Sida: puerta de entrada a infecciones oportunistas - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Sida: puerta para infecciones oportunistas

Martes 28 de marzo del 2017, 10:23 am, última actualización

Quizá hayas escuchado que alguien murió de sida; sin embargo, tal afirmación no es acertada, ya que el deceso es causado por infecciones oportunistas, cuyo desarrollo se asocia a un sistema de defensas disminuido.

Sida: puerta para infecciones oportunistas

Se les da el calificativo “oportunistas” porque son enfermedades que se aprovechan de un organismo cuyo sistema inmunológico (aquel que nos defiende de las agresiones externas) se encuentra debilitado y es incapaz de oponer resistencia. Esta condición la experimentan los pacientes con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), microorganismo que ataca a las células protectoras del cuerpo y, literalmente, las liquida.

Lo anterior crea condiciones favorables para que múltiples microbios, con los que solemos convivir en forma pacífica, generen padecimientos capaces de causar la muerte. “Las infecciones oportunistas (IO) son ocasionadas por bacterias, virus, hongos y parásitos, los cuales pueden atacar en forma local (invaden sólo un órgano) o diseminada (en varias regiones corporales o sistemas)”, explica el Dr. Akio Murakami, adscrito al área de Infectología de la Clínica de Investigación en Enfermedades Infecciosas (Cieni) del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), el cual pertenece a la Secretaría de Salud (Ssa) y se localiza en la Ciudad de México.

Radiografía del VIH/Sida

“La prevalencia (número de enfermos dividido por el número de individuos en un grupo o población) del VIH/Sida en México es de 0.3% entre la población adulta, y dicho porcentaje ubica al país en el lugar 77 del mundo. Además, en América Latina y El Caribe nuestro país ocupa el sitio 23 de 48, es decir, todavía es una nación con índices relativamente bajos, inferiores a los de Brasil, Honduras y Belice”, refiere el especialista.

Ahora bien, ¿cómo afecta el VIH al paciente? Se sabe que el microorganismo crea copias idénticas a él e infecta, principalmente, a un tipo específico de glóbulos blancos: las células T, también conocidas como CD4+ o T colaboradoras, las cuales se encargan de alertar al sistema inmunológico para luchar contra agentes invasores.

Dentro de cada célula defensiva el VIH produce millones de pequeños virus que, finalmente, matarán a su huésped y se dirigirán a contaminar a otros glóbulos sanos. Por ello, los tratamientos antirretrovirales (utilización de fármacos para reducir la carga viral del paciente) se encaminan a interferir este proceso, llamado replicación.

“En las etapas temprana e intermedia de la infección es raro el desarrollo de IO. Éstas suelen presentarse en la fase tardía, es decir, cuando existe una inmunodeficiencia avanzada y las defensas se encuentran demasiado disminuidas”, advierte el Dr. Akio Murakami.

En este sentido, debemos tener presente que la concentración de células T colaboradoras en una persona sana debe ser mayor a 500 unidades por microlitro de linfocitos (tipo de glóbulos blancos). “Se considera que un paciente con VIH se encuentra en una etapa avanzada de la enfermedad cuando el conteo de dichas células es menor a 200 por microlitro de linfocitos”, aclara el especialista del Cieni. Esta fase es denominada síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) y es la “puerta” a las IO, debido al deterioro en la resistencia del organismo.

Más frecuentes

De acuerdo con el Dr. Akio Murakami, cuando la infección por VIH evoluciona al sida el paciente puede adquirir infecciones ocasionadas por distintos microorganismos.

Micobacterias:

  • Tuberculosis (TB). Afecta pulmones y puede dañar piel, hígado y tubo gastrointestinal, así como producir meningitis (inflamación de las membranas que recubren al cerebro).
  • Infección por M. kansasii. Suele afectar a los pulmones y puede extenderse hacia hígado, bazo y médula ósea.
  • Infección por M. avium-intracellulare. Causa fiebre, linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), diarrea, sudores nocturnos y severa pérdida de peso.

Otras bacterias:

  • Streptococcus pneumoniae. Provoca neumonía y meningitis.
  • Haemophilus influenzae. Daña a las membranas que recubren a cerebro y médula espinal.
  • Enterobacterias. Generan diarrea crónica, pérdida de peso y dolor abdominal.

Hongos:

  • Pneumocystis carinii. Puede causar la muerte por neumonía (grave infección o inflamación en pulmones).
  • Cryptococcus neoformans. Causa criptococosis, infección que daña a los pulmones y puede propagarse al sistema nervioso central (conformado por cerebro y médula espinal).
  • Histoplasma capsulatum. Produce histoplasmosis, infección que afecta a los pulmones y puede diseminarse a sangre, meninges y otros órganos.
  • Coccidioidomicosis. Es ocasionada por inhalar esporas del hongo Coccidioides immitis; las personas con VIH/sida corren mayor riesgo de contraer la enfermedad a nivel pulmonar, cutáneo y diseminado por todo el organismo.
  • Aspergilosis. Causada por el hongo Aspergillus fumigatus, se manifiesta en las personas con sida como neumonía e infecciones que se extienden a diversas partes del organismo.

Virus:

  • Citomegalovirus (CMV). Infecta a los ojos y puede generar ceguera.
  • Virus del herpes (HSV). El de tipo simple produce úlceras en boca o genitales, mientras que el zoster provoca lesiones dolorosas sobre zonas delimitadas de la piel.
  • Adenovirus. Ocasionan infecciones agudas (que duran menos de 3 meses) en aparato respiratorio, conjuntiva y, con menor frecuencia, diarrea e infección en el sistema nervioso central.
  • Virus sincital respiratorio (VSR). Causa bronquiolitis (inflamación de la vías respiratorias inferiores) y neumonía.

Otras:

  • Toxoplasma gondii. Muchas personas con VIH presentan síntomas de toxoplasmosis cuando avanzan a la etapa del sida: fiebre, dolor de cabeza, confusión, somnolencia, debilidad y cambios en la visión.
  • Estrongiloidiasis. Infección parasitaria por el gusano Strongyloides stercoralis, el cual penetra la piel de pies y manos, además de causar lesiones rojizas, dolor abdominal, vómito, diarrea y pérdida de peso.

Ante todo prevención

“Si una IO no se trata a tiempo con el medicamento adecuado, en la mayoría de los casos puede provocar la muerte. De ahí la importancia de diagnosticar la infección por VIH en una etapa temprana o intermedia, e iniciar el tratamiento antirretroviral a la brevedad”, acota el Dr. Akio Murakami.

Las IO pueden prevenirse por medio de antibióticos, cuya administración y dosis depende del nivel de defensas de la persona afectada. En caso de que el paciente adquiera alguna de las infecciones, la terapia con antimicrobianos se prolonga durante varios meses y, en ciertos casos, será permanente, lo que depende de la enfermedad y respuesta al tratamiento antirretroviral.

Así, puntualiza el entrevistado, “es importante considerar que muchas de las infecciones son reactivaciones de un agente infeccioso que ha vivido en el organismo humano durante años, pero había estado controlado por el sistema inmune mientras era eficiente”.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Diarrea / Deshidratación

Evita la diarrea causada por estrés y ansiedad


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore