Enfermedad de Addison: cuando el estrés compromete a la vida - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Enfermedad de Addison: cuando el estrés compromete la vida

Martes 28 de marzo del 2017, 10:09 am, última actualización

Se presenta en 4 de cada 100 mil personas, a cualquier edad, y pone en riesgo la vida en situaciones de estrés. Es muy importante que conozcas las causas de la enfermedad de Addison y distingas sus principales síntomas.

Enfermedad de Addison: cuando el estrés compromete la vida

Entender en qué consiste la enfermedad de Addison no es sencillo, pero trataremos de explicarlo partiendo de la función de las glándulas adrenales, conocidas también como suprarrenales, las cuales tienen forma triangular y están localizadas en la parte superior de ambos riñones. Cada una consta de dos segmentos:

1) Corteza adrenal. Se trata de la parte externa, la cual secreta hormonas que tienen efecto en el metabolismo (proceso bioquímico en el que se transforman los alimentos en energía), en los componentes de la sangre y en ciertas características del cuerpo; asimismo, segrega hormonas corticosteroides en el torrente sanguíneo, siendo las principales:

  • Hidrocortisona. También conocida como cortisol, controla el uso que el cuerpo tiene de grasas, proteínas y carbohidratos.
  • Corticosterona. En labor conjunta con la anterior suprime las reacciones inflamatorias del cuerpo y también ayuda al sistema inmunológico (defensor de infecciones).
  • Aldosterona. Regula los niveles de sodio y potasio en el cuerpo, lo que ayuda a mantener estable la presión sanguínea y el funcionamiento de los riñones.
  • Esteroides androgénicos. Estas hormonas participan en el desarrollo de las características masculinas, aunque con mínimo efecto.

2) Médula adrenal. Ayuda a las personas en el control del estrés físico y emocional; secreta las siguientes hormonas:

  • Epinefrina (adrenalina). Aumenta frecuencia y fuerza de las contracciones del corazón, facilita el flujo de sangre a músculos y cerebro, y ayuda en los procesos de aprovechamiento de glucosa por parte del hígado, entre otras funciones.
  • Norepinefrina (noradrenalina). Su principal función es aumentar la presión sanguínea.

Ahora bien, cuando las glándulas adrenales funcionan a menor capacidad de lo normal producen cantidades de corticoesteroides (cortisol y aldosterona, principalmente) que no son suficientes, lo que se conoce como enfermedad de Addison, la cual tiene tres repercusiones serias: niveles elevados de potasio y bajos de glucosa en la sangre, así como aumento de riesgo de infecciones durante periodos de estrés, por ejemplo, al presentarse heridas e incluso en cirugías.

¿Cuáles son los síntomas?

Algunas personas pueden presentar estos síntomas de la enfermedad de Addison:

  • Agotamiento.
  • Mareos, náuseas y vómito.
  • Pérdida de peso.
  • Deshidratación.
  • Pérdida del apetito.
  • Diarrea.
  • Dolor muscular.
  • Intolerancia al frío.
  • Pecas negras.
  • Pigmentación negra-azulada alrededor de pezones, boca, escroto (bolsa que protege a los testículos), vagina y ano.
  • Alteraciones en el ciclo menstrual, pudiendo presentarse pérdida total de dicha función.

Cabe destacar que en algunos casos estos síntomas pueden manifestarse solamente cuando el paciente pasa por situaciones de estrés físico, lo que se reconoce como estado moderado de la enfermedad.

Por otro lado, aunque la mayoría de las veces la causa de la enfermedad se desconoce, aproximadamente un tercio de los casos son por destrucción de las glándulas adrenales por cáncer; otras causas pueden ser tuberculosis, sida o infección por hongos en las mismas o la administración por periodos prolongados de ciertos medicamentos, como ketoconazol.

Debe quedar claro que si la enfermedad de Addison no se trata pueden presentarse dolores abdominales severos, debilidad extrema, mal funcionamiento de los riñones, baja presión sanguínea y shock (descenso repentino de la misma que limita el transporte de oxígeno a los principales órganos) y pérdida del conocimiento, especialmente cuando el paciente experimenta estrés físico.

No está de más enfatizar la importancia de acudir al médico ante las señales más destacadas de la enfermedad de Addison, como el cambio en el tono de piel, el cual se debe a que con la función disminuida de las glándulas suprarrenales se estimula la producción de melanina (sustancia que da pigmento a la piel). Es así que puede observarse tono más oscuro en manos, cuello, rostro, uñas, mucosas de la boca, encías y lengua, mientras que habrá bandas longitudinales en regiones de fricción, como rodillas y codos.

Para conocer el grado de avance del problema, el especialista médico en las funciones glandulares (endocrinólogo) indicará al paciente exámenes de la función renal y de sangre para medir los niveles de corticosteroides.

¿Qué se puede hacer?

Debido a que la enfermedad de Addison puede comprometer la vida del paciente, el tratamiento intentará recuperar los niveles de las hormonas corticosteroides que el organismo requiere, principalmente por medio de los elaborados sintéticamente, como la prednisona, que pueden administrarse vía oral o intravenosa, dependiendo de la condición del afectado; en alto porcentaje de casos el paciente deberá recibirlas por el resto de su vida.

El tratamiento también puede incluir el suministro de una combinación de glucocorticoides (cortisona o hidrocortisona) y mineralocorticoides (fludrocortisona), medicamento que ayuda a recuperar los niveles de sodio y potasio del cuerpo.

En forma periódica el especialista médico debe realizar controles clínicos al enfermo, para ajustar las dosis cuando sea necesario y supervisar la interacción de los corticoesteroides con otros medicamentos que puedan interferir con el tratamiento, como en el caso de estrógenos, anticonceptivos orales, ciertos antidepresivos y antibióticos.

Dada la importancia de la enfermedad de Addison, el paciente debe llevar siempre consigo una tarjeta de identificación que indique el tipo de medicamento y la dosis apropiada que necesita en caso de emergencia. Algunos paciente aprenden a aplicarse ellos mismos la inyección de hidrocortisona en los momentos de gran estrés.

Finalmente, debemos destacar que reestablecer la condición de las glándulas suprarrenales después de que han sufrido daño es muy remoto, por no decir imposible. No obstante, si el enfermo de Addison sigue una terapia de sustitución adecuada y aprende a controlar su estrés ante situaciones comprometedoras, puede llevar una vida normal durante muchos años.

SyM - Regina Reyna

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Diarrea / Deshidratación

Evita la diarrea causada por estrés y ansiedad


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore