durante la estancia hospitalaria y después de que es dado de alta de la clínica. La intervención consiste en romper los cuerpos cavernosos del pene y colocar en su lugar dos cilindros flexibles y huecos, los cuales están conectados a una bomba que, al ser activada, los llenará de silicón y se logrará tener una erección.

"En estos casos es muy importante que el paciente mantenga la prótesis inflada al menos durante un mes, pues en caso contrario se forma una cicatriz que en el futuro impedirá que el pene se torne erecto al accionar la bomba", advierte el Dr. Robert Uribe.

"La prótesis resuelve el problema de disfunción eréctil prácticamente en el cien por ciento de los casos, pero la gran dificultad es que el paciente con diabetes corre el riesgo de que su organismo rechace la prótesis o sufra una infección, amén de que son muy costosas", agrega el especialista.

En cuanto a los afectados que presentan el problema por factores psicológicos, cabe resaltar que responden satisfactoriamente al tratamiento con medicamentos orales, independientemente de las terapias psicológicas y psiquiátricas.

Aunque la disfunción eréctil afecta la vida sexual de todos los varones con diabetes es necesario considerar que en la actualidad se tienen al alcance diversas alternativas de tratamiento que en muchos casos han demostrado alta efectividad.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Diabetes

Diabetes mellitus


Ver más...


Logo Comscore