Diarrea bacteriana o viral, conoce la diferencia

  • SyM - Cecilia Jiménez
Diarrea por Bacterias, Diarrea por Virus

La diarrea se caracteriza por un aumento en la frecuencia y disminución en la consistencia de las evacuaciones, es un trastorno que la mayoría de las personas ha experimentado, pero pueden presentarse diferentes síntomas según la causa.

Las causas de diarrea infecciosa comúnmente se deben al consumir agua o alimentos contaminados con heces fecales o estar en contacto con alguna persona que la padezca y no se haya lavado bien las manos.

Diarrea viral

Va de la mano con la gastroenteritis viral, es decir, a causa de un virus. Se caracteriza por heces completamente líquidas y en general abundantes, sin sangre, moco o pus, y no hay presencia de fiebre.

Los síntomas regularmente se presentan entre 1 y 2 días después de haberse introducido el virus al organismo, y tiene una duración de 1 a 10 días, dependiendo el agente infeccioso que la originó, que puede ser:

  • Rotavirus: agente más común causante de diarrea en niños, también suele afectar a adultos en contacto con infantes infectados y a adultos mayores alojados en asilos. Se presenta normalmente durante el invierno y al inicio de la primavera.
  • Norovirus: responsable de aproximadamente 90% de los brotes de gastroenteritis en el mundo, común entre niños en edad escolar.
  • Astrovirus: una de las principales causas de gastroenteritis a nivel global; genera síntomas no graves, durando aproximadamente 3 o 4 días.

Para la mayoría de personas, la gastroenteritis viral no es peligrosa y casi siempre hay una recuperación total, sin problemas posteriores. No obstante, constituye enfermedad grave si no se atiende la deshidratación que causa.

Diarrea bacteriana

Las siguientes bacterias pueden ocasionar diarrea:

  • Escherichia coli: se contrae a través de agua o alimentos contaminados. Generalmente afecta a los niños durante sus primeros años de vida. Podría desencadenar colitis hemorrágica que causa diarrea súbita con sangre y retortijones intensos y repentinos.
  • Salmonella enteritidis: presente en carne de aves mal cocida y huevos, misma que  puede adquirirse al tocar reptiles como tortugas o iguanas y luego llevarse los dedos a la boca.
  • Campylobacter: niños y jóvenes son los más afectados por este microorganismo, sobre todo en verano, que suele encontrarse en el pollo crudo o a medio cocer.
  • Shigella: se contagia en las familias, hospitales y centros de cuidado infantil, afectando notablemente a niños de 2 a 4 años.
  • Clostridium difficile: aunque vive en los intestinos de muchas personas como parte de la flora intestinal, en ocasiones crece descontroladamente causando diarrea acuosa (al menos tres deposiciones diarias por dos o más días) y se presentan fiebre, pérdida de apetito, náuseas y dolor o molestia abdominal.

Para la diarrea bacteriana es recomendable llevar una dieta blanda libre de grasas y sin fibra (como fruta y algunos cereales), mientras se tiene el padecimiento.

El manejo de la diarrea apunta a que el paciente no se deshidrate, por lo que es vital ingerir abundantes líquidos acompañados de un antidiarreico, para que el cuerpo pueda recuperarse rápidamente.