Flora intestinal

Flora intestinal

La flora intestinal o microbiota es conjunto de microorganismos (bacterias y levaduras) que, de manera natural, se localizan en el aparato digestivo para defender al organismo de infecciones producidas por agentes extraños. Se desarrollan al nacer y, gracias al medio ambiente y a la colonización, se depositan en el intestino.

Durante la vida intrauterina, el feto carece de esta protección, la cual obtiene a través de la lactancia materna, proceso de adquisición y diversificación de la flora bacteriana que se completa a lo largo de los dos primeros años de vida. Al finalizar esta etapa, la diversidad de bacterias en el intestino de los niños es muy similar a la del adulto.

Si bien es difícil determinar la cantidad exacta de especies de bacterias que conforman la flora intestinal humana, diferentes estudios han cuantificado más de mil distintas clases. A la vez, se sabe que el intestino de una persona está poblado por 10 millones de bacterias. 

La importancia de la flora intestinal, única en cada persona, estriba en que tanto el factor genético como la actividad biológica pueden contribuir a la salud o al desarrollo de enfermedades. Por ello, es necesaria porque brinda protección al organismo y, además, favorece los procesos de digestión y metabólicos, ya que también tiene influencia decisiva en la nutrición y en la prevención de la obesidad.