Impacto del cambio climático en la salud - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

11 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cambio climático, problema de salud global

Jueves 12 de enero del 2017, 11:25 am, última actualización.

Los efectos de la elevación de la temperatura del planeta son inminentes e irreversibles, y se estima que en años próximos impactarán a la población mundial. Se habla del incremento de enfermedades respiratorias, diarreicas y otras ocasionadas por ondas de calor.

Cambio climático, problema de salud global
Cambio climático, problema de salud global

Deshielos en zonas polares, tormentas e inundaciones de grandes dimensiones, incremento en la actividad volcánica, incendios forestales y hambrunas ocasionadas por prolongadas sequías, son señales del cambio climático.

Desde hace varios años científicos de todo el mundo percibieron que la Tierra estaba aumentando su temperatura a ritmo acelerado, tendencia que, lejos de detenerse, sigue avanzando. “Ante este incremento serán críticos los factores asociados a la salud humana, es decir, educación, atención médica, medidas de prevención, desarrollo económico e infraestructura, entre otros”, refiere la Dra. Ana Rosa Moreno Sánchez, bióloga egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), localizada en la capital del país, y especializada en Ecología Humana y Salud por la Universidad de Texas, Estados Unidos.

La especialista asegura que, de acuerdo con estudios efectuados por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), las modificaciones en la temperatura tendrán mayor efecto en personas con baja capacidad de adaptación.

Asimismo, los trabajos e investigaciones revelan que en los siguientes años la desnutrición se incrementará en el planeta, aunada a problemas subsecuentes en el desarrollo y crecimiento infantil; por si fuera poco, se presentarán aumento en las enfermedades, muertes y lesiones debidas a ondas de calor, inundaciones, tormentas, incendios y sequías.

Modelo explicativo

Si bien el clima siempre ha presentado ciertas variaciones, éstas han ocurrido a ritmo acelerado en las últimas décadas, y tal es la característica que ha dado lugar al cambio climático.

¿Qué lo origina? Los científicos encontraron que existía relación entre calentamiento global (cambio climático) y aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) promovido por las sociedades industrializadas.

Es importante tener presente que el efecto invernadero es un fenómeno natural que permite la vida en la Tierra. Es originado por gases atmosféricos, los cuales provocan que un porcentaje del calor proveniente del Sol (que el planeta refleja) quede atrapado. Lo anterior permite mantener una temperatura global mayor a 15º C, en lugar de los –18º C que prevalecerían sin dicho fenómeno.

Entonces, si tomamos en cuenta que diversas actividades humanas generan GEI y éstos van directo a la atmósfera, el efecto invernadero es mayor y, en consecuencia, se incrementa la temperatura de la Tierra. El principal gas emitido por el hombre es el dióxido de carbono; no obstante, también se han introducidos compuestos que no existían en el ambiente (perfluorados), pero que generan el mismo resultado.

Panorama global

De acuerdo con distintos análisis, prácticamente todos los continentes y la mayoría de los océanos se han visto afectados por los cambios climáticos regionales, en particular por el aumento de temperatura.

“Dicho calentamiento ha tenido fuerte impacto, tanto en sistemas físicos como biológicos. Dentro de los primeros tenemos los serios problemas de deshielo en el área que circunda al Polo Norte (Ártico); estamos viendo osos polares ahogándose porque el lugar donde se asentaban se está derritiendo y no siempre alcanzan a llegar a sitios seguros. En el segundo grupo, se percibe que diversas especies animales y vegetales han sido afectadas por el aumento de temperatura”, señala la entrevistada, quien se desempeña como consultora de la ONU y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En América Latina, a nivel ambiental, es probable que los recursos hídricos (ríos, lagos y lagunas que permiten abastecer agua para el consumo humano) disminuyan entre 10 y 30% en el trópico húmedo; asimismo, los ecosistemas podrán experimentar pérdidas de hasta 20 ó 30% de las especies en peligro de extinción, así como reducciones en la biodiversidad.

Oleada de calor

El incremento excesivo de la temperatura “ya es una condición común en los veranos europeos; tan sólo en el 2003 se registraron entre 35,000 y 40,000 muertos por esa situación, de los cuales 15,000 ocurrieron en Francia”, indica la Dra. Moreno Sánchez.

El efecto de las ondas de calor en la salud más directo es el llamado “golpe de calor”, mismo que tiene mayor impacto en la población mayor de 65 años y personas con enfermedades previas (por ejemplo, respiratorias y cardiacas). Dicho trastorno se refiere a la elevación de la temperatura corporal entre 39.4 y 41º C, problema que puede generar daños serios porque diversos órganos dejan de funcionar de manera adecuada; el cerebro es especialmente sensible.

“Se prevé que Latinoamérica también presentará fuertes ondas de calor; incluso, esta situación ya la estamos viviendo en México, principalmente en los estados del norte y algunos del sur. Sin embargo, las ciudades, como la Ciudad de México, no se salvan de este problema, ya que ahí se presenta el fenómeno ‘isla de calor’; es decir, hay incremento importante en la temperatura promovido por la construcción urbana, ya que capta la energía térmica”, explica la también investigadora de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Insectos transmisores: al alza

Según estudios sobre calentamiento global, se considera que el aumento de temperatura y las lluvias permiten (o lo harán en un futuro) la propagación de enfermedades transmitidas por vectores (por insectos o animales), en especial en aquellas regiones con sistemas de salud deficientes.

“Un estudio efectuado en Colombia indica que el cambio climático ha ocasionado que el fenómeno de ‘El Niño’ se presente de forma distinta a la cotidiana. Por ejemplo, se ha observado aumento en los casos de malaria o paludismo (enfermedad parasitaria que se caracteriza por fiebre, escalofrío y destrucción de glóbulos rojos), la cual es transmitida por mosquitos que se desarrollan en los cuerpos de agua que dejan las lluvias”, explica la ecóloga.

Y agrega que se considera probable que, con el fenómeno que nos ocupa, malaria y dengue (enfermedad viral caracterizada por fiebre, erupción, sangrado y dolor articular y muscular) cambien su distribución precisamente por el incremento de la temperatura, o bien, pudieran aparecer otro tipo de enfermedades de acuerdo con las alteraciones ambientales que están sucediendo.

A partir del agua

¿Qué pasa con el vital líquido? Hay que tomar en cuenta que la calidad del mismo se encuentra en función de las características físicas, químicas y biológicas. La que se define como potable debe cumplir con ciertas normas internacionales, por lo que cualquier alteración puede dañar la salud de quien la ingiere.

Las manifestaciones del cambio climático dan lugar a modificaciones en la cantidad y calidad del agua tradicionalmente empleada para el consumo humano, lo que afecta la incidencia de enfermedades diarreicas; por ejemplo, éstas tienen mayor incidencia durante los periodos cálidos y lluviosos, condiciones ecológicas favorables para la reproducción de bacterias, virus y protozoarios.

“Existe evidencia de que el calentamiento en los mares, asociado con ‘El Niño’, incrementa el riesgo de intoxicación por ciguatera (toxina marina) y algas. De esta manera, las biotoxinas asociadas con aguas más cálidas pudieran extender su rango a mayores latitudes”, explica la Dra. Moreno Sánchez.

Por otra parte, las áreas más pobres de las ciudades y la mayoría de las zonas rurales con frecuencia no tienen abastecimiento de agua ni saneamiento. Por tanto, ante un evento extremo o condiciones climatológicas de aumento de temperatura, las poblaciones se verán afectadas de forma severa, en particular respecto a higiene de alimentos y personal, así como en calidad y cantidad de agua potable disponible.

De acuerdo con la entrevistada, extensos estudios efectuados durante los últimos 25 años confirman la hipótesis de que la dispersión de la bacteria Vibrio cholerae (causante de cólera, infección intestinal grave, caracterizada por la aparición de diarrea) es autóctona al medio acuático y comensal del zooplancton (microorganismos que viven en el mar). “Lo anterior, combinado con el análisis de datos obtenidos vía satélite, son fuerte evidencia de que la epidemia de cólera se asocia al clima. Por ello, se especula también que el calentamiento del océano facilitará la transmisión de dicha enfermedad en las zonas costeras”.

Inundaciones y sequía

Otros impactos ya son ocasionados por inundaciones, cuyos efectos inmediatos son muertes y lesiones. A mediano plazo incluyen las enfermedades por beber agua contaminada (diarreicas y tóxicas), así como desnutrición. A largo plazo, los daños se ubican en la salud emocional de la gente, debido a la pérdida de sus seres queridos.

Es cierto que el exceso de lluvia puede afectar la salud de la población porque el cambio de los patrones en las precipitaciones puede favorecer la transmisión de la malaria como resultado de la expansión de insectos transmisores, pero también cabe mencionar que en algunas regiones del planeta el efecto será completamente contrario: habrá sequías.

En buena medida, esto afectará “a la productividad agrícola, y es probable que se presenten decrementos. En consecuencia, disminuirá la disponibilidad de alimentos en ciertas zonas, lo que podría incrementar o suscitar hambruna y desnutrición”, acota la especialista.

Vigilancia constante

La Dra. Moreno Sánchez aclara que los impactos del cambio climático en la salud variarán de una localidad a otra. Por ello, “es importante trabajar en los ámbitos regional y local en torno a lo que se puede esperar y lo que seguirá cambiando a lo largo del tiempo, a medida que la temperatura aumente”.

Asimismo, destaca la importancia de fortalecer los sistemas de vigilancia epidemiológica, robustecer la infraestructura de salud pública, vigorizar los recursos humanos y financieros para ese sector, y contar con más programas de formación.

La posibilidad de que la gente se enferme va a aumentar, así que es fundamental observar cómo se presentan las enfermedades y reportar el número de casos para detectar si, en algún momento, existen más problemas relacionado con el aumento en la temperatura.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Diarrea / Deshidratación

Enfermedad de Crohn, problema gástrico para toda la vida


Ver más...

Los niños que conviven con mascotas desde pequeños desarrollan un sistema inmune más fuerte, reduciendo el riesgo de padecer alergias y obesidad.




Comscore