Rotavirus, tratamientos y causas - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Rotavirus, 500,000 muertes infantiles al año

Viernes 12 de mayo del 2017, 01:30 pm, última actualización

Responsable de diarrea, vómito y deshidratación, sobre todo en temporada fría, la infección por rotavirus causa cada año 500,000 muertes infantiles en el mundo. Por fortuna, la aplicación de vacunas puede alejar a los pequeños del peligro.

Rotavirus, Tratamiento para rotavirus

Las campañas para inmunizar amplios sectores de la población han mostrado su eficacia al lograr que diversas enfermedades que se presentaban en brotes epidémicos y cobraban la vida de miles de personas, ahora representen problemas mucho menos riesgosos de lo que fueron para generaciones pasadas.

“En todo el mundo estamos en la era de la Medicina Preventiva”, sentencia el Dr. Demóstenes Gómez Barreto, asesor en vacunas e investigación del Hospital Manuel Gea González de la Secretaría de Salud, localizado en la Ciudad de México, y añade que la aplicación de esquemas adecuados de inmunización “ha contribuido a que vivamos cambios impresionantes; por ejemplo, los casos de difteria (genera obstrucción de vías respiratorias y daño al corazón y sistema nervioso) y poliomielitis (responsable de casos de parálisis) se han reducido dramáticamente, cuando antes eran padecimientos temibles”.

En este sentido, el especialista señala que los conocimientos, investigaciones y técnicas se encuentran en constante renovación, y ello se nota, por ejemplo, “en que ahora sabemos que hay dosis de inmunización que debemos aplicar más allá de la infancia, lo que ha dado lugar al surgimiento de la cartilla para adolescentes y adultos, pero también se refleja en la creación de nuevas vacunas contra enfermedades que antes no podíamos evitar”.

Algunos de los desarrollos más notables de este tipo con que cuenta la Medicina son las vacunas contra neumococo (infección grave de los pulmones), influenza (genera fiebre, cansancio, falta de apetito, dolor de cabeza, tos seca, dolor de garganta, ronquera, malestar general y, en ocasiones, dolor abdominal), papilomavirus (ocasiona lesiones en forma de verrugas en los genitales y predispone el desarrollo de cáncer del cuello del útero) y rotavirus (causa de diarrea, vómito y deshidratación).

Sobre esta última, menciona el Dr. Gómez Barreto, “se espera importante cambio, porque a esta enfermedad no hay forma de combatirla con antibióticos u otros medicamentos; el tratamiento, que es idéntico en todo el mundo, sólo consiste en rehidratar a los niños, ya que no podemos hacer más que esperar a que el sistema de defensas del pequeño controle la infección. Por ello, lo mejor es prevenir su aparición”.

Elevado riesgo de contagio

El rotavirus fue descubierto en 1973 y recibió su nombre por ser un virus en forma de rueda; se han identificado algunas variantes de este microorganismo (serotipos), aunque se sabe que son cinco los más frecuentes.

Al profundizar sobre las cualidades de este agente infeccioso, el Dr. Demóstenes Gómez comenta que su actividad es más alta en época fría. “Se ignoran las causas exactas de esto, pero de hecho el patrón de conducta del rotavirus es muy similar al de los virus que ocasionan infecciones en vías respiratorias. Es cierto que esta enfermedad gastrointestinal se presenta en cualquier temporada, pero se incrementa tanto en invierno, que 30% de las camas en hospitales del sector público son ocupadas por niños con este problema”.

Uno de los principales obstáculos para lograr el control de esta afección radica en que el microorganismo es difícil de controlar. Así, además de que basta con una pequeña cantidad de virus para desencadenar la infección, un bebé o niño pequeño puede contagiarse con facilidad en la guardería cuando se le cambia el pañal a alguno de sus compañeritos enfermos, ya que las partículas en el aire o inadecuada manipulación de los cuidadores pueden contaminar alimentos, chupones o biberones.

Sin embargo, aclara el experto, “parece que aún en las mejores condiciones de higiene puede haber transmisión de rotavirus. Ahora disponemos de evidencia muy sólida que nos indica que el contagio también puede suceder por vía aérea, de modo que es muy probable que la enfermedad se adquiera al entrar en contacto con gotitas de saliva generadas al toser o estornudar, o depositadas en alguna superficie contaminada”.

Las actuales estimaciones señalan que la mayoría de los contagios ocurren en infantes de 6 meses a 2 años de edad, y que “95% de los niños de 3 a 5 años ya han tenido experiencia con rotavirus. También sabemos que el primer contagio es el más grave, pues puede hacer que el pequeño sea llevado al hospital y pone en riesgo su vida, mientras los siguientes no tienen la misma intensidad, aunque en ellos puede transmitir el padecimiento a otros chicos”.

Luego de adquirir el virus, la enfermedad tarda entre 3 a 7 días en manifestarse con diarrea muy frecuente, a veces acompañada por vómito. Asimismo, como se apuntó, no hay tratamiento, sólo puede brindarse hidratación oral durante los 5 a 8 días que persiste el padecimiento, aunque cabe señalar que “el virus afecta a las células del intestino que absorben los nutrientes, destruyéndolas, y por ello puede ocasionar evacuaciones frecuentes durante varios días más”.

Los niños que fallecen a causa de este microorganismo lo hacen por deshidratación y porque reciben atención tardía. “Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el rotavirus es la segunda causa de decesos prevenibles por vacunación, y se calcula que aproximadamente 400,000 a 600,000 niños mueren cada año en el mundo por esta infección. En México, la cifra oscila entre 1,000 y 2,000 pérdidas anuales”.

Por ello, explica el facultativo, los padres de familia deben tener en cuenta los siguientes puntos:

  • El niño que en época invernal presenta vómito y diarrea, tiene 70 a 90% de probabilidad de padecer infección por rotavirus.
  • Cuando en la guardería se presentan varios casos de diarrea, también se debe sospechar de esta enfermedad.
  • El pequeño con rotavirus puede presentar 5, 10 o más evacuaciones abundantes, y en ocasiones su condición se complica con vómito. Si esta pérdida de líquidos no se repone, el infante puede fallecer.
  • Es cierto que en ocasiones el rotavirus es prácticamente inofensivo, pero no hay que olvidar que también puede ser mortal. Por ello, todo bebé con diarrea debe recibir líquidos en abundancia y ser evaluado a la brevedad por un especialista (pediatra, gastroenterólogo); nunca se debe dejar sin atención porque “sólo tiene diarrea”.

Prevención, una realidad

Desde que el rotavirus fue descubierto se empezaron a estudiar vacunas a base de microorganismos similares que se presentan en animales, principalmente bovinos y monos. Sin embargo, “su desarrollo no ha sido sencillo, porque se sabe que este agente infeccioso puede mutar (cambiar de apariencia), y esto deja la posibilidad de que surjan nuevas clases de rotavirus que la vacuna no podrá cubrir, o contra los que sólo brindará protección parcial”, explica el Dr. Gómez Barreto.

Por fortuna, en la actualidad contamos con dos vacunas para prevenir el contagio de rotavirus, aunque cada una tiene cualidades especiales. La primera de ellas fue aprobada en 2005 en nuestro país, ofrece protección contra uno de los tipos de rotavirus más frecuentes (por ello se dice que es monovalente) y, de hecho, forma parte de la cartilla de vacunación actual; la segunda, aprobada en México un año después, otorga inmunidad ante los cinco tipos de virus más comunes (pentavalente), y se emplea en muchos hospitales del sector privado.

En opinión del Dr. Gómez Barreto, “ambas vacunas son buenas y han demostrado su seguridad, pero me parece que la pentavalente tiene más ventajas porque cubre los serotipos G1, G3, G4, P1 y, sobre todo, el G2, que la otra no combate y ha incrementado su presencia en México, según reportes de la Secretaría de Salud”.

Efectivamente, en años recientes se ha encontrado que el serotipo G2 es el más común en estados como Chiapas (genera 68% de las infecciones de rotavirus), Nuevo León (66%), Yucatán (57%), Distrito Federal y Estado de México (52% en cada entidad).

Por ello, asegura el galeno, sería buena idea reevaluar ambas vacunas y optar por el uso de la pentavalente en el esquema básico de vacunación. “Además de que este producto es fácil de aplicar (se da en gotitas) y no debe ser reconstituido (disuelto), marca importante diferencia al brindar mayor protección, en especial contra este serotipo que empieza a cobrar relevancia en nuestro país”, concluye.

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Diarrea / Deshidratación

Evita los productos milagro


Ver más...

Sabías que...

Cuando no duermes lo suficiente, actúas como si hubieras bebido demasiado, pues las neuronas que controlan la memoria y percepción visual reducen su actividad.




Comscore