Cómo reconocer una indigestión - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cómo reconocer una indigestión

Jueves 07 de septiembre del 2017, 09:10 am, última actualización

¿Piensas darle rienda suelta a tu apetito con comilonas y atracones en alguna fecha especial? Ten en cuenta que esto puede sobrecargar tu estómago e intestinos y generar molesta sensación de pesadez, dolor y agruras, por lo que te recomendamos seguir ciertos consejos para no arruinar tu festejo.

Cómo reconocer una indigestión, Síntomas de dispepsia

Hay fechas especiales que facilitan la convivencia entre familiares y amigos. De este modo, sobre la mesa de cada hogar o cada restaurante se presenta un desfile interminable de platillos que hacen pasar ratos amenos.

Sin embargo, tan suculenta variedad culinaria hace que muchas personas abusen en la cantidad de alimentos que ingieren, por lo que estómago e intestinos trabajan como pocas veces y se encuentran expuestos a sufrir enfermedades gastrointestinales como dispepsia o indigestión, la cual es una sensación de dolor o ardor en la parte superior del abdomen acompañado generalmente de pesadez, eructos, reflujo y sensación de estar muy lleno.

Te invitamos a repasar las causas de indigestión para que tomes las medidas necesarias que te ayudarán a evitarlo o, en su defecto, para conocer los remedios contra la dispepsia a los que puedes recurrir en caso de haber ingerido alimentos en forma exagerada.

Digestión en problemas: síntomas de dispepsia

Las causas de indigestión más frecuentes son, invariablemente, comer en exceso, demasiado rápido o con muchos condimentos, y aunque cada individuo puede experimentarlos en forma distinta, los síntomas de dispepsia más comunes son:

  • Dolor y malestar en la parte superior del abdomen.
  • Sensación de ardor estomacal.
  • Eructos y ruidos intestinales fuertes.
  • Flatulencia (gases estomacales).
  • Inflamación abdominal.
  • Agruras y sensación de acidez o reflujo.
  • Pérdida de apetito.
  • Náuseas.
  • Cansancio y malestar general.

En gran medida, la causa de estas dificultades radica en una combinación de malos hábitos alimenticios que se acentúan ante la carga de trabajo desmedida del sistema digestivo. Por ejemplo, la presencia de gases se debe a que una masticación deficiente y demasiado precipitada (casi siempre debido a estrés y nerviosismo) que facilita la ingesta de altas cantidades de aire, hecho que da origen a un trastorno llamado aerofagia (de "aeros", aire y "fagein", tragar).

Hay que considerar que en cada deglución siempre ingresa pequeña cantidad de aire que no genera molestias, pero cuando la proporción sobrepasa los límites normales puede provocar eructos frecuentes, gases, dolor abdominal, leve sensación de ahogo e, incluso, sentir que se tiene un cuerpo extraño en la garganta. Este mismo problema da lugar a meteorismo, afección originada por almacenamiento de aire en el intestino (generalmente en el grueso), con la consiguiente generación de molestias como retortijones (acentuados por el uso de ropa ajustada) y eliminación de gases por el recto.

Otro tanto hay que decir de las agruras, la cuales se manifiestan cuando los jugos digestivos del estómago ascienden al esófago y garganta (reflujo), ocasionando sensación de ardor y quemazón en estas estructuras; suele presentarse por consumir irritantes (alcohol, tabaco, café) y platillos con mucha grasa, condimentos y picante, ya que son difíciles de digerir, pero también por moverse demasiado después de comer, como cuando se baila luego de la cena, o por comer a altas horas de la noche e irse a dormir inmediatamente, debido a que al acostarse el cuerpo adopta una posición horizontal que facilita el vaciamiento del contenido estomacal hacia la boca.

Por su parte, agotamiento y cansancio se deben al esfuerzo que debe soportar el sistema digestivo, pero ante todo a que la sobrecarga del estómago impide la transformación de los comestibles en sustancias químicas que puedan ser absorbidas por el intestino, de modo que los nutrientes no pueden ingresar al torrente sanguíneo para ser transportados a las células y generar energía.

Remedios contra la dispepsia

Es importante que la persona con indigestión comprenda que lo que le sucede es un problema transitorio que responde bien al tratamiento en la gran mayoría de los casos, para evitar caer en estados de ansiedad o nerviosismo que pueden aumentar la gravedad de los síntomas.

Asimismo, debe tomarse en cuenta que existen varias alternativas que permiten aliviar los síntomas de dispepsia:

  • Medicamentos de venta libre formulados para optimizar el proceso digestivo; muchos de ellos son efervescentes y otros contienen sustancias que mejoran el funcionamiento del estómago e intestinos. Sigue las instrucciones de uso que aparecen en la caja y no rebases la dosis indicada por día.
  • Antiácidos, disponibles en tabletas o suspensión, eliminan agruras, acidez y reflujo.
  • Digestivos naturales son una buena opción: toma un té o infusión de menta, canela, manzanilla, hierbabuena o cilantro.
  • Dejar de fumar mejora la condición del estómago; ten en cuenta que el humo del cigarro causa irritación en el sistema digestivo y empeora tu estado.
  • Se sugiere seguir una dieta baja en grasas y evitar el consumo de picante y condimentos.
  • Es apropiado alimentarse con todo tipo de verduras, así como con frutas que ayuden a la digestión, tales como cítricos, manzana, uvas, piña o papaya.
  • Descansa y trata de evitar estrés y ansiedad.

Cómo prevenir la indigestión

Mucho mejor que pasar por los estragos de la indigestión es, sin duda, prevenirla. Por ello, te recomendamos tomar en cuenta los siguientes puntos:

  • Modera el consumo de salsas, especias, condimentos, picante, grasas, café y alcohol.
  • Come despacio y tritura correctamente los alimentos. Da tiempo a la comida y saborea cada platillo.
  • No desistas ante tus familiares o anfitriones; si te sientes satisfech@ no tienes por qué comer más.
  • Alterna los platillos fuertes con ensaladas de frutas y verduras.
  • Prefiere alimentos que ayuden a tu sistema digestivo, como pan integral o yogurt, y acompaña la carne con aderezos elaborados con hierbas que faciliten el trabajo de tu estómago, como menta y cilantro.
  • Utiliza únicamente los condimentos necesarios y opta por aquellas hierbas que mejoren el funcionamiento intestinal: albahaca, mejorana, tomillo o hierbabuena.
  • Si ya sabes que tu estómago reacciona desfavorablemente ante la comida grasosa o condimentada y no puedes evitar su consumo, no olvides tomar un antiácido.
  • No practiques actividades físicas intensas, como bailar o correr, después de comer.
  • Evita dormir inmediatamente después de comer.
  • No uses ropa ajustada que presione tu región abdominal.

¿Lo mío es indigestión?

Finalmente, cabe mencionar que la dispepsia puede confundirse con otras enfermedades gastrointestinales, por lo que si las manifestaciones ya mencionadas persisten de manera continua e intensa durante más de seis horas, de manera intermitente por más de dos semanas, o se acompañan de otros síntomas, debes consultar al médico gastroenterólogo de inmediato para descartar cualquiera de las siguientes afecciones:

  • Gastroenteritis infecciosa. Se conoce popularmente como infección estomacal y se debe al consumo de alimentos contaminados con bacterias. Además de indigestión se presentan vómito y/o diarrea con mucho líquido, fiebre y debilidad general. Requiere la administración de antibióticos.
  • Gastritis. Es la inflamación y desgaste de la mucosa o recubrimiento interno del estómago a causa de la bacteria Helicobacter pylori. Produce reflujo y agruras, y se acentúa con el consumo de grasas e irritantes. Suele ser motivo de indigestión si dura más de dos semanas.
  • Úlcera. Perforación de las paredes estomacales que se manifiesta con reflujo, digestión muy pesada, mal aliento y dolor que inicia en el vientre y puede expandirse hacia la espalda. Suele deberse a una gastritis mal tratada, uso de medicamentos muy fuertes (ácido acetilsalicílico o naproxeno), estrés y consumo de cigarro y alcohol. Se diagnostica luego de tres meses de indigestión y malestar estomacal.
  • Enfermedades de la vesícula biliar. Este tejido es una bolsa en la que se acumulan sustancias digestivas provenientes del hígado, y puede sufrir inflamación o infectarse, padecimientos que se manifiestan con dolor insistente luego de comer, prácticamente igual que una indigestión, sólo que la molestia se presenta en la región hepática, debajo de las costillas de lado derecho del abdomen, y se puede extender hacia el hombro del mismo lado.
  • Síndrome del intestino irritable. Problema digestivo que se debe a anomalías en el tránsito de alimentos en el colon, si bien hay quienes sostienen que se vincula a estrés. Puede generar dolor abdominal después de comer, pero los pacientes con esta enfermedad se distinguen porque presentan cambios en la frecuencia y característica de sus evacuaciones (diarrea o estreñimiento alternados), y habitualmente asocian una mejoría de sus síntomas después de evacuar.
  • Apendicitis. La inflamación del apéndice (pequeño tubo que está unido en su base al colon o intestino grueso) se manifiesta con dolor abdominal moderado que se limita a la región del ombligo, pero a medida que el problema aumenta las molestias se vuelven más intensas y se extienden a la zona inferior derecha del abdomen. Se suele acompañar de náuseas, vómito, ganas de defecar o de expulsar gases, falta de apetito, fiebre moderada, diarrea y dificultad para orinar.
  • Angina de pecho. Problema que se debe a la obstrucción parcial de las arterias coronarias (que distribuyen la sangre en el corazón) y que puede derivar en paro cardiaco. Genera dolor en la parte superior del abdomen que se suele atribuir a indigestión, aunque los síntomas pueden incluir dolor en mandíbula y espalda, sudoración excesiva, ansiedad y sensación de muerte inminente.

El diagnóstico certero de estos problemas exige la realización de estudios como análisis de sangre y endoscopia (obtención de imágenes del interior del sistema digestivo mediante la introducción de fibra óptica), por lo que recomendamos acudir al gastroenterólogo para determinar con precisión cuál es el problema y cómo se llevará a cabo su tratamiento.

Bien vale darle amor y atención a tus seres queridos, pero también es pertinente dedicar un poco de atención a tu estómago y evitar caer en abusos que pueden arruinar estas fechas memorables, ¿no lo crees?

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Diarrea / Deshidratación

Evita la diarrea causada por estrés y ansiedad


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore