¿Padece diabetes?, viva bien sin matarse de hambre - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

¿Padece diabetes?, viva bien sin matarse de hambre

Miércoles 18 de mayo del 2011, 04:00 pm, última actualización.

Si usted padece diabetes es normal que tenga dudas sobre los alimentos que debe consumir para que su nivel de azúcar en sangre se mantenga en cifras normales. No se martirice pensando que tendrá que matarse de hambre, el secreto está en la cantidad y combinaciones de las comidas.

Diabetes, Azúcar en sangre, Carbohidratos, Dieta para diabetes

Seguir una dieta no significa que deban ignorarse las señales naturales de hambre que manda el organismo, sino adoptar sano régimen alimenticio que se adecue a las necesidades de cada individuo. Por ello, es necesario escuchar a nuestro cuerpo cuándo tiene apetito y reconocer en qué momento se encuentra satisfecho.

La recomendación anterior es especialmente importante para quienes padecen diabetes, pues si no comen y se administran medicamentos para controlar los niveles de azúcar en sangre, éstos pueden disminuir por debajo de los límites normales, lo que trae como consecuencia pérdida del conocimiento.

Como bien sabemos, dicha enfermedad se caracteriza por incrementar la glucosa en el torrente sanguíneo debido a que el organismo ya no produce insulina (hormona que se encarga de distribuir el azúcar a hígado y músculos), afección que se denomina tipo 1, o bien, si dicha sustancia se segrega en pequeña cantidad y su acción es deficiente (tipo 2).

No hay una lista de alimentos que estén absolutamente prohibidos, todos, en porciones más pequeñas, pueden ser incluidos en su plan alimenticio. Tome en cuenta que si le prohíben determinados comestibles se sentirá despojado y enojado, lo que sólo lo llevará a ingerirlos sin control, por eso es necesario que considere que los productos y víveres que incrementan el azúcar en sangre tendrán que consumirse en cantidades cada vez más pequeñas, combinados con otras comidas y coordinados con cambio en las dosis de medicamentos o ejercicio.

Carbohidratos

Están formados por carbono, hidrógeno y oxígeno, y se les clasifica como simples y complejos. Los primeros se caracterizan por tener sabor dulce, se digieren rápidamente y de inmediato pasan a la sangre, por ello, nos brindan energía al instante. A su vez, se dividen en monosacáridos (por ejemplo, glucosa, fructosa y galactosa, cuyas fuentes principales son miel, frutas, leche y jugo) y disacáridos (como sacarosa, maltosa y lactosa, que se encuentran en azúcar refinada, leche, cerveza y mermeladas).

Los llamados complejos no son dulces, tardan más tiempo en digerirse y, por ende, su paso a la sangre es lento; entre ellos se encuentran los oligosacáridos (maltotriosas y dextrinas, contenidas, por ejemplo, en bebidas energéticas para deportistas o bizcochos) y polisacáridos, que a su vez se dividen en feculentos (almidón y féculas, presentes en papas, camote, cereales, pastas, pan y plátano) y fibrosos (llamados celulosa, lignina y pectina, como arroz, tortilla, salvado de trigo y de avena, manzanas y verduras verdes, entre otros).

Debe considerar que los carbohidratos siempre tienen que estar presentes en el organismo, ya que además de proveerlo de energía, permiten el "ahorro" de proteínas para construir y reparar los músculos. Es necesario que constituyan 60% de la dieta diaria, independientemente que ésta sea dirigida a deportistas, personas con diabetes, mujeres lactando o niños, pero debe revisar el aporte que recibe a fin de asegurarse de la cantidad que su organismo tolera. 

Frutas y verduras

Es muy importante comer frutas y verduras diariamente ya que, además de aportar vitaminas, minerales y fibras, la mayoría son naturalmente bajas en grasas, azúcar y sodio; si se consumen como entrada o botana lo harán sentir satisfecho, por lo que será menos probable que coma de más.

Se recomienda que ingiera de 100 a 150 gramos de verduras, como acelgas, apio, berenjena, berro, brócoli, col, coliflor, espárragos, espinacas, lechuga, rábano, zanahoria, calabaza, cebolla, col de Bruselas, champiñón, habas, alcachofa y ajo.

La cantidad de frutas es aproximadamente de 100 gramos, de las cuales hay gran variedad, por ejemplo, durazno, ciruela, fresa, granada, kiwi, limón, mandarina, manzana, melocotón, melón, membrillo, naranja, pera, sandia, cerezas, higos, nísperos y uvas. 

Fibra

Constituye la parte de los vegetales que los humanos no pueden digerir, pues no es absorbida, la hay de dos tipos: insoluble y soluble. La primera no se disuelve en agua y actúa de forma similar a una escoba, ya que ayuda a limpiar las paredes intestinales; los alimentos que la contienen son frutas y verduras con cáscara, pan integral y cereales.

La soluble es vital en el control de los niveles de glucosa debido a que abandona el estómago paulatinamente y ello ocasiona que quien la consume se sienta satisfecho por más tiempo, además, hace que la absorción de los carbohidratos sea más lenta. Se encuentra en frijoles, avena y cebada, así como en algunas frutas y verduras. 

Grasas

Seguir dieta moderada en grasas resulta benéfico para personas con diabetes, ya que ayudan a que la digestión sea más lenta, dosifica la cantidad de glucosa y ocasiona que se sienta saciedad después de pequeña comida o bocadillo. La parte engañosa es saber cuánta es necesaria para los individuos que padecen dicha enfermedad; los especialistas en Nutrición consideran que el consumo no debe exceder dos cucharadas al día.

Como parte de este régimen bajo en grasas, es importante preferir aquellas que protegen al corazón, como los llamados ácidos grasos omega-3 y omega-9 y las monoinsaturadas, que se encuentran en aceites de oliva y nuez, salmón, sardinas, frijoles de soya y espinacas. 

Carnes

Como bien sabemos, las carnes nos proporcionan proteínas, ácido fólico y hierro, razones de sobra para no suprimir su ingesta, lo importante es retirarles toda la grasa y consumirlas de 2 a 3 veces a la semana alternando entre las rojas (vaca, cordero, cabrito y cerdo) y blancas (pollo, pescado y conejo).

Cada ración debe pesar entre 150 y 200 gramos, y siempre deberá ir acompañada de guarnición de verduras y frijoles, asimismo, hay que considerar que la porción de carne puede ser sustituida por el mismo peso de hígado, 200 gramos de calamar y 250 gramos de mejillones. 

Cómo afecta la comida

Los niveles de glucosa se elevan con mayor facilidad cuando se combinan indiscriminadamente carbohidratos, proteínas y grasas en raciones abundantes. Aunque no se prohíbe ninguno de los alimentos de los diferentes grupos, es necesario controlar la cantidad, para ello, la ayuda del endocrinólogo, nutriólogo y dietista es fundamental, nunca los pase por alto.

Por otra parte, cabe destacar que uno de los trucos que todos los enfermos de diabetes tienen bajo la manga es la ingesta de fibra dietética, pues, como ya lo describimos con anterioridad, hace más lenta la absorción de carbohidratos. Pero debe quedar muy claro que ello no significa que puedan ingerirse sin medida bebidas azucaradas, dulces y postres, sólo se trata de una ayuda que el paciente tiene a su alcance.

Es muy importante mantener los niveles de azúcar lo más cercanos a las cifras normales para evitar que la enfermedad se complique y disminuya la calidad de vida, para ello sólo requiere de cuatro elementos: dieta, medición de glucosa constante, medicamentos y práctica deportiva. Sólo es cuestión de esforzarse un poco y no sentirse limitado.

SyM - Angélica Villanueva

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Diabetes

En invierno, ejercicio bajo techo


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore