Nueva alternativa contra diabetes - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Nueva alternativa contra diabetes, descubierta en un lagarto

Miércoles 01 de marzo del 2017, 05:35 pm, última actualización

Los reptiles son el nuevo aliado de la Medicina en la lucha contra la diabetes que, de acuerdo con estimaciones, causa 3.2 millones de muertes anuales en todo el mundo y afecta a más de 194 millones de personas de todas las nacionalidades.

Diabetes, Glucosa en sangre, Tratamiento para diabetes

El avance de la diabetes mellitus tipo 2 (del adulto) es tan rápido como alarmante, ya que este síndrome caracterizado por aprovechamiento anormal de la insulina y elevados niveles de glucosa en sangre que desencadenan problemas circulatorios, renales o de la vista, se asocia íntimamente con el incesante crecimiento de las zonas urbanas, donde los habitantes reducen la práctica de ejercicio y basan su dieta en el consumo de alimentos ricos en grasas, azúcares y proteínas.

Tan desalentador es el panorama actual que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Internacional de la Diabetes (FID) han estimado que, de no cambiar las tendencias actuales, el número de afectados por este padecimiento podría llegar, en el año 2030, a la gigantesca cifra de más de 360 millones.

Es evidente que estos hechos han estimulado la búsqueda y el desarrollo de nuevas alternativas pues, a decir del Dr. Kenneth Cusi, profesor e investigador de la División para la Diabetes del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, “en el mundo hay una epidemia de diabetes y, al igual que como ocurre con el cáncer, la naturaleza de esta enfermedad nos ha hecho ver que no va a existir un solo medicamento para tratarla. Las alternativas que tenemos son buenas, pero ninguna por sí misma es suficiente para revertir por completo la elevación del azúcar en sangre y sus complicaciones”.

Precisamente esta búsqueda y el mejor conocimiento sobre la diabetes han dado origen a una nueva familia de medicamentos, denominados mimetizadores de incretina, que irrumpirán en breve y que ayudarán a que los pacientes mejoren su calidad de vida. El primero de ellos fue descubierto gracias a una serie de afortunadas casualidades que involucran a un ponzoñoso lagarto que habita el desierto de Sonora (norte de México y sur de Estados Unidos), el monstruo de Gila (Heloderma suspectum), que desde ahora puede ser visto con ojos más amistosos a pesar de su escamoso aspecto.

Resistencia a la insulina

El Dr. Cusi, quien visitó nuestro país con motivo del Segundo Curso Internacional de Endocrinología, efectuado en Acapulco (sur de México), asegura que para comprender en qué consiste la innovación ofrecida por estos fármacos es necesario describir algunos de los mecanismos que ocurren normalmente en el organismo y que sufren alteraciones en pacientes con diabetes. En principio, describe que la insulina es una hormona fabricada por un grupo de células específicas del páncreas, llamadas beta, y enfatiza en que esta sustancia funciona como una “llave” que abre la “cerradura” que hay en la superficie de nuestros tejidos, sobre todo en los músculos, permitiendo el ingreso de glucosa.

“Cuando tomamos jugo de naranja, por ejemplo, éste llega al estómago, pasa al intestino y de ahí se integra a la circulación; luego, el páncreas lo detecta y determina que es necesario producir insulina que se requiere para que las células tomen el azúcar y se nutran. Sin embargo, en la diabetes se presenta un fenómeno llamado resistencia a la acción de insulina o insulinorresistencia, en el que, siguiendo con la metáfora, la ‘llave' funciona bien, pero la ‘cerradura' se encuentra ‘oxidada', de modo que la ‘puerta' se abre a medias y la glucosa tarda mucho en entrar, acumulándose en la sangre”, detalla el especialista.

La elevación de los niveles de azúcar se debe a esta causa y, aunque dicho problema no genera síntomas visibles para el paciente, “es malo porque la glucosa en sangre es como arenilla, que va raspando y lastimando a las arterias (lo que genera problemas en vasos capilares de la retina y riñones, por ejemplo), a la vez que fomenta que la grasa de la sangre se pegue a las vías sanguíneas, causando aterosclerosis (motivo de infartos en corazón y cerebro)”.

El catedrático de la Universidad de Texas comenta que antes se pensaba que después de comer se iniciaba la secreción de insulina sin ninguna mediación, pero ahora se sabe que durante la digestión el intestino produce una sustancia, llamada GLP1 (péptido parecido al glucagón 1), que estimula de manera muy notable la generación de la hormona por parte del páncreas. Asimismo, los médicos han detectado desde hace relativamente poco que las personas con diabetes poseen niveles muy bajos de GLP1, y ello ha abierto una nueva serie de investigaciones que dejan entrever la posibilidad de combatir a este padecimiento desde un frente nunca antes explorado.

“¿Qué tiene que ver esto con el monstruo de Gila?”, se pregunta Kenneth Cusi, y luego responde: “Pues que en la saliva de este reptil se encontró una sustancia parecida a la que genera el intestino humano, denominada exendina-4, que tiene tremenda eficacia para aumentar la cantidad de insulina generada por un paciente con diabetes después de comer”.

Lagartijas al ataque

En este momento hay muchos compuestos en desarrollo que se basan en el conocimiento que la Ciencia Médica tiene sobre la función y naturaleza del GLP1, pero hasta el momento el compuesto generado por los reptiles parecen llevar la ventaja si tomamos en cuenta su eficacia y los alcances que ha mostrado en investigaciones.

El endocrinólogo detalla que la existencia del GLP1 y su baja producción en pacientes con diabetes se conoce desde finales del siglo XX; empero, “los intentos por reemplazar esta hormona producida por el intestino fracasaron porque su molécula se desintegra a los pocos minutos de incorporarse en la sangre y no se logra mantener el efecto más que durante unos pocos minutos. Una gran ventaja que ofrece la exendina-4 o exenatida es que se ha observado que no se degrada con rapidez en el torrente sanguíneo, sino que puede durar 12 horas o más”.

Además de que este compuesto se puede generar en laboratorios, sin necesidad de criar reptiles venenosos, el Dr. Cusi destaca que es muy importante comprender que hay diferencias notables entre disminuir la glucosa en la sangre inyectando insulina o dando exenatida.

Explica al respecto que cuando se administra insulina es probable que el nivel de azúcar baje tanto que se presente hipoglucemia, padecimiento que se caracteriza por cansancio, sudor frío, palidez, nerviosismo, mal humor, visión borrosa y, en casos más graves, mareo, náuseas, sensación de temblor en manos y pies, taquicardia, dificultad para coordinar movimientos y desmayo. “Esto sucede porque al administrar la hormona no tenemos algo tan perfecto como el páncreas, que deja de producir insulina antes de que la concentración de glucosa disminuya demasiado. Aunque todavía faltan más estudios, se ha visto que con la exendina-4 hay menor frecuencia de hipoglucemia, porque el medicamento funciona en base a los niveles de azúcar circulante”.

Otras notables ventajas observadas en el uso de la sustancia descubierta en la saliva de lagarto es que no solamente no genera aumento de peso, sino que inclusive induce discreta disminución en comparación a cuando no se utiliza, sin descontar que ayuda a regular la producción de otra hormona generada por el páncreas, el glucagón, que tiende a aumentar los niveles de azúcar en la sangre.

Por otra parte, es sabido que la gente con insulinorresistencia vive durante décadas produciendo altos niveles de insulina, por ejemplo, dos veces más de lo normal, siendo causa de que en 20% de los pacientes se agoten paulatinamente las células beta del páncreas. Sin “echar campanas al vuelo”, el especialista menciona que hay estudios en animales que dan indicios de que tal vez la exenatida ayude a que estas células no sólo frenen su deterioro, sino que se regeneren un poco aunque, subraya, “esto es sólo una hipótesis de trabajo y no queremos crear falsas expectativas”.

Tratamiento integral

El especialista remarca que la exendina-4 no es un compuesto farmacológico que sustituya a los recursos empleados para el control de la diabetes, sino que viene a complementar y mejorar su eficiencia pues, recuerda, el abordaje de la enfermedad varía de acuerdo a cada caso y al grado de afectación.

“Hay dos áreas para tratar a una persona con diabetes —refiere—, pues podemos aumentar la cantidad de hormona que genera el páncreas con un compuesto como la sulfonilurea y/o hacer que los tejidos vuelvan a aceptar la insulina del organismo con medicamentos como metformina y glitazonas”. Una opción más, en casos avanzados, consiste en administrar directamente insulina.

La exendina-4 y otros mimetizadores de incretina beneficiarían a la gran cantidad de pacientes que a pesar de tomar medicamentos en altas dosis, pero sin requerir aún de insulina, carecen de un control óptimo de sus niveles de glucosa en sangre. “Sólo 20% de los pacientes con diabetes alcanzan las metas de control óptimo de glucosa sanguínea, lo cual conlleva a que el 80% de los pacientes desarrollen complicaciones crónicas irreversibles en diversos órganos y sistemas del cuerpo, como podrían ser la vista, los nervios y el sistema circulatorio”.

El Dr. Kenneth Cusi es claro al afirmar que los mimetizadores de incretina no sustituirán el uso de insulina en aquellos casos en donde la reserva de la célula beta del páncreas esté muy disminuida, dando por resultado una producción de insulina muy disminuida, o bien cuando el paciente presenta alguna complicación aguda; sin embargo, sugiere que “este medicamento podría ser utilizado en pacientes con reserva pancreática conservada que ya no estén respondiendo adecuadamente a hipoglucemiantes orales, o bien, que requieran dosis bajas de insulina para su control”.

Para finalizar, el endocrinólogo destaca que este nuevo tipo de medicamentos tendrá un auge importante en los próximos años, pero tampoco debe generar falsas expectativas, ya que no hay fármaco alguno que reemplace a un estilo de vida saludable que incluya una dieta balanceada (rica en frutas, verduras y cereales integrales, a la vez que baja en grasas y harinas refinadas) y práctica regular de ejercicio.

“Cuando una persona a la que se le diagnostica diabetes tipo 2 toma la responsabilidad de la enfermedad en sus manos y acude a un médico competente, es seguro que no sufrirá complicaciones. Tenemos suficientes medicamentos para mantener niveles de azúcar, colesterol y presión arterial normales, de modo que lograr un buen control de este padecimiento en nuestros días es posible, sin olvidar que lo más importante es no automedicarse y consultar siempre al médico para cualquier inicio, cambio, o ajuste al tratamiento”, concluye Kenneth Cusi.

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Diabetes

En invierno, ejercicio bajo techo


Ver más...

Sabías que...

Cuando no duermes lo suficiente, actúas como si hubieras bebido demasiado, pues las neuronas que controlan la memoria y percepción visual reducen su actividad.




Comscore