Medidor de glucosa, aliado en el control de la diabetes - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Medidor de glucosa, aliado en el control de la diabetes

Miércoles 01 de marzo del 2017, 05:33 pm, última actualización

Las personas con diabetes deben vigilar persistentemente su nivel de azúcar en sangre, y la mejor manera de hacerlo es con ayuda de un glucómetro, eficaz y práctico instrumento que en segundos emite veredicto que difícilmente puede equivocarse.

Medidor de glucosa, Glucosa en sangre, Control de diabetes

Poca gente sabe que el “apellido” de la diabetes (elevado índice de azúcar en sangre), es decir, mellitus (miel), tiene su origen en el método que se utilizaba en el pasado para diagnosticarla, pues el médico sabía entonces que alguien sufría este padecimiento cuando el sabor de su orina era dulce, lo cual, evidentemente, hacía necesario que el galeno se convirtiera por segundos en degustador de dicho fluido.

En nuestros días la citada enfermedad es verdadera epidemia que exige de los enfermos gran esmero en su cuidado y control, mismo que empieza con la constante medición de los niveles de azúcar para que éstos permanezcan lo más cerca posible de las cifras habituales en una persona sana: entre 80 y 125 miligramos por decilitro (mg/dl) en ayunas, y de 100 a 140 mg/dl después de la comida (pospandrial).

Esta información es fundamental para saber si el tratamiento que sigue el afectado está dando el resultado esperado, así como ratificar o rectificar la medicación que se le ha prescrito e, incluso, hacer acto de conciencia en caso de incumplimiento de las recomendaciones médicas.

Evolución

Los medidores de glucosa no siempre fueron como los conocemos hoy. En realidad, hace 40 años había muy pocos aparatos de este tipo y se concentraban en algunos hospitales y consultorios privados. Sin embargo, como entonces no eran muy confiables, el enfermo debía practicarse examen de laboratorio cada vez que acudía a revisión.

Durante los primeros años de la década de 1970, de la mano de importantes avances tecnológicos, los médicos adquirieron los primeros medidores de mesa o gabinete, cuyo funcionamiento se basaba en sistema muy parecido al de los actuales dispositivos, aunque vale decir que tenían algunas peculiaridades: la gota de sangre que se aplicaba en aquellos instrumentos debía permanecer un minuto en la tira reactiva; luego, tenía que retirarse el excedente de fluido y la lectura final estaba lista al transcurrir otros 60 segundos.

El medidor, un tanto rudimentario y muy grande si se compara con los de nuestros días, comenzó a popularizarse porque se podía trasladar de un sitio a otro, permitiendo que algunos pacientes con suficientes recursos económicos lo adquirieran para uso personal. Sin embargo, la cantidad de sangre que se utilizaba para la muestra era entre 20 y 30 microlitros (hoy sólo se requiere 0.6 microlitros).

A principios de la década siguiente se crearon los primeros glucómetros diseñados para el autocontrol del enfermo, lo cual implicó responsabilizar al paciente sobre cambios de hábitos alimenticios y de estilo de vida. Los dispositivos referidos utilizaban también tiras reactivas, pero éstas ya contaban con tecnología de código de barras, que otorgó gran ventaja en relación con la precisión de resultados.

Años después, entre 1987 y 1988, se contó con otra generación de medidores, los cuales agregaron a sus componentes memoria e interfase (elemento de conexión que facilita el intercambio de datos) para ser utilizada en computadora personal; de esta época también data la aparición de un instrumento parlante, para uso de invidentes.

A partir de entonces los glucómetros han iniciado vertiginosa carrera en la que se combinan tecnología, diseño y comodidad para el paciente, de tal suerte que existen en el mercado accesorios muy pequeños (de bolsillo) con gran capacidad de almacenamiento (más de 500 registros), pantalla de fácil lectura y consumibles (tiras reactivas y lancetas) más precisos y menos agresivos.

Tecnología

Raymundo Chavira Mejía, vocal del Consejo Nacional de Educadores en Diabetes, charló en exclusiva con saludymedicinas.com.mx en torno a los glucómetros, ratificando que los cambios que éstos han experimentado han sido notables, sobre todo en el campo de muestras de sangre y tamaño de los equipos.

Claro está, la tecnología viene aparejada con la mercadotecnia, así que se busca que los aparatos sean atractivos a la vista, cómodos y funcionales. Es impensable, por ello, que el medidor de glucosa tenga pantalla del tamaño de una laptop, como sucedía hace 30 años, señala el también coordinador del Centro de Atención a Clientes con Diabetes del laboratorio Roche.

Asimismo, el experto especifica que existen en el mercado dos tipos de tecnologías:

  • Reflectómetros o fotómetros. La sangre reacciona químicamente con cierto compuesto que posee la tira al momento de reflejar la luz que emite el ojo electrónico del aparato; de esta manera, lo que se mide es el color que adquiere la tira (entre mayor presencia de glucosa, más intensa es la coloración).
  • Dispositivos con biosensores. Son más novedosos que los anteriores y se encargan de medir la corriente eléctrica que la muestra de sangre produce en la tira reactiva.

Cabe señalar que los instrumentos de primera generación requerían la intervención del paciente, ya que se debía ingresar manualmente el código incluido en el tubo de las tiras reactivas; luego, el sistema se modificó con la llegada del código de barras, y actualmente cuentan con chip que automatiza la codificación.

Como sea, lo que el paciente debe considerar es, en primer lugar, adquirir el medidor de glucosa que cubra sus necesidades, enfatiza el también licenciado en Enfermería y Obstetricia en la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Además, Chavira Mejía asevera: “Hay que observar de qué tipo de paciente se trata, si es joven o adulto mayor, porque quizá requiera que la calidad de la lanceta o aguja para puncionar el dedo sea muy fina para proteger la piel. También hay que observar la disponibilidad y costo de cada uno de los accesorios complementarios, como son las tiras reactivas, y es importante que el equipo cuente con respaldo de un laboratorio de prestigio y centro de atención a clientes, con el fin de que el paciente pueda aclarar todas sus dudas acerca tanto de la enfermedad como del uso del equipo y accesorios”.

Apego al tratamiento

El experto en diabetes considera que el automonitoreo es básico para saber si el enfermo sigue las indicaciones médicas y cumple el tratamiento. A su vez, en determinadas circunstancias nos puede advertir de la peligrosidad o conveniencia de practicar ejercicio, porque si el monitor marca valores debajo de 100 miligramos por decilitro es necesario que el usuario tome algún alimento para elevar la glucosa.

Lo mismo sucede a la inversa, asegura el entrevistado, porque si el individuo tiene niveles elevados de azúcar, debe evitar la actividad física y esperar a que sus índices se normalicen; si esto no ocurre, es preciso buscar ayuda médica.

Chavira Mejía confiesa que el índice de pacientes preocupados por su salud es muy bajo, y afirma que “lo óptimo es que el enfermo revise sus niveles al menos tres veces por semana, pero lo que en realidad sucede es que lo hace una vez cada 15 días o al mes, y muchos solamente se preocupan cuando se sienten mal. No puedo asegurarlo, pero de acuerdo a mi experiencia pienso que el porcentaje de quienes siguen monitoreo frecuente no rebasa 20%”.

Si nos referimos a enfermos con diabetes que cuentan con monitor propio, tenemos que decir que solamente la mitad de ellos lo posee, además de que “muchos de los que lo tienen no lo utilizan durante meses, y sólo lo desempolvan al momento que se presenta alguna complicación o emergencia”, señala el educador en este trastorno.

Considerando lo anterior, hay que pugnar por una cultura de la prevención y difundir a través de todos los medios posibles la naturaleza y complicaciones de la diabetes, expone el entrevistado, ya que la gente cree que la enfermedad es muy lejana y, cuando menos lo piensa, se encuentra en riesgo de padecerla. Por ello, concluye el experto, es recomendable que en cada hogar haya un glucómetro para revisar periódicamente los niveles de azúcar de todos los miembros de la familia, sobre todo si existen antecedentes o hay alguien diagnosticado con este padecimiento.

Recomendaciones generales

Si eres usuario de glucómetro o medidor de glucosa, toma en cuenta las siguientes medidas:

  • Almacena el equipo y sus accesorios en lugar fresco.
  • No expongas las tiras reactivas directamente a los rayos del Sol.
  • No dejes el equipo dentro del automóvil, porque la alta temperatura puede dañar sus componentes.
  • No guardes el instrumento en el baño; la humedad puede estropear el monitor o las tiras reactivas.
  • En cada medición, extrae la tira reactiva y cierra inmediatamente el frasco; ello evita que se contaminen con polvo o se ensucien con alguna sustancia.
  • Revisa la caducidad de las tiras reactivas (algunos equipos detectan esta anomalía).

Claves para el autocuidado

La Norma Oficial Mexicana para la Prevención, Tratamiento y Control de la Diabetes establece en relación con el automonitoreo los siguientes apartados:

  • El automonitoreo de los niveles de glucosa en sangre capilar (obtenida de vasos capilares, como sucede al puncionar el dedo) se considera procedimiento indispensable para lograr el adecuado control de la diabetes.
  • Es necesario que el médico y el equipo de salud vigilen la adecuada realización de esta técnica.
  • La frecuencia con que el paciente debe medir su nivel de glucosa queda a juicio del médico, dependiendo de las características de cada caso y el tipo de tratamiento.
  • En pacientes bien controlados se debe efectuar el automonitoreo de glucosa capilar en los horarios indicados por el médico, de 1 a 3 veces a la semana; en aquéllos consistentemente bien controlados puede ser menos frecuente, a juicio del galeno.
  • En personas mal controladas o inestables, y con terapia a base de insulina (hormona que permite el aprovechamiento de la glucosa), se debe efectuar diariamente —incluso, varias veces al día—, hasta que el tratamiento logre el control de los niveles de glucosa.

Cifras para recordar

Las siguientes cifras, establecidas en miligramos por decilitro (mg/dl), permiten calificar el control del nivel de glucosa en sangre en personas diagnosticadas con diabetes

Metas del                Bueno                Aceptable                 Malo
tratamiento
 
Nivel de glucosa       Menor a          110-140 mg/dl         Mayor a
en ayunas               110 mg/dl                                         140 mg/dl

Nivel de glucosa        Menor a          140 a 200 mg/dl      Mayor a
dos horas                140 mg/dl                                          200 mg/dl
después de
haber comido

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Diabetes

En invierno, ejercicio bajo techo


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore