Centro de Diarrea / Deshidratación / Artículos

La venganza de Moctezuma y su embate al estómago

En los países asiáticos se le llama "dama de Nueva Delhi" y en los americanos "venganza de Moctezuma", pero en realidad se trata del mismo problema: afección estomacal por deficiente higiene en alimentos y bebidas que aqueja principalmente a los visitantes extranjeros. Si vas a viajar... extrema precauciones.

Dice la leyenda que antes de morir el antepenúltimo emperador azteca, Moctezuma, profirió una maldición en contra de los españoles que dominaban su cultura, y de todos aquellos extranjeros que arribaran al nuevo continente, condenándolos a padecer una serie de enfermedades intestinales como respuesta a sus intenciones de conquista.

Esa parece ser la razón por la que los visitantes sufren en México afecciones como gastroenteritis, popularmente conocida como "venganza de Moctezuma" y la cual generalmente es causada por el parásito Escherichia coli. Científicamente es denominada ECET, y lo singular en el asunto es que también los mexicanos, y de hecho el resto de los americanos, también pueden sufrir los embates de esta bacteria cuando visitan países latinoamericanos, asiáticos o africanos donde las medidas de higiene en los alimentos no son las de mayor confianza; sucede lo mismo a la inversa para los viajantes de aquellas tierras al continente americano.

Bienvenido (welcome)

El principal síntoma de ECET es la diarrea, que encuentra como blanco principal a bebés y niños. Este problema de salud es en las áreas rurales de Latinoamérica responsable de más de la mitad de las muertes en menores de 5 años

El medio de transmisión son los alimentos infectados con el microbio, aunque no es raro que también lo sea agua contaminada. Tras ocurrido el tiempo de incubación, que oscila entre 1 y 3 días, las cepas producen un cuadro de diarrea abundante y líquida, sin sangre ni moco. Otros síntomas son cólicos abdominales, vómito, acidosis, (acumulación de acidez en sangre y tejidos), fiebre, debilidad y deshidratación. Suele prolongarse por espacio de 1 a 15 días, acompañado de retortijones abdominales y deposiciones en forma casi continuada. No obstante, el diagnóstico definitivo sólo puede hacerse a través del análisis de muestras biológicas en el laboratorio.

Tiempo atrás, hacia fines de los años 60, se reconocían como agentes causales de diarrea a un número relativamente pequeño de organismos infecciosos de naturaleza bacteriana como Shigella, Salmonella, varios serotipos enteropatógenos de Escherichia coli, Vibrio cholerae (productor del conocido cólera) y protozoarios como Entamoeba histolytica. Sin embargo, en las últimas dos décadas, debido a la evolución de nuevas técnicas de diagnóstico, se han reconocido nuevos agentes infecciosos, entre ellos las cepas de origen bacteriano denominadas enterotoxigénica, responsable de la presencia de ECET.

Prevenir

Nadie debe abstenerse de viajar a cualquier lugar del mundo, y tomar las siguientes medidas preventivas es suficiente para alejar el riesgo de ser víctima de la venganza de Moctezuma: en primer lugar, es importante llevar un botiquín que contenga, además de los elementos básicos, analgésicos (para contrarrestar dolores estomacales o de cabeza), antidiarreicos, así como termómetro para medir la temperatura en caso de posible fiebre.

Si desea beber agua, asegúrese que sea embotellada y compruebe que la tapa no haya sido manipulada. Aunque el calor haga apetecible la presencia de los cubitos de hielo, es mejor abstenerse, ya que se desconoce si proceden de agua contaminada. En el caso de que no exista esta opción, una solución de urgencia para tratar el agua potencialmente peligrosa es clorarla con dos gotas de hipoclorito sódico puro y esperar 30 minutos hasta su consumo.

Particularmente en estos sitios de visita conviene no hacer mucho caso del dicho "al lugar que fueres, haz lo que vieres", pues nuestra salud puede estar en riesgo. No es raro que los lugareños compren comida o bebidas en algún puesto callejero, los cuales suelen no asegurar las medidas básicas de higiene, de manera que lo indicado es elegir un sitio en que la salubridad esté garantizada, aunque haya que invertir varios pesos más.

Mucho cuidado con alimentos crudos, ya que nuestro organismo no está inmunizado contra determinados gérmenes. Las coloridas frutas son el vivo ejemplo, pues se convierten en un atractivo generalmente irresistible que puede poner en riesgo nuestro estómago; la mejor garantía para un consumo seguro es pelarlas, previo lavado a conciencia.

Pescados y mariscos suelen convertirse en una opción gastronómica apetecible, no obstante, la medida básica de prevención es solicitar que se sirvan bien cocidos para conseguir la destrucción de agentes biológicos y reducir la contaminación por algunas sustancias químicas.

Aunque no tiene relación directa con virus y bacterias, ni es causa de infección estomacal, la llamada marea roja debe ser motivo de especial atención cuando usted visite una región costera, pues este padecimiento se refiere a la ingestión de toxinas a través de mariscos, las cuales afectan al cerebro, pudiendo llevar a la muerte al enfermo en unas cuantas horas. No hay fechas precisas que puedan determinar en qué momento se hará presente, por lo que hay que mantener atención a los avisos de las autoridades locales.

Por último, países como México ofrecen comidas especiadas o picantes, que además de insensibilizar el paladar, resultan irritantes a la mucosa gástrica, lo que en consecuencia disminuye las defensas en esta parte del cuerpo; además, las especias poseen elevada contaminación bacteriana.

No olvides practicar medidas de limpieza e higiene personal, particularmente lavándote las manos previo a las comidas. Es claro que en los niños y ancianos se deben extremar precauciones, al grado que en algunos países de primer mundo se recomienda que en la medida de lo posible se evite que viajen a sitios en vías de desarrollo.

En caso de sufrir los primeros síntomas de gastroenteritis, no dudes en acudir a consulta médica con un especialista, en este caso infectólogo o gastroenterólogo, quien será el indicado para valorar tu caso y prescribir el tratamiento a seguir. De cualquier forma, no temas a Moctezuma y confía en su hospitalidad.