Cáncer de páncreas, enfermedad que se disfraza - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cáncer de páncreas, enfermedad que se disfraza

Martes 28 de marzo del 2017, 10:19 am, última actualización

Por el número de muertes debidas a cáncer, el de páncreas ocupa el cuarto lugar a nivel mundial.

Cáncer de páncreas, enfermedad que se disfraza

Algunos tipos de cáncer tienen manifestaciones que pueden facilitar su diagnóstico; por ejemplo, el crecimiento anormal de protuberancias en senos o testículos dan pistas al médico de su posible presencia, lo que permite que se reciba tratamiento oportuno que en alto porcentaje logra su erradicación.

No siempre sucede así, y el avance de la enfermedad cobra en muchos casos la vida del paciente. Muestra de ello es el cáncer de páncreas, el cual en el inicio de su desarrollo genera síntomas que son característicos de otros padecimientos, como inflamación abdominal, ligero dolor en la región, fiebre, pérdida de peso, ictericia (piel amarilla), diarrea o estreñimiento.

Con frecuencia, ante muestras como las descritas el paciente da poca importancia, trata de controlarlas automedicándose y no acude al médico. Pero cuando se decide a recibir atención, el mismo facultativo no siempre sabe realizar el diagnóstico y prescribe tratamiento para padecimientos gastrointestinales, como colitis (inflamación del colon) o gastritis (inflamación de la mucosa gástrica que recubre al estómago), lo cual permite que el tumor que ha dado indicios de su presencia en el páncreas crezca, y con él los daños al órgano.

De gran importancia

El páncreas es una de las glándulas de mayor tamaño en el organismo, y entre sus funciones está la elaboración de las enzimas (proteínas que participan en la asimilación de grasas) necesarias para realizar la digestión de los alimentos en el intestino delgado, con lo que se consigue degradarlos hasta su mínima expresión para que puedan ser absorbidos y utilizados por el cuerpo. Asimismo, se encarga de producir tres hormonas: insulina, glucagón y somatostatina que regulan el uso que el organismo hace de la glucosa, que es la fuente de energía para muchas de las actividades diarias de todas las células. Cuando el páncreas funciona normalmente, la concentración de glucosa en sangre varía como respuesta a extensa variedad de sucesos, situaciones de estrés o infecciones, pero permanece en sus rangos normales.

Ahora bien, la glándula es susceptible a sufrir un proceso inflamatorio que los médicos llaman pancreatitis, que puede deberse a diferentes factores, entre los que podemos mencionar infecciones (causadas por bacterias o virus) y golpes de severa magnitud en el abdomen (como el que ocurre con el volante del automóvil durante un choque); asimismo, puede originarse como consecuencia de ingestión excesiva de alcohol, pero principalmente por comida abundante en grasas o irritantes.

"En realidad se trata de un órgano muy delicado -advierte el Dr. Rubén Herrera Aguilera, médico adscrito al Hospital General de México- de manera que cuando la cantidad de grasas e irritantes rebasa la que puede procesar el páncreas, se produce su inflamación y, por tanto, se alteran sus funciones", agrega.

Cuando el páncreas se inflama pierde control sobre las mismas enzimas digestivas que produce, de forma que comienzan a desgastarse los tejidos del órgano, produciendo infección, formación de abscesos (acumulación de pus) y quistes. En ocasiones, la pancreatitis provoca daño al corazón que puede derivar en insuficiencia respiratoria (imposibilidad para que los pulmones realicen el intercambio de gases que requiere el organismo) o en los riñones, en cuyo caso no es posible desechar las toxinas del cuerpo a través de la orina. En situaciones extremas puede haber muerte súbita como consecuencia de choque vascular (descenso brusco de la presión arterial).

No es lo único que lo afecta

Tal vez el caso más conocido de cáncer de páncreas en México es el que llevó a la muerte, teniendo menos de 40 años, a Diana Laura Riojas, esposa del candidato a la presidencia del país en 1994, Luis Donaldo Colosio.

"Para desarrollar cáncer de páncreas se necesitan ciertos factores de riesgo -señala el oncólogo (especialista en atención al cáncer)-, como tener antecedentes de esta enfermedad en la familia, malos hábitos alimenticios, no hacer ejercicio pero, principalmente, fumar."

Si bien se trata de un padecimiento al que se puede denominar "silencioso" porque avanza lentamente sin tener manifestaciones que lo delaten, es más frecuente entre los adultos de 40 a 60 años de edad (la probabilidad de padecer esta enfermedad es 30% más elevada en hombres que en mujeres).

Como se explicó líneas arriba, su difícil diagnóstico da pie a que el tumor crezca y que el cáncer invada otros órganos cercanos (metástasis). "De los pacientes diagnosticados con cáncer de páncreas, 95% muere en el siguiente año de vida y el 5% restante fallecerá en los próximos cinco", señala categórico el Dr. Herrera Aguilera.

Ante síntomas recurrentes del paciente, el médico ordenará pruebas que confirmen o descarten la posibilidad de cáncer y con ello determinar cuál debe ser el tratamiento. Entre los principales exámenes de diagnóstico de cáncer de páncreas se encuentran:

  • Biopsia. Introducción de una aguja fina en el páncreas para extraer algunas células, las cuales pueden observarse después en el microscopio.
  • Resonancia magnética. Emplea ondas magnéticas para crear una imagen del interior del abdomen, a fin de ver el tamaño del tumor y su localización exacta.
  • Tomografía axial computarizada. Tipo especial de radiografía con la que se obtiene una imagen del interior del abdomen que es registrada por una computadora.
  • Ultrasonido. También llamado ecografía, este método utiliza ondas sonoras para detectar tumores identificables en un monitor; cabe mencionar que es la técnica más empleada y ha verificado la presencia del problema en 75% de los casos en México.

¿Cómo se trata?

El oncólogo del Hospital General de México indica que "en etapas tempranas y una vez que se ha determinado con precisión la dimensión del cáncer, y que se confirma que no ha invadido áreas cercanas, las posibilidades de terminar con él son altas, logrando con ello que el paciente tenga sobrevida mayor a un año".

La primera opción es intervenir quirúrgicamente a fin de retirar el tumor. Si el problema se encuentra en la cabeza (parte superior) del páncreas, ésta debe ser extraída, así como una fracción del intestino delgado y algunos de los tejidos que lo rodean; la ventaja de esta opción es que se deja una porción suficiente del órgano para que continúe produciendo jugos digestivos e insulina.

Cuando se extirpa el cuerpo y la cola del páncreas la intervención se conoce como pancreatectomía distal, la cual se indica si el cáncer se ha diseminado y no puede ser extraído, con el único fin de aliviar síntomas. La pancreatectomía total retira completamente el órgano, así como los tejidos que han sido invadidos, como porciones del intestino delgado y el estómago, el conducto y la vesícula biliar, bazo y la mayoría de los ganglios linfáticos de la región.

Cabe mencionar que si el cáncer está bloqueando el flujo de alimentos en el estómago, puede evitarse su paso por este órgano uniendo al esófago directamente con el intestino delgado, para que el paciente pueda continuar comiendo.

Aunque la radioterapia es una opción más, es tal vez la menos empleada como tratamiento; ésta consiste en utilizar radiación para eliminar células cancerosas y reducir tumores. "La quimioterapia (uso de medicamentos para eliminar células cancerosas) brinda resultados muy alentadores en nuestros días", acota el oncólogo reconocido en el país.

"Esta alternativa permite disminuir el tamaño del tumor y de esta forma hacerlo resecable (operable). A nivel mundial ha demostrado importantes efectos la gemcitabina, la cual ha mejorado la calidad de vida de gran cantidad de pacientes; es lo más empleado como primera línea de tratamiento", refiere el Dr. Herrera Aguilera.

¿Se puede vivir sin páncreas?

El experto en cáncer indica que es posible vivir varios años sin la glándula, "siempre y cuando se cumplan al pie de la letra las indicaciones del oncólogo, por ejemplo, deberá seguirse una dieta totalmente libre de grasas y ante la falta de insulina ésta deberá administrarse como lo hace un enfermo de diabetes tipo I, es decir, inyectándosela.

"Es importante dejar claro que si bien en algunos casos antes de dictaminar la presencia de tumor en páncreas se diagnostica diabetes, no quiere decir que esta enfermedad derive siempre en cáncer. Se trata (en el primer caso) de un padecimiento metabólico, aunque puede ser considerado por algunos como mal funcionamiento pancreático, y el cáncer tiene un origen distinto. Es mucho más común que el paciente oncológico desarrolle diabetes con el paso del tiempo y no al revés", enfatiza el especialista.

Es importante hacer conciencia de que el cáncer de páncreas puede esconderse en otros padecimientos, tal como se explicó líneas arriba. De manera que ante la mínima sospecha debemos acudir al médico e insistir en que se realice un diagnóstico preciso que no deje margen a dudas; recuerde que al localizarse en etapas tempranas es más fácil erradicar el problema.

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Diarrea / Deshidratación

Evita la diarrea causada por estrés y ansiedad


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore