Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Desnutrición: peligro inminente por diarrea crónica

Jueves 23 de enero del 2014, 12:42 pm, última actualización.

La diarrea aguda multiplica las visitas al baño, altera la dieta habitual y debilita al paciente durante 2 ó 3 días. En cambio, cuando es crónica (dura más  de cuatro semanas), el cuadro se complica y puede comprometer seriamente el estado nutricional del afectado. Aquí te ofrecemos útiles consejos para su manejo.

Diarrea crónica, Nutrición, Salud

Diarrea crónica, enfermedad que debilita

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se producen dos mil millones de casos de diarrea en todo el planeta, además constituye una de las principales causas de nutrición deficiente y muerte en niños menores de 5 años.

La diarrea causa pérdida de electrolitos (cloruro, potasio y sodio), es decir, agua, sales y minerales necesarios para la supervivencia. Cuando se vuelve crónica, esta condición afecta la cantidad de agua en el cuerpo, acidez de la sangre y actividad muscular, entre otros procesos importantes.

Por tanto, la diarrea persistente no sólo provoca desequilibrio de electrolitos, sino también síntomas como debilidad, cólicos o espasmos abdominales (retortijones), y pérdida de apetito, por lo que el riesgo de presentar problemas de desnutrición es elevado.

Para disminuir las molestias que causa este trastorno es recomendable usar un antidiarreico como LOMOTIL® que controla la diarrea desde la primera toma de forma más rápida y efectiva, sin embargo, en el caso de diarrea crónica es necesario acudir al médico a fin de ser examinado. Una vez que el profesional de la salud identifica las causas de la diarrea crónica, determinará el tratamiento farmacológico a seguir, el cual es posible complementar con los siguientes consejos:

  1. Aumenta el consumo de bebidas hidratantes. Debes ingerir agua en abundancia, así como otros líquidos (jugo de manzana, por ejemplo) y soluciones para rehidratación, especialmente aquellas que contengan sodio, potasio y glucosa. Estos ingredientes se absorberán en el intestino delgado para reponer el agua y los electrolitos perdidos en las heces, de manera que poco a poco se irán superando los signos de deshidratación (sed, irritación, reducción de la elasticidad de la piel y ojos hundidos, principalmente).
  2. Vigila los nutrientes en tu dieta. A medida que los síntomas del trastorno vayan mejorando, gradualmente puedes añadir a tu dieta comidas blandas, por ejemplo, cereales cocinados, plátano, arroz, puré de manzana, gelatina y pan tostado.
  3. Haz varias comidas poco copiosas al día (5 ó 6), para que tu cuerpo asimile mejor los nutrientes; además, evita los alimentos a temperatura extrema, para disminuir en lo posible el estímulo sobre el movimiento intestinal (peristaltismo).
  4. Añade complementos de zinc a tu dieta. De acuerdo con la OMS, estos suplementos minerales reducen en 25% la duración de los episodios de diarrea, y se asocian con una disminución del 30% del volumen de las heces.
  5. ¡No comas lo que te hace daño! Si se determina que la causa de la diarrea crónica es una deficiente absorción o digestión de ciertos nutrientes (por ejemplo, intolerancia a la lactosa) o alergias de origen alimentario, lo más recomendable será que elimines estos alimentos de tu dieta habitual.

Además del tratamiento indicado por el médico, estas medidas pueden ayudarte a prevenir problemas de nutrición derivados de un cuadro diarreico persistente, y a recuperar tu salud.

Consulta a tu médico.

SyM - Cecilia Jiménez

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Diarrea / Deshidratación

Flora intestinal, mundo interno por descubrir


Ver más...


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el infarto al miocardio y accidente cerebrovascular cobran 17.5 millones de vidas al año en el mundo.

Logo Comscore