Enfermedades tropicales, cuáles son y consejos para evitarlas - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

¿Vas a viajar a zonas tropicales?, extrema precauciones

Viernes 12 de mayo del 2017, 01:33 pm, última actualización

Si bien las regiones tropicales, como las del sur y sureste del territorio mexicano, representan enorme atractivo, también significan grandes riesgos para la salud, incluso para los propios nativos, si no se siguen ciertas precauciones; a continuación conocerás padecimientos de los que tal vez nunca has oído hablar.

Enfermedades tropicales, malaria, paludismo

El viaje a regiones con clima selvático o tropical (cálido, húmedo y con gran abundancia de vegetación), tales como América Central y del Sur, norte y oriente de África, norte de Australia y zonas asiáticas como India e Indochina, y así como los estados mexicanos de Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Campeche, Veracruz, Tabasco, Yucatán y Quintana Roo, no tiene por qué convertirse en un suplicio, simplemente se requiere extremar precauciones, pues de no ser así el viajero estará expuesto a enfermedades causadas por microorganismos e insectos propios de la zona, entre las que se pueden mencionar:

Malaria. Se le identifica también como paludismo. En el mundo, entre 300 y 500 millones de personas contraen esta enfermedad cada año y mata aproximadamente a tres millones de ellas. Se transmite mediante la picadura del mosquito Anopheles hembra, la cual deja en el afectado parásitos que se multiplican en el tubo digestivo y se desarrollan en las glándulas salivales, logrando invadir hígado y glóbulos rojos (eritrocitos), para de ahí extenderse a otros órganos, como el cerebro.

Sus primeros síntomas son fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y articulaciones, que desaparecen hasta que se mata a los parásitos. El mosquito transmisor se localiza en las zonas tropicales más pobres de Latinoamérica, África y Asia, donde los problemas se agravan por la falta de estructuras sanitarias que controlen la reproducción del insecto. Sin embargo, el Anopheles es bastante sensible a las medidas comunes de protección, como el empleo de repelentes, los cuales se hacen indispensables en el turista que visita zonas tropicales, así como dormir protegidos con mosquiteros y evitar las actividades al aire libre entre 18:00 y 20:00 horas, cuando los mosquitos transmisores son más abundantes y activos. Actualmente no existe en el mercado ninguna vacuna contra esta enfermedad, ya que las existentes están en fase de experimentación.

Mal de Chagas. Exclusivo del continente americano, desde México hasta el sur de Argentina, es causado por el parásito Trypanosoma cruzi, el cual es transmitido al humano a través de la chinche Triatoma (se conoce en distintos países como chinche besucona, vinchuca, barbeiro o chipo), la que vive en corrales y techos de teja o palma de casas rurales; 20 días después del contagio tiene lugar la primera fase (aguda), en la que el parásito circula por la sangre y produce dolor de cabeza, fiebre, escalofríos, inapetencia y malestar general.

Luego de este lapso el Trypanosoma cruzi se sitúa en los órganos del cuerpo, principalmente en el corazón, para reproducirse al interior de sus células. Por último, diversos estudios estiman que 30% de las personas infectadas entran en el período crítico después de 20 años de haberse contagiado y ver afectados colon, esófago, sistema nervioso y, ante todo, corazón, con altas posibilidades de muerte.

Como medida preventiva, conviene realizar el hospedaje en sitios alejados de corrales y que no tengan techos de teja o palma; también es conveniente recurrir al uso de repelentes de insectos para alejar a las chinches. Asimismo, en cuanto descubras algún tipo de marca en la piel que pueda parecer picadura del insecto portador (por lo general la zona afectada luce inflamada y azulada, como un moretón) acude al médico para evitar que el problema avance.

Dengue. Enfermedad viral que se transmite por el mosquito Aedes aegypti, el cual, según datos de la Organización Mundial de la Salud, cada año produce aproximadamente 24 mil muertes en el planeta. Está presente en más de cien países de Asia, Centro y Suramérica, y sus síntomas son parecidos a los de la gripe, pero además afecta al sistema muscular y esquelético, de ahí que en algunas zonas también se le identifique como "quebrantahuesos" o "fiebre hemorrágica".

Los turistas que visitan zonas donde está presente el padecimiento pueden prevenir la picadura de mosquitos con el uso de espirales fumigantes de combustión lenta y vaporizadores eléctricos creados para ahuyentar insectos, empleándolos tras la salida del Sol y al caer la tarde, que es cuando los Aedes aegypti son más activos. Otra medida eficaz consiste en aplicar repelente de libre venta en las distintas partes del cuerpo expuestas a las picaduras; conviene hacer énfasis en niños y ancianos. También son útiles los mosquiteros colocados en dormitorios para impedir el paso de insectos mientras se duerme.

Filariasis linfática o elefantiasis. Se trata de otra enfermedad transmitida a través de mosquitos, los cuales introducen en el humano gusanos parasitarios filiformes (con forma de hilo) de las especies Wuchereria bancrofti y Brugia malayi que se alojan en el sistema linfático (red de vasos que mantienen el balance de flujo entre tejidos y sangre). Es común en zonas muy pobres de África y la India, donde la incidencia se ha incrementado en los últimos años, de cual se calcula que hay cerca de 120 millones de personas infectadas.

Los gusanos adultos viven de 4 a 6 años, produciendo millones de larvas que circulan por todo el sistema linfático y sanguíneo, pudiendo deformar y mutilar (cortar) brazos, piernas y genitales, por lo que además de la incapacidad física, también implica un grave problema psicosocial. El visitante debe adoptar medidas que eviten picaduras de moscos, como uso de indumentaria que proteja la mayor área posible de superficie corporal, así como repelentes y mosquiteros.

Esquistosomiasis. Se da en regiones tropicales y subtropicales, y es el mayor riesgo para la salud en las áreas rurales del centro de China y en Egipto, aunque está aumentando en otros países en vías de desarrollo. Es producida por el contacto de la piel con el parásito Schistosoma mansoni, japonicum, mekongui o intercalatum, el cual suele habitar en cuerpos de agua al aire libre.

El parásito penetra la piel del humano y se traslada a pulmones e hígado, donde madura hasta alcanzar su forma adulta para nuevamente trasladarse a otros órganos, como vejiga, recto, intestinos y bazo (se localiza en el costado izquierdo del tórax y participa en la producción y mantenimiento de glóbulos rojos y blancos). La enfermedad es muy debilitante y se identifica por la presencia de sangre en la orina, aunque previamente se manifiesta con comezón, fiebre, escalofríos y diarrea, pudiendo llegar a obstruir riñones y vejiga, y complicar las funciones de hígado y bazo.

Se cree que es una enfermedad común que afecta a más de 200 millones de habitantes de zonas tropicales. El visitante debe evitar nadar o bañarse en aguas que se crea contaminadas.

Leishmaniasis. Enfermedad parasitaria causada por los microorganismos de la especie Leishmania, la cual se contagia por pequeñas moscas llamadas flebótomos (se les conoce también como "de arena") que hayan picado anteriormente a un roedor o mamífero salvaje infectado; también puede transmitirse de madres a hijos y a través de transfusiones de sangre o agujas infectadas.

Afecta a 12 millones de personas de 88 países distribuidos en regiones como la cuenca mediterránea (Grecia, Italia, Francia, España, Portugal, Egipto, Argelia, Marruecos, Libia y Túnez) y Medio Oriente (Arabia Saudita, Bahrein, Chipre, Emiratos Árabes Unidos, Irán, Iraq, Israel, Jordania, Kuwait, Líbano, Omán, Qatar, Siria, Turquía y Yemen), así como en Pakistán, Sudán, norte de Kenia, Centroamérica y norte de Suramérica. Sus síntomas son úlceras en la piel de rostro, brazos y piernas que pueden dejar cicatrices permanentes. La forma visceral (que afecta a algunos órganos internos del cuerpo) es la más grave, siendo mortal casi en todos los casos si el enfermo no recibe el tratamiento adecuado; los síntomas de esta variante incluyen fiebre, pigmentación de la piel, pérdida de peso y alteración de los componentes sanguíneos.

Ningún fármaco ni vacuna ha resultado eficaz en la prevención de la enfermedad, por lo que es necesario recurrir a otras medidas preventivas, por ejemplo, evitar estar al aire libre en las horas de máxima actividad de la "mosca de la arena", es decir, al anochecer y amanecer. Si se sale al exterior en estas horas, habrá que intentar cubrir la mayor parte del cuerpo con ropa, y en las zonas descubiertas aplicar repelente, además de dormir con mosquitero.

Tripanosomiasis africana. También conocida como "enfermedad del sueño", sólo se da en África, entre los paralelos 15 norte y sur; se transmite por la picadura de las moscas del género Glossina, las cuales depositan en el humano al parásito tripanosoma, habitante de zonas pantanosas, lagos y la sabana (amplias llanuras sin árboles). Sus primeros síntomas son fiebre alta, debilidad, dolor de cabeza y comezón, los cuales se acompañan de anemia, trastornos cardiovasculares (insuficiencia cardiaca o incapacidad del corazón para bombear sangre eficazmente) e inflamación en el cuello en la medida en que el microorganismo se va desarrollando en el sistema linfático y la sangre, pero cuando ha invadido al sistema nervioso central (médula espinal y cerebro), el paciente se vuelve agresivo y padece insomnio; finalmente, cae en coma profundo y muere. Hay que evitar a toda costa la picadura con medidas como las que se han mencionado con anterioridad.

Dracunculiasis. Infección causada por el parásito Dracunculus medinensis o gusano de Guinea, el cual suele habitar en estanques y otros cuerpos de agua, de forma que debe cuidarse la ingesta en situaciones de sospecha. Una vez en el organismo humano, los gusanos se distribuyen por todo el cuerpo, para emerger finalmente a través de las uñas de los pies. Es una enfermedad muy dolorosa.

Debido a que los seres humanos se infectan mediante la ingesta del vital líquido contaminado, el suministro de agua embotellada o filtrada es la principal medida para luchar contra ella.

Virus del Nilo. Otra infección transmitida por mosquito, llamado Culex, el cual traslada al virus que se aloja en algunas aves al humano, es decir, pica a las primeras, se contagia, y luego infecta al hombre utilizando la misma vía. Las primeras señales de la enfermedad aparecen cuando transcurren entre 5 y 15 días de la picadura, iniciando con comezón moderada o inflamación de las glándulas linfáticas visibles (localizadas en cuello, axilas e ingles, y cuya función es la de producir anticuerpos).

En otros individuos, particularmente en los de edad avanzada, el virus puede afectar al tejido cerebral y producir daño neurológico permanente, el cual va desde fiebre hasta pérdida del conocimiento, debilidad muscular y sensibilidad a la luz (fotofobia). Evite picaduras del mosquito Culex mediante las medidas preventivas que se han señalado en párrafos anteriores.

Cólera. El Vibrio cholerae, microorganismo promotor de esta enfermedad, puede alojarse en el aparato digestivo humano al ser ingerido a través de alimentos o agua que lo contienen; una vez en el intestino, tiene un periodo de incubación de entre 12 y 28 horas, tras lo cual el afectado manifiesta vómito y diarrea que provocan la pérdida de sales y líquidos del organismo (deshidratación), que de no ser atendida a tiempo puede tener fatal desenlace.

La bacteria es arrojada al medio ambiente a través del excremento humano que contamina ríos, lagos o mares, y continuamente se mezcla con el agua tratada que se utiliza para el riego de hortalizas o plantíos, lo que determina incesante peligro para la población.

Existe una vacuna contra el Vibrio cholerae, pero su inmunidad (protección contra el microorganismo) no es total y su duración corta, por lo que no es lo más recomendable, salvo como medida auxiliar. De esta manera, lo indicado es llevar a cabo medidas las siguientes medidas para prevenir este padecimiento:

  • Beber sólo agua embotellada o hervida.
  • Consumir bebidas en establecimientos muy higiénicos.
  • Almacenar agua en recipientes limpios y con tapa.
  • Lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar y/o consumir los alimentos, así como después de ir al baño.
  • Consumir frutas y verduras desinfectadas.
  • Alimentarse en restaurantes con estrictas normas de higiene, en los que los platillos estén bien cocidos.
  • Evitar comida de procedencia dudosa.

Fiebre amarilla. Conocida también como mal de Siam o fiebre de Barbados, es una enfermedad infecciosa, frecuente en África y Centro y Suramérica. Los más afectados son humanos y monos, y entre ellos puede transmitirse la enfermedad o mediante picadura del mosquito Aedes aegypti.

Durante la incubación, que dura entre 3 y 6 días, el virus permanece inactivo, tras los cual se presenta la primera fase, que dura entre 3 y 4 días, caracterizándose por fiebre, escalofríos, dolores musculares y de cabeza, pérdida de apetito, náuseas y vómitos; pasado este periodo el paciente mejora y los síntomas desaparecen.

En algunos infectados se suscita la fase tóxica (en aproximadamente 15% de los enfermos), en la que se vuelven a presentar los síntomas señalados además de ictericia (tinte amarillo en piel y mucosas), dolor abdominal y hemorragias, asimismo, los riñones comienzan a fallar y entre los 10 y 14 días siguientes se presentará la muerte del paciente.

La vacunación es la medida más eficaz para evitar el contagio, la cual es administrada en los centros oficiales de vacunación acreditados por la OMS; la inmunidad tiene duración de 10 años.

Consejos sanitarios

No está por demás recordar las medidas de higiene que ayudarán a estar más protegidos durante la visita a países tropicales:

  • Evita verduras y comidas crudas o poco cocinadas, así como todo alimento que se expenda en lugares con poca higiene.
  • Procura bebidas embotelladas, incluso para lavarte los dientes.
  • Por ningún motivo bebas agua del grifo o de fuentes naturales, nieves, raspados o bebidas que contengan cubos de hielo.
  • Mantén tu piel lo más limpia posible.
  • En lugares en donde se sospeche de la presencia de mosquitos, usa ropa de manga larga, pantalones y camisas, especialmente al anochecer.
  • Ten a la mano repelente de insectos y duerme con mosquitero.
  • Evita los baños en ríos, lagos y lagunas; tampoco camines descalzo sobre la arena en las orillas.
  • No olvides viajar con su botiquín de primeros auxilios.
  • En caso de notar alguna marca de picadura de insecto o los síntomas de alguno de los padecimientos citados, acude a un médico o a una clínica local para someterte a diagnóstico y recibir tratamiento.

Tal vez ahora pensarás dos veces antes de realizar un viaje a un destino tropical, el cual le ofrecerá sinnúmero de atractivos a los cuales no tienes que renunciar, simplemente sigue las precauciones que hemos expuesto y disfruta tu estancia.

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Diarrea / Deshidratación

Evita la diarrea causada por estrés y ansiedad


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore